El supiritaco mensual de los pensionados de la 38

BAILE Y COCHINO.-

  • Por Horacio Cárdenas Zardoni.-

maestros38

¿Qué vas a hacer si el próximo 23 de febrero no llega tu pensión?, así comienza el panfleto que está circulando en redes sociales, de boca en boca  y nos imaginamos que hasta en papel, aunque ya cada vez menos se recurre a este el más tradicional de los medios de comunicación, el cual lleva el tremendista encabezado en letras capitales rojas ¡NUESTRAS PENSIONES EN RIESGO!, y la verdad es que a más de un profesor, intendente, director jubilados del sistema educativo estatal, le entró la temblorina. Por mucho que tengan confianza en el sistema, en sus “amarres” políticos que viene arrastrando de años y décadas, en la ley mexicana que a nadie le quita lo que alguna vez le dio, sí comienza a corroerles la duda de si de veras, no habrá algo de razón en que efectivamente, el fondo de pensiones que alimenta sus ingresos mensuales, de los que dependen en un alto porcentaje, pudieran de repente verse cortados.

Los autores del panfleto se firman la Coalición de Trabajadores de la Educación Pública en Coahuila, y sin saber si tienen más pelos de la proverbial burra en la mano que el resto de los trabajadores en activo y jubilados del sistema, por lo menos sí que tienen más sospechas de que las seguridades que se les han dado de que todo está en orden y la entrega de sus pensiones garantizada, no vaya a ser que se trate de puro atole con el dedo, y que les hagan de chivo los tamales que se almuercen ahora para el día de la Candelaria.

Cierto, hubo un tiempo en el que pocas cosas había más seguras que la pensión. Religiosamente el día que debía estar hecho el depósito en el banco, aparecía. Es más, para los excesivamente puntillosos y uno que otro jubilado insomne, podía corroborar que el día anterior a eso de las once de la noche, aparecía el depósito realizado, lo que equivalía a decir que la Dirección de Pensiones había hecho los movimientos bancarios requeridos durante la jornada laboral del banco, dando instrucciones precisas de que a primera hora, apareciera en la cuenta de cada quien la cantidad correspondiente. No importaba que fuera sábado, domingo, festivo o vacaciones, las providencias estaban tomadas entre la dependencia gubernamental administrada responsablemente y el banco que no iba a arriesgarse a perder un cliente de ese tamaño, del de la dirección, no del triste pensionado como individuo, así que las instrucciones dadas se cumplían al pie de la letra, o en este caso, al minuto y al segundo.

Ningún jubilado pensó que iba a estar con el Jesús en la boca, dudando de si el dinero de la pensión estaba depositado o no, acudiendo al cajero, es más acampando afuera del banco, para comprobar cada cinco minutos si ya estaba la lana depositada, o para los más modernos que cuentan con banca electrónica, checando igual, cada pocos minutos el saldo de su cuenta, a ver si ya había caído la feria… que por lo demás, no tendrían por qué estarla esperando.

Y ahora aparece un panfleto que, conociendo al dedillo como son los profes, les habla como uno de ellos: ¿te parece improbable?, ¿te parece un cuento chino?, pregunta el autor como continuación del cuestionamiento ya mencionado ¿Qué vas a hacer si el próximo 23 de febrero no llega tu pensión?, y por más cara que ponga el profe de que a mí me hace lo de la pensión lo que el viento al Benemérito de las Américas, lo cierto es que en su fuero interno el carcoma se regodea de gusto: ¿sí, que vas a hacer?, pregunta desde el subconsciente, y es entonces cuando el jubilado comienza a ponerse ahora sí nervioso, un poco nervioso, bueno sumamente nervioso, a no dormir, a andar todo preocupado, a comenzar a preguntar a sus colegas qué saben, y a correr borregos de lo que cada uno sabe o inventa, con lo que más que alimentados con rumores parece que les dieron a los tales borregos turbosina huachicolera.

Y para no andarse con las puras habladas el panfleto pone las ies bajo los puntos: ya le ocurrió a los pensionados de la UADEC, citando lo que todo el mundo pudo ver en la prensa y otros lo sufrieron en carnita propia, que les depositaron el dinero de la pensión uno o dos días después de la fecha debida, habiendo obtenido la versión de la autoridad encargada de que no se podía entregar lo que a su vez a ellos no les habían depositado desde México, como de costumbre, mandando el problema a la Federación, sin darse cuenta de que le estaban dando el remedio y el trapito, no solo a los afectados, sino a todos los que sienten mariposas en el estómago peleándose con la úlcera.

En efecto, el movimiento de la Coalición de Trabajadores de la Educación Pública de Coahuila va por todo: entregar una petición al presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, quien tiene programada una gira de trabajo por la entidad en las próximas semanas. La oportunidad la pintan pelona, y los líderes del jolgorio tienen toda la intención de aprovecharla. En la acusación no dejan títere con cabeza, hablan de los saqueadores con nombres, apellidos y remoquetes, hablan de las instituciones que adeudan al fondo de pensiones y los montos, ateniéndose a que al buen entendedor, pocas palabras, con la evidencia puesta en negro sobre blanco, no habría pretexto para no actuar para solucionar una situación que sí, ha llegado al congreso local y federal, a la suprema corte de justicia de la nación, pero en los hechos, no ha cambiado la situación en nada, ninguna seguridad hay de que se sigan pagando las pensiones.

Y a como son, más bien a como los han hecho a punta de patines, tienen toda la intención de entregar además de los cientos o miles de firmas que puedan conseguir, un expediente conteniendo datos, pelos y señales, informes de auditoría estatal, reporte sobre los amparos contra la ley de pensiones lesiva a los intereses de los jubilados, entre otro tambache de documentos conteniendo las lindezas que los encargados del fondo de pensiones han acumulado a lo largo de los mismos años en los que han saqueado sus arcas, en perjuicio de los profesores y demás trabajadores del sector educativo estatal.

Lo más probable es que el fondo de pensiones, muy a su pesar, se las ingenie para pagar las pensiones el día 23 de febrero, de lo que se trata es de desacreditar el movimiento, de ganar tiempo, todo para que a la vuelta de unos pocos meses la situación esté todavía peor a como la encontrará el presidente López Obrador en este instante.

Pero si el presidente mete mano o deja que el asunto local se resuelva acá mismo, hay algo que no va a cambiar, el hecho de que de aquí en adelante los profesores y demás trabajadores de la educación pertenecientes al fondo de pensiones de la Sección 38 se la vivan mes tras mes pensando en si sí habrá dinero para pagarles, si el pago será a tiempo, si se los dilatarán días o meses, y todo esto pendiente de la inminente quiebra.

Un comentario en “El supiritaco mensual de los pensionados de la 38

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s