EL PODEROSO REYES

BAILE Y COCHINO.-

Por: Horacio Cárdenas Zardoni.-

reyesuelo

Salvo la mejor opinión del lector, y por supuesto, la del interfecto, el primer sorprendido de la vertiginosa ascensión, brevísimo reinado y estrepitosa caída de Jesús Torres Charles como titular de la Administración Central de Investigación Aduanera, posición manufacturada a su medida y que por la magnitud del escándalo que se armó, no pudo siquiera estrenar, fue el superdelegado del gobierno federal en Coahuila, Reyes Flores Hurtado.

Como suele confesar la gente normal, en privado, claro, porque en público jamás: está que no se la cree, o estaba, porque para estos momentos se ha de sentir lo contrario, que junto con el nombramiento de superdelegado, posee superpoderes, los cuales, como todos le suele pasar a todos los superhéroes de comics o caricaturas de la tele, ni siquiera ellos saben hasta donde llegan.

Por supuesto que vista la velocidad con la que ocurrieron los hechos, un auténtico blitzkrieg a cuál más extraño en la manera de hacer política, aun estos tiempos de la cuarta transformación, más de un político y uno que otro periodiquero se siente con derecho de hacer la muesca en la cacha de su revólver, eso a la manera antigua, y más moderna, poner en su currículum vitae el gran logro de haber defenestrado a un fulano que se anticipaba sería un mafioso con calidad de intocable, y con alcances en prácticamente cualquier sitio donde hubiera una aduana fronteriza, un puerto, un recinto fiscalizado o una oficina del SAT. Nomás que se asiente el polvo, sabremos, quizá, si el honor le corresponde a Reyes Flores, o a algún otro actor primario o secundario de los acontecimientos.

Ahora sí que puesto el argumento de la historieta en términos bíblicos, lo ocurrido con Jesús Torres Charles es la lucha de un David contra Goliat, de un superdelegado, sí, pero de uno de los estados más alejados del poder central, no de ahorita sino desde la fundación del imperio Azteca, conocido como la primera transformación, contra un gigante de la tenebra política y de la utilización de la violencia institucionalizada en forma de los cuerpos de seguridad pública y del estado, y como se dice a nivel de raza: se lo echó… a menos claro, que el mérito sea de algún otro, más poderoso, con acceso directo al primer oído de la nación, y que además sea capaz de moverlo a tomar decisiones instantáneas, eso es lo que cabría aclarar.

Pero de momento la estrellita en la frente le corresponde a Reyes Flores Hurtado, y por supuesto que lo ha de estar disfrutando. De ser un politiquillo del montón, se ha proyectado a ser el gatillo más rápido de toda la grilla comarcana, y mire que Coahuila jamás se caracterizó antes porque las cosas se hicieran rápido, y si la vaca echada porque la estaban apurando, no está en el escudo de armas de la entidad, es porque no hubo poder humano para llevarla a posar.

Recordamos un caso, solo para ejemplificar, era gobernador del estado Rogelio Montemayor, quien ya estaba harto como solo él sabía estarlo, de su primer procurador, Humberto Medina Ainslie, ah, pero todo fuera que las cámaras empresariales, el foro de abogados, la sociedad en general exigiera su salida, para que el mandatario dijera, “ni máis, lo corro cuando yo quiera, no cuando nadie me lo sugiera u ordene”, y así fue, unas vacaciones cuando todo estaba medio calmado, entonces lo puso de patitas en los límites con Nuevo León, no antes, así siempre habían sido las cosas de la polaca acá en Coahuila, esto es, hasta que se apareció Reyes.

Y bueno, ya que el superdelegado ha hecho gala de superpoderes en un asunto que a buena parte de los coahuilenses les había caído como bomba, la resurrección burocrática de Jesús Torres Charles, la gente que lo veía como una imposición, como una cuña en el costado del gobierno estatal, como la punta de lanza del lopezobradorismo en la entidad, comienza a tener simpatías por él que antes no tenía, y ya ve como somos de confianzudos los norteños, al cuate comienza uno de inmediato a pedirle cosas.

Por lo pronto a Reyes Flores ya hay quien le está viendo pinta de ser la persona indicada para que se resuelvan, entre otros asuntos, y sin orden alguno: lo de las guarderías para las madres trabajadoras, que son muchas en nuestro estado porque ningún sueldo alcanza y allí donde el marido está ausente, son indispensable para poder sostener a una familia mientras se cubre un horario de trabajo; lo del servicio médico de la Sección 38, no solamente la parte del desabasto de medicamentos, sino la auditoría a la administración para comprobar el desfalco y ahora sí proceder a perseguir a los culpables, todos los cuales tienen nombre, apellido y número de expediente en el sector educativo estatal; lo de Pasta de Conchos, conciliar con la empresa para que se abra el tiro para rescatar los restos de los mineros fallecidos hace 13 años, a la patronal le conviene para poder explotar ese yacimiento que permanece inactivo; lo del CIMARI de General Cepeda, asunto que ya reclamó su presencia y que por todavía no estar plenamente consciente de sus superpoderes, no se apersonó para enterarse ni entenderse de las exigencias de los habitantes al gobierno federal, por lo que viene haciendo la empresa, ¿qué más?, no, pues si son decenas o cientos de asuntos que demandan la atención y la acción del superdelegado, quien además por esas cosas de la manera tan personal de gobernar del presidente Andrés Manuel López Obrador, él es quien debe traer todo en las manos, habiendo descabezado las delegaciones de todas las anteriores representaciones federales, la responsabilidad es ahora del superdelegado, con todo lo bueno o malo que esto implica.

Lo interesante del caso es que, al menos en el asunto de Torres Charles, dio la impresión de que Reyes Flores tenía los pelos de la burra en la mano, y si no contaba con todos los datos, sí demostró capacidad para armar un ataque de forma vertiginosa, un argumento convincente, capacidad para hablar con quién había que hablar, acá entre nos, yo creo que ni él se imaginó que fuera a tener una respuesta tan expedita y tan a su gusto, creciéndose a sus propios ojos, de sus correligionarios y de sus enemigos. Ahora vamos a ver si es capaz de reproducir los resultados con todo lo demás que trae en agenda, o si fue una pura llamarada de petate, que le arrimó uno de los malquerientes más vengativos que se pudiera desear.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s