Son demasiadas las cachuchas para tan poco Reyes

¿Cuántos aciertos le apunta a Reyes y v cuantos fallos?, acierto casual o efectivo, el de haberle tumbado la chamba de jefe de seguridad de aduanas a Jesús Torres Charles, desaciertos, tachas o inacción, aquí le va la lista de los que nos acordamos…

BAILE Y COCHINO.-

Por: Horacio Cárdenas Zardoni.-

reyeses3

Dice la sabiduría del pueblo bueno, y valga la redundancia, del pueblo sabio, que el que sirve a muchos amos, con alguno queda mal, esto suponiendo que haya un verdadero espíritu de servicio, un compromiso con la eficiencia en el trabajo y una mística de trabajo por objetivos, si no, todo el pretendido esfuerzo del servidor público, desde siempre y ahora con la cuarta transformación rompiendo la barrera de los cien días, se convierte en pura retórica hueca.

También dice ese insulto de pueblo sabio, porque si algo enseñan desde muy al principio en las clases de sociología y de ciencia política es a desconfiar de las decisiones de la masa, que el que mucho abarca, poco aprieta, y otra vez el condicional, eso queriendo suponer que efectivamente quien se sacó la lotería de ser designado por el supremo dedo de la república amorosa, tenga ganas de apretar… y de que sepa por donde comenzar, porque en estas cosas de la administración pública, son demasiados los frentes en donde se pueden presentar brotes y rebrotes de fuego.

Pues viene a resultar que los mismos días que tiene en el poder el presidente Andrés Manuel López Obrador, los tienen los delegados federales, algunos o la mayoría de ellos, operando bajo la misma fórmula del titular del ejecutivo, de estarse enterando de la situación de sus respectivas entidades, haciendo talacha política, allegándose información, esquemando planes, estableciendo prioridades, armando alianzas, esto por el lado positivo, y por el negativo, planeando venganzas, mandando a arreglar la congeladora, haciendo listas de amigos y enemigos, de tolerables y de indeseables, de asuntos que se van a resolver, y de otros que por su puro gusto, se van a encargar de que empeoren.

Lo dijimos, sorprendidos en su momento, que ningún presidente electo había comenzado a trabajar, literalmente, desde el día siguiente de su triunfo en las urnas, todavía antes de tener en sus garras la constancia de mayoría. Lo normal es que se tomaran sus días de vacaciones después de lo duro de la campaña, de sufrir las tensiones de la elección, para desestresarse del proceso de conteo, y finalmente para prepararse física, emocional y mentalmente para asumir el poder en la mejor forma posible, se toman unas vacacioncitas, que pueden ir del par de semanas a los varios meses, tiempo en el que gentilmente dejaban al presidente saliente el disfrute de sus últimos días de mandamás, y que su equipo de transición se fuera enterando de los problemas, compromisos, trucos y demás que integran el conjunto del individuo disfrazado de servidor público del más alto nivel en este país. No es el caso de Andrés Manuel, luego de 18 años en campaña por la presidencia, lo que le urgía era ser presidente, y de hecho si todo sale como constitucionalmente se debe, lo habrá sido por seis años y seis meses, sin contar el sexenio que fue presidente legítimo.

Con los años de recorrer el país para arriba y para abajo, de adentrarse en los poblados más alejados y colonias más miserables, el presidente López Obrador tiene un conocimiento como nadie más de la realidad nacional, la pregunta que surge es ¿tienen sus superdelegados el mismo conocimiento de la problemática, el acercamiento de primerísima mano con las necesidades de familias e individuos, o como suele pasar, les cayó del cielo un nombramiento, por el solo hecho de que aun con toda la gente que conoce Andrés Manuel en todo México, no tenía a alguien que reuniera los requisitos de ser de su entera confianza, de ser inteligente, de ser ecuánime en lo político y justo en lo administrativo?

En los meses que va de la administración, y con todo lo que nos choca la expresión, se aprecian fuertes contrastes y claroscuros, por angas o mangas, todo lo bueno se lo cargan al presidente Andrés Manuel, quien hasta el momento no ha dudado en tomar el toro por los cuernos en todos los asuntos en los que ha puesto la mira, en cambio, sus subordinados brillan… por no brillar, cumpliendo un papel bastante opaco y de bajo perfil, por no decir que de atención contingente de los problemas que les genera su patrón, problemas que si por ellos fuera, se hubieran cuidado mucho de crear.

Pero si es relativamente pasable ese modelo de que uno brille y los demás le sirvan de contraste a nivel federal, no es sostenible en el nivel de las entidades federativas, particularmente en aquellas que como Coahuila, están demasiado alejadas del poder, y de su representación que es el gobierno, hablando en específico del ámbito federal. Si de por sí había una distancia que parecía insalvable entre el pueblo y los representantes de las distintas, varias, muchas, demasiadas instancias de la administración pública, cuando cada una de ellas contaba con un encargado, que por muy flojo que fuera, de vez en cuando se apersonaba para hacer su chamba, imagínese lo que es ahora, con cero delegados federales, y en teoría solamente uno para hacerse cargo de todo, con el prerrequisito de que debe saber la extensión de cada problema, el costo de atenderlo y las consecuencias de seguirlo dejando como está.

Allí es donde la gris figura de Reyes Flores deja demasiado que desear, como representante plenipotenciario del presidente López Obrador, de la Cuarta Transformación y solo de refilón, del gobierno de la República. ¿El trabajo de cuantos delegados hace ahora solo Reyes, de treinta?, desde la Defensa hasta Gobernación, pasando por la Fiscalía, la PROFECO, la CONDUSEF, la oficina de pasaportes, el programa paisano y absolutamente todo lo demás, se nos ocurre que si le pedimos que enumere las áreas bajo su supervisión única y directa, le faltarán mínimo cuatro, entre importantes y menos importantes.

De estos cien días de ardua cuarta transformación ¿Cuántos aciertos le apunta a Reyes y v cuantos fallos?, acierto casual o efectivo, el de haberle tumbado la chamba de jefe de seguridad de aduanas a Jesús Torres Charles, desaciertos, tachas o inacción, aquí le va la lista de los que nos acordamos: lo del CIMARI de General Cepeda, lo de las Guarderías, lo del entuerto de la Sección 38, lo de la comercialización del carbón de la Carbonífera, lo de los CECyTEC, lo de los cobros de la CFE, lo de los abusos del gas natural, lo de los despidos, lo de bajarles el sueldo al personal que no han corrido, lo de… agregue los que usted guste.

Son la verdad, demasiadas cachuchas para tan poco Reyes, y luego rompiendo con el esquema que de entrada todo el mundo dijo que era imposible, procedió a nombrar cinco supersubdelegados, pero no como indicaría la lógica, por sectores, sino regionales, con lo que en la práctica no se avanza nada, o a poco cada uno de los cinco super alelotes también le va a inteligir a todo, así como él le intelige a todo?, nos permitimos dudarlo mucho. Sí, antes había una burocracia costosa y muy corrupta, ahora hay unos sátrapas que creen que saben todo de todo, y que a cada paso demuestran saber nada de nada, y decidir en consecuencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s