fbpx

La rampante impunidad

Por: Alfredo Reyes Ramos.-

analiza (1)
De izquierda a derecha, Jesús Ochoa Galindo y Rubén Moreira, de los principales saqueadores de los recursos de Coahuila.

Los altos índices de impunidad (hasta el 99%) son el más devastador referente del inútil sistema de justicia en todos los niveles de este País. Basta un ejemplo para dimensionar esta catástrofe: en el 2018 se integraron 202 mil carpetas de investigación en el Estado de México, de las cuales, solamente llegaron a sentencia judicial 1200 causas penales, menos del uno por ciento.

Y esas son cifras que se repiten para la mayoría de los estados, lo que significa que la rampante impunidad es un monstruo que nos devora en un país con gran activismo de los derechos humanos y cuyo principal beneficiario es el crimen organizado, mismo que ha tomado entre sus manos las armas, la violencia ilegítima, el cobro de impuestos, la privación de la libertad, los juicios sumarios y la pena de muerte, signos inequívocos del Estado fallido.

Pero no podemos culpar a los delincuentes de la debilidad del Estado y la evidente degradación de los poderes públicos ¿Y cual es el peor de los ejemplos que tenemos a la mano? El Sistema Estatal Anticorrupción de Coahuila (SEA), garante de la más artera y procaz impunidad.

Y conste que la más grande oquedad en el sistema se llama Jesús Homero Flores Mier, Fiscal Anticorrupción en el estado, un ente vacío de convicción, de compromiso y de personalidad, y esto último lo decimos porque sí alguna vez existió un “Fiscal de Hierro” (Salvador del Toro Rosales o Javier Coello Trejo) este abogado de la nada pasará a la historia como el “Fiscal de Gelatina”, como el guiñol de una institución ficticia creada para cubrir las apariencias, que responde igualmente a un propósito ficticio que es el de perseguir la corrupción.

Y es que jamás había sido la evidencia tan evidente como lo es ahora: Que una pandilla de ladrones haya saqueado el estado de Coahuila; que los principales pandilleros se ostenten hoy como magnates capitalistas y que todo esté dispuesto para que gocen de total impunidad.

Y la falta de castigo les permite seguir en la rapiña ¿A quién se otorgó el contrato de construcción del nuevo edificio del IEC de Gabriela de León? Aseguran que a un prestanombres de “Lady Cobijas”, la misma bribona de las empresas fantasma.

Y lo peor de la impunidad es que genera mucha miseria, violencia, muerte y destrucción. Veamos a nivel nacional este caso de PEMEX que es una joya de esa impunidad. Dice el abogado José Luis Romero Apis (en un libro editado en 2015), que la explosión de Guadalajara (22/04/1992), se debió a una fuga de millones de litros de gasolina de un ducto de PEMEX que era “ordeñado” en una situación de “tolerancia acordada para el robo de combustibles de la paraestatal”, lo dice quien fuera sub procurador de la PGR encargado de la investigación. Nadie fue culpable de esa dantesca catástrofe que voló 10 Km de la ciudad, con más de 300 muertos y miles de heridos y damnificados. Y lo mismo ahora, que ningún trabajador de PEMEX ha sido procesado por el saqueo y las muertes del recurrente “huachicol”.

Peor aún, aquí ni siquiera “Lady cobijas”, ni “Lord despensas”, ni “Litro” Ramos, Chuy Ochoa, el Ochoa Rivera y, mucho menos, los más encumbrados pisarán la cárcel, gracias a la rampante impunidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: