“Hoy sí fue tu día” Usuario narra una serie de eventos afortunados que salvaron la vida de atropellado

82199589_2973445976000077_1437954221772111872_o

Santiago, N.L., 19 enero 2020.- El cibernauta JOst Sánchez narró a través de redes sociales lo sucedido a Luis Mario, un joven que fue atropellado en una carretera en Santiago, Nuevo León. En su historia, narra cómo el accidentado tuvo muchísima suerte  al verse inmerso en una serie de milagrosas circunstancias que propiciaron que no perdiera la vida en dicho accidente.

Aquí la historia completa, narrada por JOst Sánchez, uno de los presentes en el accidente:

Luis Mario, nada más querías cruzar la carretera, viste de lejos la camioneta y tú mente te aseguró que “si la librabas” pero no Luis Mario, saliste volando por el aire hacia un lado y tus tenis rojos volaron hacia el otro, “hoy no es mi día” – tal vez pensaste, antes de que tu cerebro mandara la orden al cuerpo de disociarse y se apagara repentinamente, justo antes de caer tú cabeza primero sobre el asfalto.

82902634_2973446732666668_8932083334750666752_o

No te vas a acordar de todo lo que pasó, pero déjame decirte que no es cierto que “hoy no fue tú día” de hecho, si fué tu día, te voy a decir por qué:

Justo atrás de la camioneta que te atropelló venía un médico con su familia que al ver el siniestro inmediatamente se orilló y bajó de su auto para tratar de socorrerte, como te atropellaron frente a una farmacia, el agente de seguridad de esta fué a ayudar al médico para detener el tráfico mientras te tomaba el pulso para ver si estabas con vida.

Justo en ese momento pasaba otro médico, con sus amigos, un odontólogo y una enfermera (que salieron una hora tarde de su punto de origen) que también se orillaron para ayudar a estabilizarte.

82221126_2973446309333377_2946421120665911296_o

Luego llegó el asistente de la farmacia con un collarín y materiales de curación, después apareció un enfermero con un botiquín que te checo signos vitales y se descartó shock, y empezaste a reaccionar cuando ya tenías collarín, se estaban vendando tus heridas y se te estaban poniendo una vía para reponer fluidos perdidos por la hemorragia.

Después llegaron dos ministeriales a ayudar con el tráfico, y luego dos patrullas de Fuerza Civil, la líder de patrulla se sorprendió por que pensó que éramos una entidad privada de primero auxilios y se percató que éramos civiles ayudándote.

Y bueno Luis Mario a los 30 minutos, cuando llegó la primer Ambulancia dispuesta a llevarte, apareció la de la Cruz Roja que es la que al final te llevo a tu destino, pero para ese momento, ya no había hemorragia, ya estabas consciente y orientado y hasta canalizado estabas, en pocas palabras, estabas estable, así es que, yo creo que hoy, SÍ fué tu día.

82372488_2973447049333303_3030125660988243968_o

Concuerdo con lo que la oficial le dijo a tu Papá para calmarlo cuando llegó a la escena y se puso ansioso al verte, “Señor, agradezca a Dios, que si no fuera por estás perdonas que se pararon a ayudarlo, su hijo habría muerto”.

Sabes Luis Mario, no fué responsable quererte cruzar, el que te atropelló no se dió a la fuga y de lejos avergonzado miraba. Y aunque hayas tenido la responsabilidad de este suceso en su mayoría, no podríamos dejar morir a un Hermano, y sabes es tan hermoso ver cómo la gente común, los civiles, aportan voluntariamente en beneficio de su prójimo, hoy pude ser testigo de un evento que me anima a no perder la fe en la ciudadanía, saber que aún hay gente que empatiza y antepone esto a cualquier agenda que tenga, sabiendo que es más importante preservar la vida de alguien que agoniza.

Hoy ví que ciertamente, aunque el gobierno tiene su responsabilidad ante la sociedad, solo nosotros podemos generar impactos positivos en pro de nuestros conciudadanos si empatizamos y sobre todo sí actuamos, nosotros somos la fuerza real que hará cambios positivos en la sociedad.

Al final fue un honor estrechar las manos de aquellos que apoyaron, y cada quien siguió su camino, la mejor recompensa fue verte estable mientras te llevaban al hospital.

Decía la Madre Teresa de Calcuta:
A veces creemos que nuestras buenas acciones son como una gota en el mar, pero les aseguro que sin está gota, el mar no tendría su nivel”.

Nunca dudes en ayudar según tus capacidades, Dios te puso para ese momento, tenlo por seguro. 🙏🏽

Feliz Sábado, Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s