fbpx

Otros males están por venir

ENSAYO Y ERROR.-

Por: Duque de Medina y Luengo.-

Del diario del Doctor Peste, parte I. (Ningún sitio estaba exento).-

Las últimas semanas he estado ausente a causa de mi trabajo de fin de máster, lo cual ha consumido gran parte del tiempo para la elaboración de estas líneas; pese a esta adversidad, tengo presente seguir contribuyendo con estas entradas.

Miedo en occidente es el título de uno de los libros, quizá el más conocido, del recién fallecido historiador francés Jean Delameau centrado en el miedo en una sociedad europea que evolucionó durante siglos. Pasó de un momento en que la nobleza ocupó el escalafón más elevado a una donde la burguesía comenzó a tener una mayor participación en la política, demostrando interés por perseguir privilegios y capacidad de organizarse al grado de romper los estamentos y costumbres dominantes para dar paso a nuevos modelos sociales y representativos junto a complejos sistemas de pensamiento.

El miedo es una constante en la temporalidad que abarca esta obra y, al igual que los rasgos sociales y culturales antes mencionados, éste también evolucionó. Pasó de los males causados por hechiceros y brujas a las turbas enaltecidas e iconoclastas, es decir de lo desconocido y las supersticiones a las reacciones que toman los hombres ante los actos que estos pueden desencadenar en períodos complicados.

Durante estos días que van de confinamiento – independiente si van semanas o que acaba de comenzar considerando a los países de Asía junto a Europa y América, respectivamente – las pandemias es uno de los tópicos más concurridos, siendo uno de los productos más consumidos en diferentes formatos (desde la literatura con el cuento de “La máscara de la muerte roja” de Edgar Allan Poe o La Peste de Albert Camus hasta videos y series en diferentes plataformas como la española también llamada La peste de Movistar+ ambientada en Sevilla del siglo XVI, por mencionar algunos). En estas producciones, la peste bubónica suele ser uno de los padecimientos que más ha sido comparado con el COVID-19. 

Lo cierto es que durante la época en que surgió aquel azote de la humanidad, que llevó a la muerte de miles de personas de la población, recibió diferentes interpretaciones; desde los habituales mensajes escatológicos tomados de las Sagradas Escrituras, pasando por la iconografía de aquel momento sin olvidar los tratados del momento que describieron la afección, pero no su causa. Esto lleva a considerar lo apropiado del subtítulo de la obra de Delameau, una ciudad situada, aquel el mal invisible presente en aquellas poblaciones.

Conociendo la expansión de este mal, se comenzaron a tomar precauciones para buscar su contención. Mientras que se cerraron las rutas comerciales que conectaron el lejano Oriente con Europa. Hasta la quema de cuerpos en mal estado y el uso de paños remojados en vinagre con la finalidad de no aspirar los olores emanados de los cadáveres. 

Separadas por dos Océanos, que sirvieron como una barrera temporal de los mortales padecimientos que tuvieron lugar en la ecúmene, diferentes sociedades preindustriales llegaron a desarrollarse en América durante esta época; no obstante, ningún sitio estaba exento de las enfermedades, las migraciones europeas en las supuestas nuevas tierras propiciaron que enfermedades desconocidas tuvieran drásticas repercusiones en la demografía nativa del recién creado reino de la Nueva España. Aunque los números de la época resultaran bajos en comparación con la actualidad, resulta necesario considerar que representó una pérdida importante de población.

En los tres siglos de duración del mal llamado período Colonial, enfermedades como la viruela, el matlazáhuatl, la fiebre amarilla, por mencionar algunas, continuaron apareciendo durante diferentes momentos a lo largo del virreinato, sin hacer distinción de los estamentos de la sociedad y a los individuos no insertos dentro de esta, como lo encontré en la tesis de Jesús David Martínez, que forma parte del acervo de la Escuela de Ciencias Sociales de la UAdeC, en donde el autor se remite a un informe elaborado por funcionarios virreinales que decidieron trasladar a un grupo de cinco indias de la nación apache capturadas en algún punto del norte de la Nueva España, antes confinadas en una cárcel de la Ciudad de México, al Hospital Real de Naturales, también en la capital novohispana, con el fin de ponerlas en cuarentena por contraer la viruela, enfermedad desconocida entre los apaches. (Martínez Román, 2017, pp. 146-148) Es posible que la intención del aislamiento de aquellas indias fuera evitar la propagación del mal entre otros reos y personal de la cárcel, debido a que inutilizaría a los reos al ser trasladados a otro destino, con posibilidad de que pudieran fallecer en caso que los reos no recibieran los cuidados adecuados.

En estos tiempos modernos, es necesario seguir indicaciones de los especialistas de la salud con la intención de tomar precauciones para evitar un mayor índice de contagios, como se hizo en aquellas épocas. El problema al que en este momento se le hace frente es a la presencia de una enfermedad desconocida y las muertes que ocasiona, pero es necesario considerar que, igual que en tiempos antiguos, otros males están por venir. Asunto que me gustaría tocar en la siguiente entrega.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: