fbpx

La mejor forma de acabar con el virus de la 4T es vacunarlos en las urnas

PAPALERÍA EN TRÁMITE.

Por Sergio Alvizo.-

¿En que día de la cuarentena vamos? ¿Es el día 70 o 64? No lo sé. Los meses han corrido rápido desde el anuncio del gobernador Riquelme, que actuó rápido, ante este enemigo invisible. ¡Cómo nos ha cambiado la vida este jodido encierro!

Ahora el Gobierno Federal nos quiere regresar a las calles para acercarnos a los hospitales o cementerios, es la cruda realidad.

El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, a nombre de los gobernadores de los 7 gobernadores que formaron un bloque para hacer frente a la pandemia, rechazaron “la nueva normalidad” del Gobierno Federal, ya que está al margen de los estados y municipios.

Dos meses después del olvido en que tenía a tales estados la federación, ahora quiere normarlos, regularlos y sino, exhibirlos en la mañanera con “telegramas” como mencionó el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez: “Hemos invertido dinero de nuestros contribuyentes que estaban destinados a mejorar su calidad de vida con recursos propios, ni un peso de la Federación. No pretendemos más que resolver el problema de la vida mejor de nuestros ciudadanos, que la contribución que hacen a nuestros gobiernos sea mejor utilizada para una mejor tranquilidad.”

Y es razonable también lo que dijo Riquelme “Solamente nosotros sabemos cuál es nuestra realidad, cómo enfrentar el siguiente paso, la siguiente fase de esta pandemia; solamente nosotros sabemos cómo reactivar la economía sin correr riesgos.  

Y efectivamente, sólo los gobernadores conocen la realidad de su entidad, ni siquiera los diputados federales de MORENA que tanto cacarean sus actividades en redes conocen Coahuila.

¿Pero, qué nos espera en esta realidad? Más muertes, contagios, pero también debemos decir algo, esto no es culpa del gobierno estatal, si no de la necedad de la gente que busca salir como si no pasara nada, tan solo este fin de semana Torreón superó a Monclova como el epicentro de la pandemia en Coahuila.

El virus habita en la laguna, se propaga ferozmente, ante la necedad de Jorge Zermeño, un alcalde que no quiso acatar las indicaciones de un decreto bien organizado, válido que emitiera el gobernador Riquelme.

Ahora, el gobierno federal pretende responsabilizar a los estados por las muertes, contagios que se tengan, ellos ya se lavaron las manos.

Vea usted dónde amanece el Joker de Macuspana este lunes, supervisando su obra faraónica: el tren maya. Esas obras deberían suspenderse, utilizar ese dinero para ayudar en el fomento de empleos. Él sí se permitió viajar a estados donde sus semáforos marcan rojo, que contradictorio, ¿no cree?

Debemos cuidarnos ante el olvido del gobierno federal, y sobre todo apoyar a los que se quedaron sin empleo. Vienen elecciones, la mejor forma de acabar con el virus de la 4T es vacunarlos en las urnas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: