fbpx

Pierde Torreón a su escritor y poeta Arturo Ramírez Becerra

IN MEMORIAM 06 de Agosto del 2020

Por Isidro García / Reporte Laguna 
Torreón, Coahuila

El apasionado y prolífico escritor Arturo Ramírez Becerra falleció la madrugada de este jueves en esta ciudad. 
Arturo, poeta y escritor por amor, abogado de profesión y burócrata municipal para poder vivir, escribió durante décadas y logró la publicación de libros, algunos de manera independiente debido a la falta de apoyo gubernamental. 
Arturo plasmó sus textos en viejas máquinas de escribir, en miles de hojas, muchas de las cuales iban a parar al cesto de la basura cuando lo que escribía no le satisfacía, hasta que tuvo que modernizarse y empezar a escribir en computadora. 
Era uno de esos, “de poeta y loco todos tenemos un poco”, y con la ayuda de amigos consumó la publicación de libros sobre poesía de amor y desamor o de poesía para abordar los problemas contemporáneos, pero también de historia sobre el Municipio de Torreón y de La Laguna con su destacado estilo. 
Arturo Ramírez Becerra hizo sus primeras publicaciones en 1983 en LA OPINIÓN, donde contó con la colaboración del jefe de Redacción, Don Pedro Belmonte Rivas (qepd). 
En LA OPINIÓN, Arturo, que por esos años pasaba por las aulas de la Facultad de Derecho, entregaba sus textos escritos en una vieja máquina de escribir y se corregía toda la ortografía. 
A lo largo de su acumulación de textos y posterior publicación de libros, Ramírez Becerra contó con la asesoría y el valioso apoyo del maestro Don Luis Azpe Pico, quien se convertiría en su corrector de cabecera y quien le corregiría la mayoría sino es que todos sus libros. 
Fue así como a través de los años, el escritor cristalizó varios libros e hizo presentaciones, algunas en segundas impresiones. 
Arturo Ramírez Becerra publicó “El poema cero”, “Cien años de luz, en una Laguna”, “El bautizo, “La soledad y un poema”, “La diosa blanca”, “A la sombra de un Cristo”, “Carta al óleo”, “Un paseo por mi ciudad”, “Un jazz para Verónica”, “Siluetas al óleo” y “Bajo los manzanos”, entre otros. 
A veces recibió el apoyo del Ayuntamiento de Torreón, y cuando era no, Arturo recibía el espaldarazo de los Ayuntamientos de Gómez Palacio y Lerdo. 
Ramírez Becerra siempre traía esas ideas que llevaba ahora a la computadora para escribirlas y convertirlas en libros, a veces de poesía no melosa, a veces de escritos no amables o amorosos, a veces abordando los problemas sociales contemporáneos. 
No sé cuántos trabajos dejaría Arturo en el cajón, pero mientras sus fuerzas se lo permitieron difundió sus escritos para que la gente los leyera porque si algo le gustaba era ser leído. 
Durante algún tiempo publicó sus textos en NOTICIAS de El Sol de La Laguna. 
Arturo Ramírez Becerra fue un hombre generoso que prestó y hasta regaló algunos escritos porque si algo no le importaba era que les pusieran otro nombre, lo que amaba él era la difusión de sus escritos. 
Hoy Arturo deja un gran legado de libros que hay que seguir disfrutando. 
¡Descansa en paz, carnal! 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: