fbpx

Ignorancia asesina: llama Guadiana a creer en el consumo del dióxido de cloro

Saltillo, Coah., 20 Diciembre 2020.- En su segundo informe de gobierno, el Senador Armando Guadiana hizo un llamado a la población para que consideren el consumo de dióxido de cloro como una defensa “más barata” contra el covid-19.

La irresponsable acción del senador coahuilense se da en relación al polémico tema de las sustancias milagrosas, como es en este caso el dióxido de cloro y que, según expertos, su consumo es una gran irresponsabilidad, producto de una profunda ignorancia en sectores marginados de la población, quienes son engañados fácilmente con este tipo de “medicamentos».

Este producto, también conocido como «Suplemento Mineral Milagroso» lleva años publicitándose como un remedio para muchas afecciones y enfermedades que van desde malaria, a la diabetes y asma, el autismo o incluso el cáncer. Sin embargo, ninguna institución sanitaria lo reconoce como medicamento y ahora que la pandemia del covid-19 azota el mundo, vuelva a aparecer como algo capaz de frenar los efectos del virus.

La lista de peligros del dióxido de cloro es larga y diversas autoridades han lanzado contundentes advertencias contra su uso.

La última en hacerlo fue la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, en inglés) que en una nota del 8 de abril dice que no hay «ninguna evidencia científica que apoye su seguridad o eficacia, y presenta riesgos considerables a la salud de los pacientes».

¿Qué es?

El dióxido de cloro es una solución al 28% de clorito de sodio en agua destilada. Se usa como blanqueador y para descontaminar superficies industriales, ya que se asemeja a la lejía o el cloro.

«Es un desinfectante comercial que en ningún caso debería ingerirse», cuenta a BBC Mundo Miguel Ángel Sierra Rodríguez, catedrático de Química de la Universidad Complutense de Madrid. De hecho, dice la agencia estadounidense, beber esta mezcla ya ha causado efectos secundarios graves y potencialmente mortales. «Desde luego su efectividad contra el virus es nula», afirma el catedrático de Química.

Efectos adversos mortales

«La FDA ha recibido reportes de personas que experimentaron eventos adversos graves después de tomar un producto de dióxido de cloro incluyendo insuficiencia respiratoria, insuficiencia hepática aguda, ritmos cardíacos anormales y posiblemente mortales».

Otras personas reportaron una rápida destrucción de los glóbulos rojos, algo que requiere una transfusión de sangre para curarlo, vómitos y diarrea severa.

La FDA recuerda además que quienes consumen este producto se demoran en buscar un tratamiento médico apropiado, lo que puede agravar la enfermedad.

Y aun así, YouTube y Facebook están llenos de videos de gente que dice haberse curado gracias a esta solución al que le atribuyen propiedades antimicrobianas, antivirales y antibacterianas.

Sobre todo, coincidiendo con la pandemia del coronavirus, los testimonios se focalizan ahora en recuperaciones del virus milagrosas.

Muertes a causa del dióxido de cloro

En Plottier, provincia de Neuquén, un niño de 5 años entró a la guardia del Hospital de esa ciudad con un paro cardio-respiratorio, según indica el comunicado oficial del Ministerio de Salud provincial. Poco menos de una hora después ya había fallecido. Ante la consulta con los familiares, ellos explicaron, según consta en el documento oficial, que el día anterior el niño había consumido dióxido de cloro. Si bien todavía restan estudios, la Junta Médica que analiza el caso informó que los resultados de la autopsia y estudios bioquímicos “son compatibles” con la ingesta de dióxido de cloro.

En el caso de Jujuy, la agencia informativa Noticias Argentinas, indicó que un hombre de 50 años falleció esta semana en la localidad de San Pedro y se investiga si la causa del deceso fue la ingesta de dióxido de cloro con la que la víctima buscaba curarse de una fuerte gripe.

En Mendoza, el doctor Sergio Saracco, jefe del Departamento de Toxicología del Ministerio de Salud de esa provincia, confirmó a RedDES que dos mujeres, de 36 y 33 años, se presentaron en mayo y julio respectivamente, en centros asistenciales privados con severos cuadros digestivos vinculados con el consumo de dióxido de cloro.

“Ambos casos están presentados en una revista científica para su publicación”, señaló el especialista, quien disertó sobre los riesgos del dióxido de cloro en una charla organizada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Con información de El Demócrata, BBC News y RedDes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: