fbpx

De 30 cuchilladas, «El Chisquis» mata a uno; esconde el cuerpo de su víctima en caja de herramientas

Monclova, Coah., 03 de mayo 2021.- “El Chisquis”, Raúl Armando Carrizales Menchaca dio muerte de 30 cuchilladas a su vecino porque se parecía al demonio. Después del crimen encerró los restos de su víctima en una caja de herramientas para que “no volviera a salir”.

Este sangriento y despiadado crimen ocurrió el pasado sábado por la tarde en la calle Río Lerma 1305, del fraccionamiento Moderno donde el victimario, –un hombre agresivo, perturbado de sus facultades mentales, además de adicto al Resistol y a otras drogas—departía unas caguamas con el ahora occiso José Emilio García Ibarra, de 34 años de edad, cuando de pronto recordó que habían tenido una discusión. Perdido en el mundo de las drogas, se sintió amenazado por un ente de otro mundo por lo que tomó una filosa navaja y empezó a asestar cuchilladas, una dos, tres… hasta llegar a treinta.

Luego, tranquilamente siguió tomando cerveza mientras pensaba que hacer con la víctima. Los gritos de auxilio fueron escuchados por los vecinos que dieron aviso a Armando Carrizales, padre del Chisquis,  que llegó con gran rapidez acompañado de elementos de la policía municipal, solo para toparse con un piso manchado de sangre. Cuando pidieron que dijera lo que había pasado, sin inmutarse indicó el lugar donde había “encerrado” el cuerpo de su víctima para que no saliera a hacerle daño.

De acuerdo con los vecinos, “El Chiquis” llegó a vivir a la colonia apenas hace cuatro meses, lo llevó su madre, misma que desapareció en forma misteriosa; algunos dicen que lo abandonó ante el temor de morir a manos de su hijo, las autoridades ya iniciaron investigaciones pues creen que pudo haberle dado muerte para después enterrarla en algún lugar de la casa, por lo que iniciarán investigaciones.

Ahora, el homicida fue puesto a disposición del Ministerio Público, aunque debido a su condición en lugar de la cárcel podría ir a un lugar de atención a pacientes enfermos mentales.

Por lo que hace a la víctima, José Emilio, los vecinos dijeron que era un hombre muy servicial y atento, aunque tenía problemas de alcoholismo. Desde los 15 años quedó huérfano pues sus padres murieron en un accidente por lo que fue criado por su abuela Guadalupe Hernández.

Le gustaban las caguamas pero no robaba para comprarlas, siempre hacía mandados a los vecinos.

“Solo era borrachito… no se metía con nadie”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: