fbpx

El desgarriate de Morena en Coahuila

BAILE Y COCHINO…

Por Horacio Cárdenas.-

La semana pasada nos enteramos que, desde el pináculo del poder partidista en el movimiento que nunca iba a ser partido, tomaron la decisión de que Diego del Bosque Villarreal, asumiera un cargo hasta ese momento inexistente, el de delegado especial en funciones de presidente del Comité Directivo Estatal del Movimiento de Regeneración Nacional en su desolada sucursal Coahuila.

Este asunto tiene diversas interpretaciones, todas ellas susceptibles y hasta invitadoras a ser pasadas por alto, pero a nosotros los periodiqueros nos toca documentar para el presente y un difuso futuro estas cuestiones, como ejemplo que son de lo bajo que puede llegar a ser la política en nuestro país.

Por principio de cuentas ¿qué orilló a MORENA a designar un presidente del partido en Coahuila?, llama la atención el momento, porque no hay elecciones en puerta que hicieran urgente tener una dirigencia fuerte, una capaz de dirigir un proyecto político con miras a algo concreto en el estado, o en su defecto afianzar el reinado de la cuarta transformación en un territorio que se ha mostrado más que reacio a caer en sus engatusadoras garras.

Durante el pasado proceso electoral nadie consideró necesario o conveniente reemplazar al que quizá haya sido el comité estatal más desangelado, no solamente de MORENA sino de toda la política nacional, el encabezado por Guadalupe Céspedes Casas, por el nivel tan rascuacho de hacer proselitismo que traían, nos recuerda no sin cierta nostalgia, a la manera en la que el caricaturista Rius retrataba al Partido Popular Socialista o al Auténtico de la Revolución Mexicana en los años setenta del siglo XX, uno era el pepino y el otro era el artrítico, pues así, ni más ni menos se movía todavía hace un par de semanas el MORENA de Lupe Céspedes, de plano los candidatos que eran para diputados federales y presidentes municipales, ni un lazo le tiraban, pues no valía para nada la presencia de los integrantes de su comité, y así se ahorraban la torta de frijoles y el frutsi.

Ah, pero hablábamos del momento, se decidió el nombramiento de Diego no en función del partido… sino de la persona, y es que el pobrecito Diego del Bosque no logró conservar la diputación federal que originalmente se sacó en una tómbola, bueno la candidatura, pero a la hora de buscar la reelección, y ya sin ir trepado en la ola lopezobradorista de hace tres años, dejado a sus propios medios, fue miserablemente derrotado por el candidato del PRI. La 4T pudo dejar que su exdiputado regresara a la vida privada de los mortales, teniendo que ganarse el pan con el sudor de su frente, pero no, alguien en las alturas se conmiseró de Diego, y fue entonces que decidieron hacerlo delegado especial.

Ojo: no lo nombran presidente, porque con todo y que MORENA funciona como el tentáculo electoral del omnímodo poder del emperador Andrés Manuel López Obrador, tampoco está para echarse ese trompo a la uña, la designación de presidente de un comité estatal debe recaer en “la militancia”, palabra que asume la acepción de plural de militante. Y como la militancia coahuilenses es un avispero que la matriz de MORENA no se atreve a tocar ni con el proverbial palito poblano, pues resolvieron a su leal saber y ciego entender, poner un delegado especial para el estado de Coahuila, haciendo las funciones de presidente.

Pero… ¿no había ya un delegado especial para nuestra entidad, sí uno en la persona de Tanech Sánchez Ángeles?, sí, ese que antes de revelarse como secretario del comité ejecutivo nacional a cargo de la formación de cuadros y la operación política y diputado local en el Estado de México, según su ficha curricular, la giraba como primer trompeta de la Organización Musical “La Leyenda”.

Por si no fuera suficiente para complicar las cosas, se dijo que no, Tanech no se va a Torreón a que lo mantenga su esposa Zazil Pacheco, flamante regidora de MORENA en el Ayuntamiento de la capital del estado libre y soberano de  La Laguna,  ni se regresa al EdoMex, ni a continuar su exitosa carrera musical, permanece en Coahuila, con la misma calidad de delegado especial, con lo que ahora, en vez de haber uno, hay dos delegados…

Así como lo vemos desde fuera, si MORENA era en Coahuila un desgarriate en el que había una dirigencia que había sido electa pero que nadie reconocía y de la que nadie hacía caso como no fuera para pitorrearse, ahora se cuenta con una presidencia que tampoco nadie tiene porqué reconocer, pues no la detenta alguien que haya pasado por el tamiz mínimo de una elección, o como dicen allí mismo, por una consulta al pueblo o ya de perdida a los militantes.

Ahora la pregunta incómoda ¿cómo será la relación entre los dos delegados especiales?, ¿Quién se sentirá que la mueve en el estado Tanech o Diego? ¿tendrán instrucción de colaborar, de formar mancuerna, de perdida de no estorbarse mutuamente? ¿o como nos sospechamos de hacer el trabajo sucio de contención a las bases, mientras que los jerarcas se siguen moviendo a sus anchas, políticamente hablando?

Porque imposible olvidar que buena parte de los pésimos resultados que obtuvo MORENA en la elección pasada se debieron principalmente a que cada quien jaló para su santo, y la estructura de la superdelegación o de la delegación de la secretaría de bienestar, a saber a cargo de Reyes Flores Hurtado, en vez de operar como cabría esperar en apoyo a los candidatos morenistas, los dejó a su suerte, con el consiguiente enfado, no solo de quienes contendieron y perdieron, sino hasta del presidente de la República, que con suficiente razón reclamó que no se había notado la suficiente presencia de los servidores de la nación en actividades proselitistas.

Aunque a las calladas, sigue Javier Guerrero su talacha de construir una candidatura para gobernador en el 2023. Por su parte Armando Guadiana prometió que luego de su derrota en la capital Saltillo, nos veríamos las caras en la elección de ese año, y ni que decir que el propio Reyes se siente que sigue el caminito de otros superdelegados, que de ese puesto han brincado a la nominación de MORENA, cada uno tendrá su propia relación con los delegados especiales y en particular con el que hace la función de presidente ¿Se le hace poco el enredo?, pues falta la cereza del pastel, la declaración del líder nacional del partido, Mario Delgado, quien salió con su barrabasada de que MORENA le arrebatará Coahuila al PRI en el 2022, el pobre ni siquiera sabe cuándo tocan las elecciones ¿o estará pensando en alguna otra cosa?

Ese es MORENA en Coahuila, un desgarriate en toda forma.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: