fbpx

¿Sólo 17 mil millones?

BAILE Y COCHINO

Por Horacio Cárdenas.-

El gobernador del Estado Miguel Ángel Riquelme Solís fijó en diecisiete mil millones de pesos, el monto de los recursos financieros que han dejado de llegar a Coahuila durante los últimos tres ejercicios presupuestales. Esto por efecto de los recortes que el gobierno de la República ha enderezado específicamente contra nuestra entidad, no muy diferentes, en cuanto a proporción, no así en cuanto a cifras nominales, a los que ha recetado a otros estados de la Federación.

Si de por sí el tema de la federación como gran concepto de gobierno de la nación mexicana, y el más pedestre de los dineros que se administra en el pacto fiscal signado entre el gobierno de México y los estados libres, soberanos e independientes que aceptan integrarse en una república, han sido letra muerta en este sexenio, como lo han sido tanto las reglas escritas, como las no escritas, que durante casi un siglo normaron el funcionamiento del sistema político mexicano, algo tan de talacha como es el presupuesto de egresos de cada año de entidades menores, como pueden ser los estados y los municipios, es algo que al presidente Andrés Manuel López Obrador no le quita el sueño ni mucho ni poco.

Él decidió muy temprano en su gestión, o probablemente desde antes de que iniciara, que los gobernadores y los presidentes municipales de todo el país eran unos despilfarradores de los recursos públicos. No importa que fueran de partidos contra los que tiene un odio acérrimo desde hace décadas, el PRI o el PAN, pero aun los mandatarios de partidos afines a su causa, con los que ha tenido alianzas más o menos perdurables, en la visión muy particular de lo que debe ser la política en México, automáticamente quedaron encuadrados como gente corrupta, como dispendiosos del dinero que debería ser única y exclusivamente para la solución de los problemas de la población, del pueblo como a él le gusta llamarlo, y por lo tanto, deberían ser recortados en donde más les interesa y más les duele, la disponibilidad de dinero.

A Coahuila y a la mayoría de los estados, les han venido importantes recortes en las participaciones, aportaciones, en los convenios, subsidios, fondos y fideicomisos que en conjunto sumaban el universo de recursos de que disponía la administración estatal, y las 38 municipales, para la realización de los programas de obra, los proyectos de desarrollo, los esquemas de apoyo a las comunidades. En el caso de Coahuila, el gobierno federal ha golpeado en prácticamente todos los rubros, comenzando con el de los fideicomisos, que como es sabido de todos, la Federación desapareció, según, porque eran fuente y foco de corrupción, corrupción que dijo que iba a probar fehacientemente para demostrarle al pueblo bueno y sabio lo sensato de su decisión, misma que no se ha dado. Pese a tener toda la información financiera, administrativa, contable y legal en las manos, el gobierno federal no ha demostrado en un solo caso, que se manejaban los fondos de manera irregular de la que se pudiera derivar alguna acción de la justicia.

Pero fueran solo los fideicomisos, que eran, digamos, fondos extraordinarios, sujetos a concurso entre las distintas entidades federativas sobre unas reglas de operación que rayaban en lo desesperante, esos con ser importantes, eran lo de menos, lo de más, siempre han sido las participaciones federales, sobre las cuales el gobierno federal ha formulado recortes que luego le avala la mayoría que tiene en el congreso, y dijéramos, eso es todo, pero no, todavía de allí cortan todavía más, primero comienzan a hacerse lentos los plazos para la entrega de los recursos, luego terminan por no entregarlos completos en los períodos especificados, y al final de plano los hacen perdidizos, en un modelo marrullero que no sorprende a nadie, o sí, a quienes se creyeron el discurso de que este gobierno federal sería radicalmente distinto de las administraciones precedentes, a las que siempre acusó de corruptas, ineficientes, burocráticas, entre otras lindezas.

Diecisiete mil millones de pesos es lo que ha dejado de llegar… ¿y allí ya están contemplados los mil millones, o ya bastante más, que el gobierno de Coahuila ha tenido que erogar para enfrentar lo peor de la pandemia de COVID 19?, porque eso es algo que no se debe olvidar, el gobierno de la República era y sigue siendo el responsable de la atención a la pandemia, y desde el discurso, pero sobre todo desde las acciones ha quedado más que claro que el tema no le interesa en lo más mínimo. Desde el principio fue un manoteo de cifras que nadie entendió, que nadie sabía de donde venían, y eso si existía ese dinero, porque durante el mismo tiempo anduvieron mendigando que las naciones unidas o los Estados Unidos les donaran vacunas y otros insumos por millones de unidades.

Coahuila absorbió ese gasto, tan sencillo como que no le quedaba de otra, o atendía a los coahuilenses o estos se quedaban a como la infección quisiera tratarlos, en un lujo que a lo mejor la federación quiso darse, pero que acá no era permisible. En repetidas ocasiones se pidió restitución de esos recursos, y la federación con ese estilito que tiene de nuevo imperio, contestó que no debía nada.

Otro caso ¿recuerda usted los incendios forestales de hace algunos meses?, el gobierno federal no colaboró ni con una pala para combatirlos, fue en esa época cuando se reveló que los camiones y vehículos todo terreno dispuestos para ello, estaban en calidad de chatarra en los patios de las dependencias, de nuevo tuvo el gobierno estatal que sacar dinero de las piedras para la renta de todo lo rentable, aviones, helicópteros, todavía nos acordamos que el presidente andaba de gira por La Laguna y dio que no venía a Arteaga para tomarse la foto y hacerle el caldo gordo a nadie. Ah pero los que se pararon el cuello fueron los militares, que dijeron que estaban usando aviones para hacer llover… programa pagado con dinero estatal.

Cada vez que ha habido que pagar aguinaldos y el gobierno federal se retrasa con la entrega de las partidas presupuestales para ello, ¿Quién ha tenido que solicitar dinero prestado a bancos para poder pagar esa prestación, y de esa manera desactivar el enojo y la protesta de los miles y más miles de afectados?, obvio el gobierno estatal, ¿y usted cree que cuando finalmente llega el recurso, incluye una parte para cubrir los intereses que se generaron?, de ninguna manera.

Total que el gobierno federal no solamente recorta dinero en la forma del que deja de enviar, también influye y presiona para que el gobierno de los estados se ocupen de gastos que no quiere hacer, pero para los que hay un compromiso legal de años atrás. Ahora que se acerca el mes de diciembre y proceden nuevos gastos, el gobierno estatal se está comenzando a tronar los dedos del dinero que tiene que desembolsar, ese que debería venir de la federación, y se hace demasiado del rogar para depositar. Desde nuestro punto de vista, el cálculo de 17 mil millones se queda corto, es bastante más, ¿cuánto?, nadie quiere saber, porque es dinero que no se va a recuperar. Las promesas de apoyo financiero topan con que solo llegará a los estados quebrados, y tampoco será a fondo perdido, lo tendrán que pagar. Lo que nadie nos dice es ¿A dónde ha ido a parar todo ese dinero, por miles de millones de pesos, que dejó de llegar, y que nomás no se ve por ningún lado?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: