fbpx

Crean empresas fachada para conseguir contratos en Dos Bocas

México, 21 de Marzo 2022.- Juan Carlos Tapia Vargas, propietario de Construcciones Industriales Tapia (CiTapia), fue denunciado ante las autoridades por encabezar un consorcio de empresas reales y firmas fachada para participar como contratista en la edificación de de la Refinería Olmeca en Dos Bocas, municipio de Paraíso, Tabasco.

Las empresas usadas por Juan Carlos Tapia Vargas para ser contratista en la refinería son Mexicana de Recipientes a Presión, que cambió su nombre a Procesos Especializados y Proyectos (Proesa), así como Manufactura Especial y Proyectos Industriales (Mepi), Procura y Proyectos Oil & Gas, Grupo Constructor Industrial Oil & Gas (GCI), MAO Corporativo, Ingeniería, Construcción y Logística y Fabricaciones Industriales MAO, revela la denuncia en poder de Forbes México.

La denuncia fue presentada ante la Comisión Federal de Competencia Económica, la Secretaría de Energía, Petróleos Mexicanos, la Unidad de Inteligencia Financiera, el Servicio de Administración Tributaria, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la Fiscalía General de la República, la Presidencia de la República, la Secretaría de Gobernación, de la Función Pública, y la Auditoría Superior de la Federación.

A través de esas compañías Juan Carlos Tapia Vargas evadió la inhabilitación y sanción impuesta por la Secretaría de la Función Pública a Citapia en 2019, luego de que acreditaron su relación con las operaciones irregulares de la constructora brasileña Odebrecht en México.

Aró la tierra
Juan Carlos Tapia Vargas nació el 8 de febrero de 1971, en Tlamaco, Atitalaquia, estado de Hidalgo. Sin embargo, creció en Zacatula, municipio de la Unión de Isidoro Montes de Oca en Guerrero.

El empresario hidalguense es hijo de un padre obrero y madre ama de casa, siendo el segundo hijo mayor de sus seis hermanos. Debido a la extrema pobreza de su familia, el director General de Construcciones Industriales Tapia comenzó a trabajar a una edad temprana de seis años, arando la tierra, regando papayas, mangos y palmeras.

Su trayectoria empresarial comenzó a la edad de 16 años como dibujante técnico en la Comisión Federal de Electricidad (CFE). A los 18 años fue auxiliar de construcción en la Termoeléctrica de Petacalco, Guerrero. Y a la edad de 20 años, surgió como jefe del área de construcción de la Central Termoeléctrica de Combustión Diesel en San Carlos, Baja California Sur. Posteriormente a los 22 años se convirtió en Residente de Obra, ofreciendo sus servicios en la Central Termoeléctrica Topolobampo en Sinaloa.

A los 24 años, debido a su experiencia, participa como Gerente de Construcción en Petacalco, Guerrero, y a los 25 años se convierte en director de una constructora en el puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán. Finalmente, a la edad de 27 años, Juan Carlos Tapia se incorpora a Construcciones Industriales, una empresa que ha forjado a través de muchos años de esfuerzo y trabajo diario.

Juan Carlos Tapia ha logrado expandir su empresa mediante el lanzamiento y la realización de proyectos internacionales para clientes de Europa, Sudamérica y América del Norte en el camino con la apertura de oficinas en Houston, Texas, Estados Unidos.

Su ligas con Odebrecht
El exdirector de Pemex, Emilio Lozoya acusó a Fabiola Tapia, hermana de Juan Carlos Tapia de ser pieza clave en el envío de dinero para entregarlo a legisladores federales, recursos que supuestamente eran llevados por el personal que laboraba con ella, y entregados a José Velasco Herrera, jefe de ayudantes del exdirector de Pemex.

La Secretaría de la Función Pública (SFP) impuso una multa de 206 millones 686 mil pesos a Construcciones Industriales Tapia por presentar información falsa para obtener beneficio de un contrato con Pemex Refinación.

“Construcciones Industriales Tapia presentó documentación o información falsa o alterada con el propósito de lograr un beneficio o ventaja”, dijo la dependencia.

También, la compañía del empresario hidalguense fue inhabilitada por dos años y seis meses, según el Diario Oficial de la Federación del (DOF) del 5 de junio de 2019.

El 27 de marzo de 2017, la Constructora Norberto Odebrecht subcontrato a la empresa de Juan Carlos Tapia Vargas para que realizara servicios de terracería, acondicionamiento del sitio, movimiento de tierras y conformación de plataformas para el proyecto de aprovechamiento de residuales en la Refinería Miguel Hidalgo.

Odebrecht entregó otro subcontrato por 296 millones 782 mil pesos a CITapia para que prestara servicios de movimiento de tierra y construcción de barda perimetral lado sur para el proyecto de construcción de accesos para el aprovechamiento de residuales en la Refinería Miguel Hidalgo.

La constructora brasileña dio por terminado de manera anticipada el contrato con Construcciones Industriales Tapia, el cual fue suscrito el 21 de diciembre de 2015.

Sus contratos en Dos Bocas
Entre los hechos de prueba de la denuncia, refiere que el 26 de julio de 2019, PTI Infraestructura de Desarrollo le adjudicó a Mexicana de Recipientes a Presión, Kellogg Brown & Root, LLC y Constructora Hostotipaquillo un contrato para el Paquete 6 de la Refinería Dos Bocas por 78 millones 430 mil dólares.

La queja presentada ante diferentes entes gubernamentales detalla que Mexicana de Recipientes a Presión se creó en enero de 2007, en Tula, Hidalgo, y cambió su nombre a Procesos Especializados y Proyectos (Proesa), en noviembre de 2020.

“Entre los accionistas figuran Juan Carlos Tapia Vargas, Gilberto Juan Tapia, Selene Martínez Abarca y Carlos Morin Montes, éste último, identificado como director jurídico de Citapia”, dice la documentación de las empresas denunciadas.

Juan Carlos Tapia Vargas a través de Procesos Especializados y Proyectos, así como Manufactura Especial y Proyectos Industriales, Procura y Proyectos Oil & Gas consiguió contratos en el megaproyecto de Dos Bocas subcontratado por Techint y Samsung.

El Grupo Constructor Industrial Oil & Gas, también conocido como GCI, consiguió subcontratos con ICA y Techint en la refinería de Dos Bocas. En su constitución, diciembre de 2017, la firma habría compartido accionistas con Proesa.

“En la página electrónica de GCI, la empresa presume que fue subcontratada por Proyecta Industrial de México (Proyecta) e Impulsora de Desarrollo Integral (IDINSA) en el Proyecto Rack de Integración de la Refinería Olmeca”, señala la denuncia.

También afirma que la relación entre las compañías es fácilmente constatable, dado que, en las páginas oficiales de cada una, se comparten fotografías de las mismas instalaciones y maquinaria, como si se tratara de un solo conglomerado.

Como referencia al historial de CiTapia, la denuncia expone que, en 2017, la entonces Procuraduría General de la República inició una investigación en contra de Juan Carlos Tapia Vargas por robo de combustible del poliducto Tula-Salamanca propiedad de Petróleos Mexicanos (Expediente FED/HGO/TULA/0000397/2017).

Con información de Forbes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: