fbpx

Ya no habrá relación con «Alito» y el PRI; «se acabó la confianza»: Marko Cortés

México, 15 de Septiembre 2022.- Luego de la votación en la Cámara de Diputados, donde se aprobó la ampliación de la presencia del Ejército en las calles hasta 2028, el dirigente nacional del Partido Acción Nacional (PAN), Marko Cortés, anunció que la relación con el líder del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, se ha terminado.

En una entrevista este jueves durante la toma de protesta del priista Esteban Villegas como Gobernador de Durando, Marko Cortés Mendoza sostuvo que lo anterior se debe a que ya no confían en el líder del Partido Revolucionario Institucional.

“Hemos dicho con claridad que ya no habrá relación porque ya se perdió la confianza con la dirigencia nacional del PRI porque se deshonró la palabra y se incumplieron los acuerdos”, expuso el dirigente nacional del PAN.

De acuerdo con la prensa local, al llegar al evento, Cortés Mendoza saludó a su homólogo perredista Jesús Zambrano, pero le negó el saludo a Moreno Cárdenas, quien también acudió a la toma de protesta.

“Nosotros estaremos observando cómo votan las y los senadores del PRI, esperemos que sean consistentes con lo que han dicho hasta ahorita, que van a votar en contra y a partir de ahí, yo convocaré a los órganos del partido para en su momento tomar una definición”, dijo a medios.

El dirigente del PAN, confió en que la reforma sea frenada en el Senado y llamó a los legisladores priistas a ser “consistentes con lo que han dicho” porque de ello dependerá la continuidad de la alianza Va por México.

Alejandro Moreno Cárdenas o “Alito”, como se le conoce, llegó acompañado del presidente de la Cámara de Diputados, Santiago Creel Miranda, en tanto que el dirigente perredista entró al recinto junto con el coordinador de su partido en San Lázaro, Luis Espinoza Cházaro.

Esteban Villegas fue postulado por la alianza Va por México, conformada por los partidos PAN, PRI y el PRD, que recientemente se fracturó debido a la iniciativa priista de extender la militarización en las calles.

LA RUPTURA CON EL PRI

La Cámara de Diputados aprobó el miércoles una reforma que extiende hasta el 2028 la participación de las fuerzas armadas en labores de seguridad pública, decisión que activistas y algunos organismos internacionales consideran una mayor militarización del país.

Con 335 votos a favor, 152 en contra y una abstención, la Cámara de Diputados, de mayoría oficialista, aprobó el cambio de un artículo transitorio de la Constitución que amplía de 5 a 9 años la participación de los militares en labores de seguridad pública.

Ahora la reforma pasará al Senado para su discusión final, aunque se prevé que el debate podría complicarse debido a que Morena y sus aliados no contarían con los votos suficientes para la aprobación.

La nueva iniciativa, que fue promovida por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y apoyada por Morena y sus fuerzas aliadas, se da menos de una semana después de que el Congreso aprobó una reforma legislativa que transfirió la Guardia Nacional —que estaba bajo mando civil— a la Secretaría de la Defensa Nacional.

La decisión del PRI de unirse al partido oficial para apoyar la reforma generó fricciones al interior de la organización y duras críticas de parte de sus aliados opositores Partido Acción Nacional y Partido de la Revolución Democrática, que el miércoles acusaron a los diputados del PRI de incumplir los compromisos acordados en la coalición Va por México, integrada por esos tres partidos, situación que pone en riesgo la supervivencia de esa alianza. Algunos senadores del PRI han adelantado que no respaldarán la iniciativa.

Este jueves el Presidente Andrés Manuel López Obrador no ocultó su satisfacción por la iniciativa promovida por el PRI y señaló que se contará con cerca de 500 mil miembros del Ejército, la Marina y la Guardia Nacional para garantizar la seguridad en el país.

Asimismo, López Obrador felicitó a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México (CNDH), que el martes descartó que vaya a presentar una acción legal por inconstitucionalidad contra la reforma legislativa por la que la Guardia Nacional pasó a estar bajo control del Ejército. Varias organizaciones humanitarias criticaron el anuncio de la CNDH, acusándola de estar parcializada hacia el gobierno.

Durante años López Obrador defendió que los militares regresaran a los cuarteles, pero en los últimos meses modificó su postura. La semana pasada reconoció que cambió de opinión ante el recrudecimiento de la criminalidad en el país, problemática que asegura haber heredado de gobiernos anteriores.

Las fuerzas militares han estado desplegadas en México desde 2006 con la misión de mantener la seguridad en las calles. Sin embargo, tras numerosas denuncias de supuestas violaciones a los derechos humanos, organizaciones humanitarias y diferentes dependencias de las Naciones Unidas le han pedido al gobierno que retire a los soldados de las labores de seguridad pública.

A pesar del amplio despliegue de la Guardia Nacional y los militares en diferentes estados del país, la inseguridad en México no ha disminuido. El mes pasado, grupos de delincuentes y cárteles del narcotráfico llevaron a cabo ataques en cinco estados del país en una semana, incendiando negocios y matando a transeúntes.

Con información de Sin Embargo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: