fbpx

El ‘peón del cash’, un acapulqueño que «cabalga» en Coahuila

ESPEJO CÓNCAVO

Por Roberto Adrián Morales..

Los aspirantes a gobernar estados, municipios y el país no cambian la estrategia del cash para cubrir el manejo de recursos de dudosa procedencia en campañas políticas.

Tal es el caso del burócrata semicoahuilense Ricardo Sóstenes Mejía Berdeja, ése que hace 5 años le levantaba la mano a Ricardo Anaya, hoy convertido en “El Peón del Cash” de López Obrador, quien, desde un cargo segundón que tiene en la estructura del gobierno federal trata de brincar a la palestra para alcanzar su sueño dorado: quitarse la piel de acapulqueño para vestir la ropa de Coahuila, con botas y sombrero.

Claro que para ver coronados sus sueños no alcanza un salario de burócrata, de esos menores al del presidente de la república; no, es necesario allegarse recursos de diferentes fuentes ilegales, de gobiernos morenistas e, inclusive, de dinero sucio y ensangrentado proveniente de cárteles del narcotráfico, como sucedió en las elecciones pasadas en el Estado de Tamaulipas.

La estrategia de este “Peón del Cash” quedó al descubierto tras el asesinato de una de sus principales fuentes de dinero: Salvador Llamas Urbina, quien tenía como caja chica el departamento de Agua Potable de Vallarta y desde ahí desviaba decenas de millones de pesos para que el aspirante, que se dice “preferido” del Presidente, pudiera ser el candidato de Morena a gobernador de Coahuila. 

No hay que olvidar que Llamas, quién conocía a las personas que lo ejecutaron en un restaurante de Guadalajara, y que al parecer también conocen a Mejía Berdeja, fue quien acercó al consultor político Aleix Sanmartín para que moviera su campaña. Todo con dinero del pueblo de Vallarta. 

Sin embargo, esa no es la única fuente de “ingresos” del subsecretario, Maquiavelo, en su columna de El Norte de Monterrey, se pregunta “quién pompó campañita” y luego refiere que todo mundo se pregunta de dónde sale tanto dinero para que “El Peón del Cash” utilice millonarios recursos en una campaña adelantada con la que está retando a las autoridades electorales que hasta ahora han soportado que el morenista pisotee las leyes, pues no es secreto que obedeció a medias la disposición de retirar anuncios panorámicos, y mientras quitaba uno subía dos, como los que aparecen en las carreteras de Coahuila, ahora con la carota de Berdeja en medio de un panorámico y la leyenda de “líderes de México”. (Que no cabe duda, es líder, líder en impunidad, en corrupción y en uso de dinero malhabido) y todo esto, con dinero ¿de?

Aunado a este personaje, desconocido para los coahuilenses hasta hace 3 meses, una investigación realizada en España señala que los servicios de Aleix Sanmartín como asesor político no son baratos. Tan solo la campaña que “manejó” en Andalucía en 2019 cobró 350 mil dólares, algo así como 7 millones de pesos. Sabiendo esto, obliga la pregunta ¿de dónde sale el dinero que el subsecretario de Seguridad utiliza para pagar a su consultor y a otro grupito de “ideólogos” y seguidores cuyo costo sería de decenas de millones de pesos?

Con todo y la inyección de millones y millones de pesos de procedencia dudosa esa “campaña” tiene como final la derrota pues en ella participan puros generales y cero tropa, al igual que cero impunidad.

Lo malo para Mejía es que, también en ese reparto de dinero resultó segundón, pues “El Rey del Cash” es su patrón Andrés López Obrador por lo que a él, solo le quedó lo de “El Peón del Cash”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: