fbpx

Vuelta al huachicol

NOTICIAS DIVERSAS…

Por Héctor Barragán.-

Cobró rápidamente carta de naturalización la palabra huachicol y se extendió al hurto, inclusive del agua potable, adelantando la comprensión del problema de la escasez y consecuentemente encarecimiento desmedido de este líquido, paro en cuanto al original, el del gas natural y primero la gasolina y diesel hay información difusa y faltante.

Muchas personas aplaudieron la generosidad primera con los cómplices del hurto en el Estado de Hidalgo y sacrificio de más de un centenar de vecinos, que se habían beneficiado con el robo de unos cuantos litros, unos cuantos pesos entonces.

Pero resulta que en el mismo Estado se han presentado multitud de multitud de tomas clandestinas, que hacen ascender los daños a la gris economía de Pemex de varios miles de millones de pesos.

Pero no solamente allí, sino en muchos pueblos se multiplicaron las tomas y ni que decir que en Guanajuato, el belicoso estado cuna de la Independencia, pero también en pueblos de Veracruz y en la Ciudad de México.

Que haya disminuido el monto de los robos, debe ser, aunque no en la magnitud optimista que expresa el señor presidente López Obrador, porque de ser así no habría necesitado la paraestatal de la inyección de miles de millones de dólares, como ha ocurrido.

Sencillamente los ahorros publicados son de gran magnitud, pero los robos son demasiado frecuentemente comentados. Se habla inclusive de que son el sustento principal de los cárteles de Jalisco Nueva Generación y de su mortal enemigo, el de Guanajuato, que posee el control criminal de las principales ciudades guanajuatenses, donde no se ha podido eliminar las múltiples acciones criminales, secuestros, derecho de piso, extorsiones, asesinatos por supuesto como semilla del terror.

Es indispensable depurar la información que se proporciona al señor presidente, para que calibre el grado de eficiencia, los avances de sus fuerzas del orden en el control del negocio de los energéticos, Pemex y Comisión Federal, donde ordena canalizar el enorme flujo de recursos que consigue recaudar de los impuestos, de los ahorros, el aumento en ingresos por impuestos y control de evasiones, así como la recuperación o no del robo de combustibles y electricidad.

Del significado original de la palabra huachicol, se escuchó comentar que proviene de un pequeño grupo indígena, entre los Chichimecas, que se dedicaba a fabricar y vender un aguardiente de mala calidad, considerado adulterado y nocivo para la salud.

De operaciones anti huachicol dio cuenta en su página 3 A El Zócalo de Saltillo, una sola pero notable, la captura de El Marro José Antonio Yépez, que costó 5 años de trabajo y millones de pesos, pero no consiguió sino la multiplicación de tomas clandestinas, una diaria por lo menos, por la multiplicación de micro células en el municipio de Santa Rosa de Lima que se beneficia con el robo de diésel y gasolina.

Con el riesgo para la seguridad de los pueblos, 195 piquetes detectados por el ejército en el año que transcurre se suma la guerra interna entre grupos diversos, la pelea con los de Jalisco por ese negocio, pero la complicidad de la mayoría de pobladores por su participación y por la protección que ofrecen a los poderosos delincuentes.

Aquí parece desvirtuarse la política presidencial de cuidar a los pobladores, que fácilmente se asocian con los delincuentes, colaboran con su trabajo y no los tocan las autoridades, obstruyendo cualquier campaña de ordenar las cosas.

El Estado de Puebla lo mismo que el de Hidalgo se caracterizan por la multitud de puntos de extracción clandestina de hidrocarburos, que necesariamente cuentan con la complicidad y el apoyo de los habitantes, muy a pesar de los apoyos y buena voluntad del presidente López Obrador. Es preciso fundamentar esta suposición, con base en datos en poder de quienes han participado en los trabajos de control de tomas clandestinas. Pero con toda urgencia y con el patriotismo necesario, el sentido de responsabilidad y aún en contra de la opinión alterada que se le ha formado al jefe.

En abono de lo anterior es de mencionar el principal daño generado por el ilícito negocio del huachicol o combustible sustraído. Equivale a muchos millones de pesos en cada operación, suficientes para mantener un verdadero ejército, que disponga de armamentos moderno, superior al de las fuerzas armadas, según datos de los decomisos efectuados, la frecuencia de hechos contra la población inerme, en vastos territorios.

La influencia geográfica de los huachicoleros, sumamente amplia, abarcando Guanajuato prácticamente entero pero invadiendo Zacatecas, donde no hay abastecimiento de combustible pero giros especialmente perjudiciales a la comunidad, secuestros, – cobros de protección, de derechos de comercio tan rigurosos que jamás los alcanzará el gobierno.

Cuentan con recursos para operar contra los criminales jaliscienses, que buscan afanosamente su asociación. Y cuanto consta en nota roja de todo el país.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: