fbpx

El cabaret político de Layda Sansores

Por: J. Alfredo Reyes

Layda Sansores San Román, actual gobernadora de Campeche, proviene de una familia sui géneris. Es hija de Carlos Sansores Pérez, alias “el Negro Sansores”, que fue gobernador de Campeche, varias veces diputado, senador y luego presidente nacional del PRI impulsado por Luis Echeverría a quien el Negro se refería como “El Mesías” y al que obedecía con abyección, servilismo y genuflexión tratando, desde el tricolor, construir un maximato en el que Echeverría sería el jefe supremo por encima de su sucesor, José López Portillo, como ahora Layda Sansores trata a Andrés Manuel López Obrador, el “Mesías Tropical”, con igual abyección, servilismo y genuflexión con la que su padre, el Negro Sansores, trataba al ya enloquecido expresidente Echeverría Álvarez, así como extraviado anda ya Andrés Manuel.

Y ustedes podrán decir que los pecados políticos del Negro Sansores nada tienen que ver con su hija Layda que ahora sigue los pasos de su padre pero recuerde usted lo que advierte el Éxodo (20:5) que habla sobre un vengativo Jehová que persigue los pecados de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación (transformación, diríamos nosotros) y sin olvidar que para los Sansores Amlo y LEA son dioses.

Basta recordar que la primera gran traición del Negro Sansores la cometió en Saltillo en contra de su mentor, el torrencial tabasqueño Carlos Madrazo Becerra que, siendo presidente nacional del PRI, rescató al Negro de Campeche y

lo nombró delegado del partido en Coahuila. Era el año de 1965, en el sexenio de don Braulio Fernández Aguirre, puesto desde el cual, Sansores empezó a intrigar en contra de Madrazo por encargo del entonces secretario de Gobernación Luis Echeverría que acusaba a Madrazo de dividir a los priístas, lo mismo que ahora hace Layda en Morena, atacando a Ricardo Monreal y dividiendo a los morenistas.

El general José Ortiz Ávila, exgobernador de Campeche, compadre y protector del Negro Sansores y traicionado por él, lo califica como un Tartufo desleal, hipócrita, bandido, traidor y asesino. Elías Chávez publicó una crónica que tituló “Lo negro del Negro Sansores” (Proceso 5/09/1977) donde nos hace retroceder al paleolítico inferior de la política mexicana, a las cavernas en las cuales hoy habita Layda Sansores, la piorrea de López Obrador para el trabajo sucio, que hace la pornografía presidencial, ella es la zorruna madrota del cabaret político de la cuarta transformación. Y tan recurrente es Andrés Manuel que en esa entrevista de 1977, Ortiz Ávila cuestiona a Ignacio Ovalle como “el muchacho de la lágrima fácil que nada sabe de marginados”, el mismo Ovalle que hoy es acusado de ladrón en la 4T.

Esa es la herencia del Negro de Sansores, la actuación degradante de su hija Layda y toda la retahíla de señalamientos de corrupción, crimen y degradación cometidos por el nefasto “Cacique de Campeche” de quien Francisco Ortiz Pinchetti publicó el siguiente gran título: “Campeche en manos de Sansores; Ranchos, gasolineras, balnearios, hoteles, aserraderos, terrenos, barcos pesqueros y periódicos”. Una historia de extorsión, despojo y abuso de autoridad.

Además de Elías Chávez y de Ortiz Pinchetti otros que emiten una funesta opinión del Negro Sansores son Heberto Castillo, Carlos Marín y Roberto Vizcaíno, voces críticas en los años 70’s, como ahora pretende ser ese cabaret político llamado “Martes del Jaguar” de Layda Sansores ¡Espeluznante pelirroja!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: