fbpx

Discrepancia

Escribe: Eduardo Sarabia

¿Para que ocultar el atentado a los edificios de Pemex?

Mientras crece el número de muertos por la explosión ocurrida la semana pasada en uno de los edificios de Petróleos Mexicanos en la Ciudad de México, el gobierno federal persiste en ocultar las causas, aunque para muchos ya es claro que fue provocada en un acto terrorista que nadie quiere reconocer. Hoy sabemos que hasta el domingo por la mañana había 34 muertos, 101 lesionados, y algunos desaparecidos, y también ya se nos había informado que no hubo incendio, ni escapes de gas, al menos no en las altas concentraciones que se requieren para generar un estallido tan terrible como el que ocurrió. “El accidente” como le llaman para hacernos creer que fue un asunto fortuito, no pudo ocurrir de la nada, y el gobierno piensa que nos chupamos el dedo y que no sabemos que solo los explosivos plásticos son capaces de provocar tanto daño a un edificio, con tanta rapidez y contundencia, al grado de que muchos de ellos son derribados a propósito con esos materiales. Si se trata de un atentado terrorista, el gobierno mexicano tiene el deber moral de informarnos, para saber a qué atenernos porque ya es un hecho que nadie vive tranquilo en este país, que se encuentra sumido en el deterioro de la calidad de vida y la violencia y esconder una realidad como esa no ayuda a nadie, porque de seguro habrá muchas víctimas inocentes. Si se verdad se trata de un atentado terrorista, eso significa que pasamos de un estado violento a uno extremadamente encarnizado, porque quienes incurren en estas prácticas lo mismo asesinan niños, que mujeres, hombres y ancianos sin ningún tipo de consideración.

¿Pero qué hay detrás de todo este encono? ¿Qué detonó tanta inseguridad y nos llevó a este estado de cosas ¿Podrá el gobierno contener un monstruo como el terrorismo, que en otros países ha demostrado que lo mismo afecta a civiles inocentes que a funcionarios y líderes políticos, sociales y religiosos? Los días transcurren rápidamente y al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, se le acaba el tiempo para dar una explicación convincente a los mexicanos, a ver con qué nos salen, porque repito, ya se dijo que no hubo incendio, que no fue una fuga de gas, que no había artefactos capaces de provocar un estallido como ese. ¿Entonces qué nos van a decir, que fueron los extraterrestres, que fue un fantasma, que fue terminator volviendo del futuro, o que no hay explicaciones? La verdad es que cada día se fortalece más la hipótesis del atentado terrorista y el gobierno federal debería andar ya tras los responsables para que no se vuelvan a repetir estas criminales acciones.

¿Y por qué pensar en un atentado terrorista? pues porque es muy sencillo para un ingeniero químico o civil, o para algún criminal con cierto conocimiento en el manejo de explosivos, saber cómo, dónde y en qué momento hacer estallar una bomba y conocer desde antes sus alcances. De tratarse de un atentado terrorista, el gobierno deberá replantear todas sus acciones, porque se sabe que la delincuencia floreció porque no se le combatió con energía en el pasado, que muchos mexicanos desempleados se incorporaron a la delincuencia organizada porque no había de otra, que muchos más andan por las calles robando, asaltando, secuestrando o están en las cárceles porque prefirieron ese camino en lugar de ver morir a sus hijos de hambre.Las desigualdades sociales provocaron mucho rencor entre la gente, y la falta de oportunidades lleva al suicidio a gran cantidad de jóvenes, mientras que otros siguen el camino de las drogas para enfrentar una realidad que no es nada agradable.

Los trabajadores que cuentan con un empleo, si bien les va, solo les alcanza para mal comer y el gobierno se dedica solo a pavimentar el camino a las empresas y deja de lado a las grandes masas que viven en todas las ciudades del país, sometidas a grandes carencias, a la falta de educación y de mejores condiciones de salud. Si a esto le agregamos la inconformidad política que surge cada vez que se recurre a la alquimia electoral y resulta ganador el que no lo fue, y le sumamos las reformas “estructurales”, que lo mismo pisotean organizaciones sindicales que a grupos sociales, como campesinos, indígenas y gente desamparada, a lo que habría que agregar la carestía de la vida, la falta de justicia y de certeza jurídica, entonces podemos explicarnos como se abonó el terreno para que crezca como maleza, la violencia y el terrorismo. Por eso digo que el gobierno deberá replantear sus estrategias, buscar mejores condiciones de vida para la gente y dejar de recurrir a acciones como esa, de reducir los presupuestos para salud y educación. Mientras más se deshumanice el gobierno, más reacciones violentas podrá encontrar, por eso el presidente Peña Nieto, debería meditar sobre el México que quiere contribuir a crear o quedarse con los brazos cruzados y ser reprobado por la historia.

Por otro lado, ya encarrilados en el proceso electoral para la renovación de las 38 ayuntamientos de Coahuila, el PRI lanzó una enérgica convocatoria en la que establece que los aspirantes a candidatos tendrán que someterse a exámenes toxicológicos, deberán renunciar al secreto bancario y establecer el compromiso de que en caso de que rebasen los topes de campaña, que paguen de su bolsa las multas que les imponga el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana, para que no sea el partido el que tenga que sufrir quebrantos económicos por comportamientos indebidos de candidatos. La convocatoria también pone en claro que se deberá evitar el dinero ilícito tanto en campañas como en precampañas y establece que si van en alianza con otros partidos el proceso de selección interna podría suspenderse. Firefighters belonging to the Tacubaya sector and workers dig for sur

Por su parte el en PAN siguen las pugnas internas, debido a que Carlos Orta Canales está empeñado en imponer a Isidro López Villarreal, en Saltillo y a Ernesto Saro Boardman en Ramos Arizpe, cosa que no le hace nada de gracia a Héctor Horacio Dávila, quien afirma que no está muerto y en caso de que le hagan una mala jugada, lo denunciará ante la dirigencia nacional o los tribunales electorales. Está visto que con todas estas broncas internas, con la desbandada que se registró en el PAN y con la absurda alianza conpartidos de izquierda que ni pintan para nada, el albiazul avanza a  un precipicio electoral que no le dará más que derrotas.

Por eso Isidro LópezVillarreal no debe apostar a que ganará las elecciones, a pesar de que el alcalde Jericó Abramo Masso, se convirtió en el mejor aliado del PAN, con todas las acciones que ha hecho en contrade la gente, cuéntele nomás, el número de burócratas y policías corridos, los dueños administradores y personal de los casinos, bares, cantinas y restaurantes, así como los yonkeros, que se quedaron sin chamba, por las clausuras que les impuso el municipio. Además los concesionarios y operadores del transporte, los comerciantes ambulantes, los taxistas, las prostitutas y ahora los franeleros, que pretende quitar de las calles, en donde bien que mal se ganan la vida. A esa gente habría que contabilizarla y multiplicarlo cuando menos por tres y se podrá tener una idea de la ayudadota que el alcalde priísta le está dando a la oposición.Y hablando con lideresas se puede uno dar cuenta de cómo anda el abarrote, hay inconformidad en amplios sectores sociales, porque dicen que muchas promesas del actual edil no se cumplieron. Solo el cielo sabe que va a pasar, pero le apuesto que van a pasar más cosas que ciclistas por la ciclo vía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: