fbpx

Proyectos de Enrique Peña parecen meros caprichos

AMPLIAMENTE FELICITADOS.
Son estímulos importantes los reconocimientos de méritos y esfuerzos que se despliegan en actividades importantes, por parte de la gente colocada en sitios preferentes. Es el caso de los deportistas, aunque parecieron anticipadas las felicitaciones, cuando apenas comenzaba la lucha mundial de las patadas, empujones y fallas arbitrales.pena nieto
De manera que probablemente se desinflaron los futboleros antes la prematura expresión de simpatía y júbilo por los resultados de los esfuerzos iníciales; se desbordaron y fueron incapaces de sostener el primer plano que el gran jefe había previsto para la brillante escuadra «azteca».
Pudo ser que tal felicitación por parte de alguien no calificado en deportes y menos especializado en el de las patadas, no era el indicado para ofrecer los estímulos que necesitaban para proseguir su brillante actuación.
Y también la opinión de un neófito, resulta improbable el sostenimiento de una ventaja pequeña, tan pequeña a lo largo de un partido tan duradero. Sobre todo, ante la experiencia de que los enemigos en este deporte no son únicamente once, sino alguna vez un árbitro y en ocasiones algún equivocado de la oncena propia.
MAS FELICITACIONES.
Ahora por parte del mismo jefe máximo, pero hacia sus «colaboradores» como son la enorme cauda de empleados públicos directos, más los supuestos gobernantes. Estos son los «elegidos» para legislar en tanto son producto del sistema, que es la estructura que recibe del ejecutivo partes significativas del presupuesto aportado por la ciudadanía para que administre sus asuntos. Esto es, los del mismo pueblo.
Porque en términos sencillos, reciben felicitaciones senadores y diputados, por el hecho de haber aprobado proyectos de ley elaborados por el ejecutivo, con modificaciones que no son fundamentales.
Legisladores y proyectos del ejecutivo que en tantas ocasiones parecen meros caprichos, opiniones en el sentido de que tal proyecto será benéfico para el pueblo, como se publica insistentemente y hasta cansar, pero proyectos que no estimulan la inversión de los nacionales, el trabajo dentro del país, sino que favorecen a unos cuantos ricachos del país y a importantes extranjeros.
Ni los legisladores ni el ejecutivo disponen medios para el mejoramiento sustancial de la educación, para que los trabajadores mexicanos sean más productivos, inteligentes, participativos en mayor medida del producto nacional, para que haya un mercado interno más sólido.
Tampoco han influido hasta ahora en modificar la mentalidad de los inversionistas para que den mejores salarios, con el mismo fin de fortalecer el mercado.
Por el contrario, continúan haciendo publicidad internacional para que traigan sus inversiones y aprovechen el menor costo de la mano de obra nacional.
Ni una campaña encaminada a multiplicar las actividades industriales alrededor de los recursos naturales disponibles y por el contrario, favorecer las exportaciones de materias primas en bruto en multitud de oportunidades dan preferencia a los capitales extranjeros (con más técnica y fondos financieros) para hacer los negocios en México, darles concesiones, fondos mineros…
Se han abierto las fronteras al capital internacional, incapaz de ofrecer los millones de empleos que se requieren nacionalmente, cediéndoles recursos, terrenos en fronteras y costas, las empresas que fueron estatales y no pudieron trabajarlas con eficiencia y honestidad (participando de las culpas, daños y las responsabilidades que no se cumplieron) con honradez para ser más precisos.
Han demostrado su ineptitud administrativa en cuanto a que dan ocupación burocrática a millones de personas que ni desempeñan el trabajo como es debido, ni sus supuestas actividades dan desarrollo, empleo bien remunerado, es decir muchos de ellos desempeñan labores no prioritarias, repetitivas, inútiles, perjudícales y muchas de ellas también engorrosas y molestas para las personas que deberían de darles servicio.
HOY NO CIRCULA.
El gobierno del Distrito Federal instituyó la prohibición de que ciertos automóviles no transitaran un día, luego dos, para solucionar el problema de la contaminación aérea en la zona metropolitana de la Cd. De México, pero transcurridos muchos años, no ha resultado nada.
Paralelamente, Pemex y su instituto mexicano del petróleo, entidad formada para desarrollar tecnología suficiente para resolver el problema de la contaminación, entre otros, tampoco ha servido para algo.
Ni una ni otra empresa, pese a su elevado costo operativo anual y consecuentemente durante su largo desempeño, ha conseguido corresponder al sacrificio económico del pueblo, para resolver algo de su problema ambiental del aire.
No hace poco tiempo se descubrió que el uso de un convertidor catalítico, reducía considerablemente la contaminación aérea producida por los motores, pero la revisión periódica, la llamada Revista, no ha servido para que los dueños de autos contaminadores los integren a los autos que necesitan de ellos, de modo que la situación sigue la misma o cada año peor.
Sucedió que la restricción del uso provocó que quienes pudieron, compraran nuevo auto, adicional mejor dicho, para disponer de ese medio de transporte, todos los días, contrarrestando o eliminando la posible bondad de la prohibición o limitación ante dicha.
El mismo gobierno de la entidad política central consideró prudente restringir el uso de autos viejos, prohibir tajantemente que circularan autos con más de 15 años de fabricados, pero la población capitalina se niega a aceptar la medida, a pesar de que resulta indiscutible que su propósito de prohibirlo tiene su fundamento en el interés de la colectividad entera.
De nuevo el gobierno capitalino, con ánimo de evitar problemas a la comunidad derivados de bloqueos con que se amenaza, transige, ofreciendo gratuitamente los convertidores catalíticos a los dueños de autos anticuados.
La realidad es que el problema de la contaminación es más complicado de cómo se enfoca con restricciones al tránsito ni con aditamentos a los motores.
Mejores máquinas y de mayor rendimiento por unidad de combustible pueden ayudar y considerablemente, pero en el fondo el asunto es que hay demasiados automóviles de uso individual y falta considerable de unidades de transporte masivo eficiente.
El gobierno han invertido fortunas desproporcionadas para el tránsito de esos millones de autos y bien poco en sistemas adecuados de transportación, sin que se pueda olvidar que mucho más ha dejado de producir el gasto e inversiones de Pemex y su institución científica e investigadora. Esto en memorándum permanente para los responsables del manejo de recursos financieros en el país.
Por otra parte, es de considerar que las marchas, paros y bloqueos tan socorridos para que el pueblo proteste, deben buscar invariablemente un sólido apoyo en la razón y la legalidad, de lo que frecuentemente carece.
Las medidas ofrecidas por el D.D.F. son razonables aunque por supuesto que no son de fondo; coadyuvarían a mejorar el aire en zona tan importante, pero son parciales, limitados sus efectos o beneficios.
Las marchas y bloqueos, por el contrario, aumentan la contaminación y la problemática natural de la ciudad o región metropolitana.
Retirar los autos viejos es razonable, por la probabilidad de que sigan contaminando mucho a pesar de la disminución producida por los convertidores.
Pero el retiro de esos autos es muestra, por otra parte, de la ineptitud del gobierno federal, cuya actitud contradice su política de favorecer la fabricación de autos dentro de las fronteras nacionales. Significa que permite una competencia desleal a las armadoras y fábricas de marras.
Se comprende que hay personas de pocos recursos que necesitan un auto particular (a falta de transporte masivo suficiente y eficiente, que también es su responsabilidad del gobierno federal), pero nunca en perjuicio de la comunidad toda, cuya salud se viene deteriorando desde hace varias décadas y empeora.

Deben buscarse fórmulas para reducir la contaminación de autos viejos
Deben buscarse fórmulas para reducir la contaminación de autos viejos

El instituto petrolero, mientras tanto, podrá encontrar fórmulas para reducir al máximo la contaminación por hidrocarburos y las secretarías de economía y hacienda, más las universidades y tecnológicos, para impulsar las factorías y talleres necesarios para mantener indefinidamente en buen estado de servicio, los autos anticuados… más acordes con las condiciones económicas y sociales del país, contribuyendo a resolver el otro grave problema nacional, el de la falta de empleos con remuneración conveniente (para el trabajador y no solamente para el patrón y el gobierno).

 

 

 


 

 

Noticias Diversas

  Escribe: Héctor Barragán

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: