fbpx

Sí hay listas de funcionarios coludidos con el narco

Miguel Riquelme ya no aparece en lista de aspirantes.
Miguel Riquelme ya no aparece en lista de aspirantes.

MADRUGUETE ESTATAL
Aun cuando faltan tres años para la sucesión gubernamental, algunos grupos políticos ya están moviendo sus piezas en el ajedrez político. Quienes juegan parea suceder a Rubén Moreira Valdez en la gubernatura de Coahuila, ya empezaron a organizarse en frentes, bloques y grupos. Los empujones ya empezaron a sentirse.
Por un lado el propio gobernador del Estado ya arropó con mayor fuerza a Armando Canales, exsecretario de Gobierno; Jericó Abramo Masso, ex alcalde de Saltillo, ambos precandidatos a una diputación federal por Saltillo, y José María Frausto, cuya misión en los próximos tres años será la de controlar el Congreso local.
En la lista curiosamente ya no se incluye al alcalde de Torreón, Miguel Riquelme, con los desaciertos que ha cometido en su primer años de gobierno y lo que va este año, lo han alejado de dicha posibilidad, además la reprobación que tuvo en su primer año de gobierno. Calificación de 4.6
Como el gobernador Moreira, no quiere errores, ya no puede arriesgarse con un candidato reprobado, y que aparte que por su carácter explosivo, no es nada carismático.
Los otros precandidatos son: Alejandro «La Coneja» Gutiérrez, apoyado y arropado muy bien por Manlio Fabio Beltrones, vicepresidente virtual del país. Alejandro Gutiérrez podría hacer alianza con el ex gobernador de Coahuila, Enrique Martínez y Martínez, que si bien es cierto que pretende colocar a su cachorro, Enrique Martínez Morales, le debe una a la Coneja, cuando fue candidato a la gubernatura.
El otro precandidato suelto es el sampetrino Javier Guerrero, apoyado por Rosario Robles, Secretaría de Desarrollo Social y gente muy cercana al Presidente Peña Nieto y Beatriz Paredes, quien podría ser un tercero en discordia. Y como en política no hay scripts, todo puede suceder.
NARCOLISTAS
El Secretario de Gobierno de Coahuila, Víctor Zamora alborotó de más la gallera, al decir ente los medios, que tenía en sus manos una narco lista de medios de comunicación y periodistas que cobraban con algunos carteles de narcotráfico.
Lo malo es que el funcionario estatal no mostró la mencionada lista, si es que existe, además de entregarla a la SEIDO de la PGR, tendría que probar su autenticidad, porque cualquier persona puede hacer una lista en una hoja cualquiera, con nombres de personas y negocios, pero sin ningún valor.
Ya nos imagina una nomina con el logotipo del cartel, los montos, ingresos a Hacienda y los nombres y firmas de los jefes narcos que pagan, ¡vaya inocencia del funcionario!
Ahora, Zamora Rodríguez tendrá que probar públicamente la mencionada lista y decir quien se la proporcionó y por qué, cómo y cuándo fue, de lo contrario tendría que disculparse públicamente, y hasta se podría proceder en contra suya.
Algunas organizaciones de periodistas libres piensan en obligar al funcionario público a que presente dicha lista, que demuestre su autenticidad y comprobar por qué medios la consiguió, si es que existe.
Las autoridades de la Procuraduría General de la República, en caso de que presente denuncia, mandaría llamarlo a declarar y le obligarían a decir que nexos tiene con los carteles del narco, para recibir dichos documentos.
Pero el funcionario no solo dice que hay periodistas que cobran en los carteles del país, dice que algunos medios de comunicación reciben dinero y son presionados por dichos carteles para desprestigiar a la Policía Estatal de Coahuila.
Víctor Zamora se metió en un lío gordo, porque lo que dijo es grave, ahora tendrá que probarlo, no solo basta con entregar un pedazo de papel con unos nombres, deberá comprobar que efectivamente esos periodistas y medios de comunicación están cobrando dinero por protección con gente del crimen organizado.
Al gobernador Moreira, seguramente no le habrá gustado la metida de pata que dio Víctor Zamora, sobre todo porque le echó encima a toda la prensa no solo de Coahuila, de todo el país, con sus declaraciones al vapor y con la gravedad de las mismas.
Algunos dirigentes de periodistas no solo de Coahuila, a nivel nacional, dicen tener en su poder listas de funcionarios y ex funcionarios estatales que verdaderamente estuvieron colaborando con carteles del narco, por lo que podría producirse una guerra de papel, donde quedará en una encrucijada el gobernador Moreira, que lo que menos quiere es guerra con la prensa, hay temas más importantes como es el desempleo, la inseguridad, la medadeuda que asfixia las finanzas del Estado otros temas que apestan.
Se habla tambien de denuncias de Ferronales contra Victor Zamora por robo en trenes en Artega, todo es cuestión de destaparle un poquito para que aparezca la cloaca.
LA POLICIA ESTATAL
Ahora que hablamos de la Policía Estatal. Cuando fue creada en la administración de Eliseo Mendoza Berrueto, fue para apoyar a los municipios en los ejidos y carreteras vecinales, pero nunca se dijo que sus funciones y radio de acción, sería en las aéreas urbanas de los 38 municipios. Incluso desde su creación, algunos juristas pusieron en duda su legalidad, hace algunos años, estuvo a punto de desaparecer por falta de presupuesto y las quejas que acarreaba al Estado.
Como se había convertido en refugio de elementos reprobados en otras corporaciones de policía y tránsito, al iniciar su administración, Humberto Moreira pensó en reemplazarla o reestructurarla.
La Policía Estatal se ha convertido en un órgano de represión, robos, extorsiones e intimidación. Muchos de sus elementos han sido vinculados con crímenes, secuestros y extorsiones. Algunos estatales han sido capturados como miembros de bandas delincuenciales. Si en los medios de comunicación se publican estos hechos, no significa que gente del crimen organizado esté pagando esta supuesta campaña, lo que pasa es que las travesuras de estos guardianes ya no se pueden esconder y solapar.
EL DIPUTADO ZERMEÑO
En los medios del Partido Acción Nacional ya saludan al ex embajador de México en España así: «Buenos días señor diputado Jorge Zermeño. Y es que la gente considera que el ex alcalde ya tiene ganadas las elecciones en el Sexto Distrito.
Y el principal aliado y promotor de su campaña seguramente será el alcalde de Torreón Miguel Riquelme, aunque este sea del PRI. ¿Suena extraño verdad? Bueno la respuesta es muy sencilla.
Por todos los desaciertos que ha cometido el alcalde priista, la falta de obra licitada con transparencia, por la insensibilidad para gobernar, por el mal manejo de los recursos municipales, por el incumplimiento de las promesas de campaña y administración, por las mentiras que dice todos los días. Por todo esto y mucho más, la gente de Torreón, está enojada, dolida, lastimada, defraudada, engañada y hasta encabronada. Por eso y muchas cosas más, votarán por Zermeño, aparte que como alcalde no fue malo.
El voto de castigo, ese fenómeno social que utiliza el pueblo para desquitar su rabia, su coraje, su frustración, su enojo, podrá llevar a Zermeño al Congreso de San Lázaro. Cuco Sandoval escogió transitar por la calle equivocada, los baches son muchos y profundos y no hay tiempo para taparlos. Las encuestas así lo dicen. Ahora dan 70% para Zermeño y solo un 20 para Cuco Sandoval.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: