fbpx

Aguillón y Moreira le dejan el camino libre al PAN

davidEs horrible perder el poder político y el control económico del gobierno. Eso duele, cala hondo. Por eso quien mantiene esos hilos del movimiento de toda una comunidad en sus manos sufre cuando sabe que se encuentra muy cerca su fin, que pronto llegarán los tiempos en que su nombre y apellido sean arrojados al cesto de la basura, junto con el montón de fotografías «oficiales» que obligadamente tenían hasta las secretarías cuidándoles las espaldas.
Casi diez años de poder absoluto, de decisiones unilaterales, de ser el amo de vidas y haciendas –y no me refiero a las vidas de esa enorme cantidad de muertos y de sangre con que se ha manchado la institucionalidad del gobierno a través de los GATES y los GROMS ni al hecho de haber adquirido una enorme hacienda de tierras fértiles, agua, animales y demás en la cabecera municipal de Viesca– auguran el fin, el fin que han tenido la mayoría de los anteriores gobernantes: el olvido.
Rubén Moreira Valdez sabe que está en los límites de todo, donde se termina el camino, donde las obediencias pagadas se esfuman y el séquito de colaboradores, más pillos que empleados, toman otros senderos.
Para los conocedores de la política local no debería estar sucediendo esto a tres años del gobierno de Moreira, que es cuando debería tener todos los hilos de la madeja política, económica y social en las manos. Pero no sucede así. Gobierna un estado hecho girones, con el malestar generalizado de una población cansada de abusos, ladronadas, asesinatos y secuestros. Un gobierno sin credibilidad, al que nadie le tiene respeto. Un gobierno que causa nauseas nada más de saber en cuanta mugre y lodo se hunde.
Pero todo esto al gobernador no le importa, o al menos parece no importarle y trata de mantenerse dándole alpiste a sus jilgueros –y palomas– para que canten loas mentirosas en su honor.
Y el gobernador no se cansa de realizar giras, inútiles giras en donde no sabe ni qué va a hacer porque no hay nada qué hacer. Es un gasto inútil el que realiza a donde quiera que vaya, acompañado de una nube de colaboradores y medio centenar de hombres armados que… ¡lo protegen del pueblo! Porque de la seguridad propia se encarga él. Si. Lo más grave es que recurra a sus guardias para evitar el saludo o el reclamo de su pueblo, o el que creyó era su pueblo.
Pero diez años de gobierno –los otros seis se los debe a su hermano Humberto Moreira, quien lo dejó gobernar y saquear las arcas del erario público — todavía siente que puede seguir controlado el estado.
Tan piensa así que prepara a sus sucesores, a los que cree podrá mangonear como lo hace ahora. Los pule, les entrega recursos económicos y los lanza a la palestra para que canten como gallos priístas, aunque, la verdad son los gallos más desentonados de los últimos años en la política coahuileña.
Miguel Riquelme, el alcalde de Torreón, Armando Luna, el comandante Gate, Jericó Abramo, el comandante GROM, el débil líder del Congreso José María Fraustro Siller, y hasta el presidente municipal de Ramos Arizpe, Ricardo Aguirre Gutiérrez, forman parte de la «gran» baraja que tiene el gobernador para seguir saqueando al estado.
Para su desgracia, sus gallos son cartuchos quemados, políticos en los que nadie cree, a los que todos señalan por sus acciones corruptas. Todos y cada uno de ellos se han enriquecido desde los cargos públicos que han ocupado y algunos hasta han llegado más lejos al disfrazarse de «policías de élite» para agredir, lesionar, secuestrar y robar a ciudadanos. Pero de eso ya hablaré en mejor ocasión. Los candidatos de Moreira son los que quiere tener: personajes oscuros y mediocres a los que pueda gobernar desde su «Casa Blanca» de San Alberto o desde su hacienda en Viesca. Con ellos piensa alcanzar un maximato moderno. Gobernar y seguir disfrutando de las mieles que da el dinero del pueblo, ese que descaradamente ha ido acumulando. Con el que compra casas, terrenos, ranchos, haciendas, y hoteles de lujo.
Sin embargo, alguien le puso una piedra en el zapato. Pero no es una piedra pequeña a la que basta con una sacudida para echarla lejos. No, está piedra si pesa es más que un garbanzo y, lo grave, lo trágico para el soberbio Rubén Moreira es que se trata de un hombre que les dará las buenas y las malas a sus candidatos.
Javier Guerrero García, con todo y los puestos públicos que ha ocupado es un hombre sencillo. Nunca ha dejado de ser sencillo. Y es hoy, la única esperanza que tienen los priístas de no perder dentro de tres años la gubernatura de Coahuila.
Pero Guerrero no es persona que se pliegue a los designios de Moreira. No. Al contrario. El gobernador sabe que este personaje. originario de San Pedro de las Colonias, simpatiza abiertamente con el exgobernador Enrique Martínez y Martínez quien, oh desgracia, está más cerca de quien mueve las hojas de los árboles de la política en este país.
Por eso, al considerar que aun es tiempo de enderezar las naves, a través de su principal ejecutor político, David Aguillón, –curiosamente jefe de un PRI desmantelado– ha ordenado lanzar ataques contra la humanidad de Javier Guerrero. Se trata de buscarle por cualquier lado, de saber si mató a la mosca en la tienda de don Pancho cuando en su infancia fue a comprar el pan. O de ver si los zapatos que llevaba a la primaria no eran los que perdió un vecino inexistente.
Pero, para la mala suerte de Rubén Moreira y de David Aguillón es muy poco lo que pueden sacar a la luz de este personaje que muy pronto será diputado federal. Ah sí, podrían decir que manejó las finanzas de Coahuila durante el sexenio de Enrique Martínez y que dejó dinero en caja y cero deuda. A ningún proveedor, a ningún empleado a ningún banco le quedó a deber un centavo. ¿Será eso lo que puedan echar abajo para acusarlo de pillo?
Es tal la desgracia de Rubén Moreira que, al cumplir su cometido de embarrar de suciedad a Javier Guerrero, podrá dejar el campo libre… pero para quien sea el candidato del PAN. Qué cosas veremos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: