fbpx

Nadie propone, todos pelean

pobreza-en-mexico1Muchos creíamos que al comenzar las campañas de los políticos al menos las mentiras serían otras y no, siguen siendo las mismas campañas, con las mismas mentiras disfrazadas de promesas.
Para variar en vez de componer el panorama social, económico y trágico que vive el país, estos políticos lo están enlodando más con sus miasmas y circunloquios retóricos y añejos, fuera de lugar y sueños gibados en donde aun a más de 100 años de la revolución sus preceptos e emancipación aun no llega y el pueblo sigue igual o peor que antes de la revuelta, incluyendo los mismos discursos bofos, sostenidos por mentiras y sofismas costumbristas de nuestra Casta Divina.
Pobre país el nuestro en donde llama la atención la frialdad con que nuestros políticos hacen a su manera (no conocen otra) su infausta campaña, atacando al partido, que el candidato es rata, que los de otros partido son inmorales, que los de X color nunca han servido para gobernar, etc. sin embargo el país se debate entre el saqueo, la injusticia, el engaño, y no ven por citar ejemplos, el campo abandonado, inclusive las tierras que en 1936 se les prestaron a los campesinos, ya regresaron a su dueños otra vez, el sector salud es un enfermo en fase terminal, la educación extravió las vocales y, aun buscando el común denominador, el desempleo va montado en caballo de hacienda, la mafia organizada se lanza contra la policía desorganizada y la justicia aparece dando palos de ciego.
Mientras el pobre pueblo hay que decirlo, permanece resentido, pero medroso, cobarde, vengativo, callado y entretenido con noticias mediáticas.
El pueblo no merece que tanto payaso, metido a político o viceversa, intente persuadir al votante con diálogos añoñados, con música, canciones y tonadas bobas que enlodan más el panorama electoral, esta es la cultura que ellos saben, es la costumbre de un imperio de fortunas labradas con mentiras y traiciones, en donde están por delante las ambiciones y lo corriente de su proceder.
México a estas alturas de su condición de tercer o cuarto mundo no merecemos tener estos onagros y canallas tartufos, trapecistas que no sueltan la liana y sólo brincan de un columpio a otro con redes protectora, mientras el país sigue sumido en la miseria y no en esa miseria del materialismo, sino en la miseria de pensamientos, de ideas y de proyectos nacionalista.
Con estas actuaciones nuestros candidatos sólo siguen la tonada de hace 30, 40 o 50 años, la de buscar su puesto, el mejoramiento social, ese si es que llega estará presente en su familia. En el cielo no se ven águilas, sólo serpientes en el vil suelo y es triste ver como a la cumbre se llega de dos maneras, pues se duda que alguien llegue como las águilas volando, ya que todos llegarán a la cúspide, pero como las víboras arrastrándose.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: