fbpx

Ni en cifras del desempleo se ponen de acuerdo IMSS y SAT

DESEMPLEADOS-Cómo cuentan o consideran los causantes en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, porque hay una enorme diferencia entre los que tienen RFC (Registro Federal de Contribuyentes) y los trabajadores registrados en el IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social).
¿Será que no hay comunicación entre las dos principales entidades que recaudan dinero de los trabajadores en el país, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y el propio IMSS?
¿Será que todos los mexicanos al llegar a la mayoría de edad, o sea 18 años, automáticamente son inscritos como causantes, tengan ingresos grabables con impuestos o no, o sea que aun sin trabajar son detectados por el SAT, únicamente para inflar las cifras y servir para que cuenten numéricamente o para que cuando realicen alguna transacción bancaria poder fiscalizarla y ver si hay evasión, es para generar miedo.
De acuerdo con el Informe Tributario y de Gestión del SAT, al cierre del cuarto trimestre de 2014 el número de contribuyentes activos en México llegó a 46.3 millones; y de este total, 1.7 millones corresponde a personas morales (empresas), 15.6 millones a personas físicas y 28.9 millones a asalariados o sea personas que laboran para ganar un salario.
Esto implica que en nuestro país, hay 44.5 millones de personas, tanto físicas como asalariadas, que se supondría que pagan impuestos en función de su nivel de ingresos, y el número de trabajadores registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el cual ascendió en diciembre de 2014 a un total de 17.239 millones de personas, lo que implica que en el SAT tienen registrados 11.66 millones de asalariados más que el número de trabajadores que reporta el IMSS.
De acuerdo con el diccionario, un asalariado es una persona que trabaja contratado por una empresa a cambio de un salario o sueldo.
Así pues, es alarmante que el SAT tenga en sus bases de datos 11.66 millones de contribuyentes más y que éstos no estén dados de alta en el IMSS si se supone que son asalariados y dependen de un patrón, esto nos lleva a la conclusión de que hay un severo problema de evasión ante el IMSS dado que sólo el 59.7% de los asalariados están dados de alta ante el IMSS; o bien podemos concluir que las cifras del SAT están infladas con contribuyentes que en realidad no están activos.
Ante la crisis de ingresos del Seguro Social, no se explica que el SAT no le pase al IMSS la información de todos los trabajadores que laboran en empresas para que puedan detectar cuales no han sido dados de alta en la isntitución de seguridad.
Otra fuente de incongruencia estadística la encontramos al analizar las cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI, la cual señala que en el primer trimestre de este año la Población Ocupada total en México sumó 49.806 millones de personas.
De acuerdo con los resultados de la misma encuesta, en el primer trimestre del año la población ocupada en el sector informal fue de 13.512 millones de personas, lo que representa el 27.13% del total, estas son personas que trabajan para unidades económicas no agropecuarias operadas sin registros contables y que funcionan a partir de los recursos del hogar o de la persona que encabeza la actividad sin que se constituya como empresa, de modo que la actividad en cuestión no tiene una situación identificable e independiente de ese hogar o de la persona que la dirige y que por lo mismo tiende a concretarse en una muy pequeña escala de operación.
De ser correctos los datos del INEGI, entonces tenemos que la población ocupada en México que labora en el sector formal sumó 36.291 millones de personas en el primer trimestre de este año, entonces tenemos 13 y medio de millones de personas que viven de la economía informal, sin identidad fiscal, sin pagar impuestos.
Pero algunos de ellos reciben con gusto toda la ayuda gubernamental que se les regale, ya que aún que ganen bastante bien, están registrados en todos los programas de apoyo gubernamental, ya sea federal, estatal o municipal, por lo que además de no pagar impuestos vivir mejor que muchos asalariados que pagan impuestos y seguro social.
Ahí es donde se encuentra la diferencia, el SAT lo que hace es buscar exprimir más a quienes ya tiene bien localizados y deja de procurar la recaudación de los escondidos, los que están a la vista de todos en los mercaditos en la producción de frituras, dulces, bolis y quien sabe cuántas cosas más que no solo se venden en los mercaditos sino también en las tienditas de barrio, sin factura por supuesto, será tan difícil cobrar algo a cada uno de ellos, no lo mismo que hicieron con los menores a los que materialmente quebra-ron, solo sobrevivieron los que no eran repecos y pagaban impuestos como tales, entonces.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: