fbpx

Coahuila está plagado de corrupción, abusos, inseguridad y desempleo… ¿y el gobernador?

Un abuso con daños ecológicos incalculables al entubar el agua que corre por las acequias de Parras.
Un abuso con daños ecológicos incalculables al entubar el agua que corre por las acequias de Parras.

Sin duda Coahuila vive un momento de angustia, dolor, desolación, pero sobre todo de amargura y de incertidumbre, pues el desempleo, la desigualdad, la pobreza extrema y el mal manejo de los recursos naturales y públicos, se han convertido en un tema de interés general.
Se han querido acallar voces que piden al gobernador del Estado que mire a los ojos a los coahuilenses, que los escuche, que no deje de lado a la ciudanía, pues ellos son su pueblo, se debe a todos los coahuilenses, no solo a los empresarios, ni a los miembros de uno o dos partidos políticos, sino a todos, pues todos somos Coahuila.
Los ciudadanos que piden su ayuda son miles, pero son pocos los que hablan por esos miles de coahuilenses, y a esos pocos se les reprime, se les persigue, se les acosa, y lo peor, se les pone un sello de delincuentes o enemigos del gobierno, cuando no es así, pues se gobierna tanto afuera, como adentro de palacio.
Viene a la mente de este quien escribe una anécdota que contó un extinto político de izquierda, quien fue convocado a dialogar con un gobernante y este le dijo: «Mire mi amigo, usted y yo vamos a gobernar juntos a partir de hoy, usted afuera y yo adentro de este edificio».
Así es como se construyen las democracias, con gobiernos que saben escuchar al pueblo y voceros del pueblo que se hacen escuchar por los gobernantes.
Cuando un gobernante escucha a su pueblo se convierte en amigo del pueblo cuando lo reprime y lo ataca, lo deja de lado y los insulta entonces es el gobernante quien se convierte en enemigo del pueblo y no al revés, aunque lo hagan ver así de simple aquellos que «protegen» la imagen del gobernante en turno.
Todos en la vida tenemos contrapartes buenos o malos, pero ahí están, y no por eso se vuelven nuestros enemigos, a veces son nuestros propios amigos o compañeros cercanos, pues no nos dicen que estamos haciendo mal, sino que nos hacen halagos y nos hacen ver como los buenos de la película, cuando en realidad nos hacen daño con su silencio y no permiten tampoco que haya voces a nuestro alrededor que nos digan que hacemos mal algunas cosas, incluyendo nuestro trabajo y lo que es peor, no permiten que veamos las realidades del mundo exterior.
Es el caso de lo que hoy sucede en Coahuila: hay apatía gubernamental, saqueos de las arcas estatales, corrupción, inseguridad, desempleo, marginación, enriquecimientos ilícitos de algunos malos alcaldes como es el caso de Oscar Flores Lugo en San Buenaventura, Coahuila, quien ha hecho uso indebido de los recursos púbicos ya dejado a su pueblo con una imagen pésima ente el resto del estado.
En Monclova, hay desempleo con el despido de poco más de mil 500 trabajadores de la empresa Altos Hornos de México, cuyas familias quedaron desamparadas y lo peor, que no hay empleos suficientes para ellos en la región carbonífera y las minas no tienen las plazas necesarias para ocupar a estos ciudadanos.
Parras de la Fuente, vive un problema de extracción irregular de agua de sus mantos acuíferos y lo más triste, nadie detiene la mano de quien se ha apoderado del agua y ahora busca la manera de entubarla y dejar sin agua a más del 60 por ciento de los propietarios de huertas que siembran y cosechan diferentes tipos de frutas entre ellos nogales, higueras, duraznos, peras, entre otros que les dan vida y sustento a sus hogares.
Es triste ver como Coahuila se desmorona poco a poco y lo más triste es que quien gobierna al Estado no permite la crítica, pues dice que quien lo critica es un delincuente o tiene nexos con la delincuencia organizada, cuando no es así, pues en todo momento se le quiere ayudar que gobierne con prudencia, con buen criterio y no con «energía» que no sirve de nada bueno, solo sirve para reprimir y oprimir más al pueblo.
Decir que hay pobres, analfabetas, malos alcaldes y pésimos funcionarios públicos es decir la verdad. En cada municipio de Coahuila, en cada estado de la república los hay, que no se acepte la realidad de parte del jefe del ejecutivo es otra cosa muy distinta.
La verdad está ahí, nadie es dueño de Coahuila ni de sus municipios, ni siquiera quien gobierna, el pueblo es quien tiene la obligación de pedir cuentas a sus gobernantes y los gobernantes de rendirle cuentas a su pueblo.
Pero pasa que en muchos casos, los políticos padecen la enfermedad del poder conocida como el síndrome de hubris que hace que los políticos sean soberbios, altaneros, arrogantes e intolerantes.
De ahí que cargados de autoconfianza, soslayen a su pueblo y le den la espalda, luego de que el mismo pueblo les dio el voto a su favor para que ocuparan el puesto o cargo público que ostentan.
Es increíble como suceden estas cosas en Coahuila, que haya políticos enemigos de su pueblo que no vean ni escuchen las voces que claman por justicia.
Enaltecen al estado como el primero en el país de implementar juicios orales para castigar delincuentes. También mencionan que Coahuila es el primero en exportación de acero, cuando la industria se ve afectada por la entrada de acero chino y lo que es peor, que se han cancelado el cobro de aranceles para la importación del metal, lo que ha provocado el despido de trabajadores de AHMSA.
Y aquí va la pregunta, se dice que el entubamiento del agua de Parras es una obra que ayudará a la sustentabilidad del vital líquido pero ¿acaso no pensaron que la mejor manera de cuidar el agua es dejar que siga sus cauce en las acequias?
De esa manera se recargan los mantos acuíferos, de la otra manera se secan y se extingue una riqueza oriunda de un pueblo mágico que es netamente agricultor, pues la industria no representa mucho de lo que Parras, a no ser por la mezclilla, los dulces regionales y el vino.
Piedras Negras, Coahuila vive su peor crisis acuífera y tampoco se han puesto a ver la necesidad de crear un reservas que ayuden a mejorar y a hacer más eficiente el abasto de agua en las viviendas.
Ciudad Acuña Aún sigue padeciendo los estragos ocasionados por un tornado atípico que devastó una colonia entera y siguen los afectados esperando que las autoridades les cumplan con sus promesas de ayuda para reconstrucción, pues a decir de habitantes de aquella fronteriza ciudad, los avances son muy lentos.
La región lagunera de Coahuila tiene sus propios conflictos y es que la violencia en aquella región es cierto ha disminuido, pero no del todo, y aunque se dígalo contrario, Torreón, San Pedro, Matamoros y Francisco I. Madero, aún noven llegar la paz a sus municipios.
En fin son muchos los puntos que se deben tomar en cuenta por los gobernantes, pues Coahuila está al borde de un estallido social, toda vez que el pueblo está despertando de un letargo ancestral que puede salirse de control si no trabaja de manera eficaz por quien se supone, dirige un estado, «con energía»…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: