fbpx

Deudas Veredes

De aquí al fin del sexenio la deuda se va a disparar, y no precisamente en la sien… ¿y adivine quienes vamos a ser los paganos?

Rubén Moreira. Dice Hacienda que se contrató de deuda adicional a la que ya nos sabíamos, a la que el congreso autorizó el año pasado para el pago de proveedores que siguen sin ver sus cheques y que hasta la procuraduría de justicia les están echando encima con tal de hacerles de chivo los tamales
Rubén Moreira. Dice Hacienda que se contrató de deuda adicional a la que ya nos sabíamos, a la que el congreso autorizó el año pasado para el pago de proveedores que siguen sin ver sus cheques y que hasta la procuraduría de justicia les están echando encima con tal de hacerles de chivo los tamales

Coahuila, según la machacona, estupidizante y costosísima publicidad gubernamental, es un estado con energía… cualidad que no demuestra para nada que sea realmente de importancia para el pueblo, y por el contrario, que efectivamente contribuye a hacer más ríspidas las de por sí broncudas relaciones entre los coahuileños.
¿A qué se ha dedicado el gobierno de Rubén Moreira, a falta de lo que es su primera obligación, la realización de obra pública?, ah, pues a promover enfrentamientos reales y ficticios entre la población, usted lo ha visto:
¿Qué necesidad había de meterse a reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo, quienes querían pasarla juntos lo habían hecho desde siempre, sin mediar papel alguno, y de hecho la gran mayoría de quienes sienten afinidad por sus iguales, prefieren seguir así, conscientes de que eso que llaman legalidad lo único que ocasiona son complicaciones.
¿Qué necesidad había de clausurar los casinos?, como no sea que se pruebe cierto que lo que querían las más altas autoridades del gobierno del estado y del municipio de ese entonces, que querían una pizcacha tamaño león del negocio y sin ensuciarse nada, la medida resultó totalmente inútil para contener la ludopatía, proteger a las familias y otras sandeces que le atribuyeron.
¿Prohibir las corridas de toros?, necedad que perjudica sobre todo a los toros, cuyos criadores procederán a sacrificarlos para hacer hamburguesas, ya que mantener ganado de lidia que no se puede lidiar es tan mal negocio como sostener jirafas, tigres, leones y demás fauna también prohibida de los circos.
Y a eso precisamente llegamos, el segundo moreirato se ha caracterizado por pretender atraer los reflectores de la opinión pública, no con algún beneficio tangible o convivencial, sino al crearle conflictos allí donde no los había.
Pero podría usted decir, bueno, esos programas gubernamentales en los que se ha especializado la administración estatal, deben ser baratos, deben salir mucho más económicos que, digamos, construir puentes, pasos deprimidos y pasos elevados por toda la geografía de la entidad.
Pues no, si por algo se ha caracterizado el sexenio, aparte de lo ya mencionado de enfrentar a los coahuilenses entre sí, cuando más falta tenían de estar unidos ante la desgracia financiera denominada megafraude, es precisamente por su pésimo manejo de los dineros públicos, donde de plano los cráneos de la secretaría de finanzas no le encuentran la cuadratura al círculo.
Solo para referirnos a uno de los más recientes clavos incrustados a mazazos en el ataúd que guarda el destino de los coahuileños de las siguientes tres o cuatro generaciones, hace pocos días la Secretaría de Hacienda y Crédito Público dio a conocer un reporte sobre el comportamiento financiero de las entidades federativas, luego de que se dijo, se cacareó y se rebuznó sobre la imposición de disciplina en materia de contratación de más deuda por parte de estados y municipios, el informe señala que los gobiernos estatales cuando menos, se pasan la ley por el proverbial arco del proverbial triunfo, haciendo lo que les viene en gana en el tema del endeudamiento.
Dicho con todas sus letras, este su querido montón de arena norteño, se llevó el vergonzante primer lugar en crecimiento de la deuda pública en el primer semestre del año, puesto en pesos y centavos, lo que dice Hacienda que se contrató de deuda adicional a la que ya nos sabíamos, a la que el congreso autorizó el año pasado para el pago de proveedores que siguen sin ver sus cheques y que hasta la procuraduría de justicia les están echando encima con tal de hacerles de chivo los tamales, suma dos mil 65 millones de pesos, un incremento de un poquito menos del 6% de lo que ya se tenía como pasivos, para llevar la loza que pesa sobre la espalda colectiva de los coahuilenses a 36, 926 millones de pesos, cuando que en diciembre del año precedente se ubicaba en 34 mil 861 millones.
Que esto nos sirva a todos los periodiqueros, ya no hay que decir que la megadeuda es de 36 mil millones, estamos a menos de cuarenta millones de los 37 mil millones, o estábamos cuando se hizo el reporte, porque a Ismael Ramos y su patrón Rubén les cuesta una nada endeudarse por esa lana y tronársela en pitos y flautas, al fin que siempre está la posibilidad de una enésima renegociación, ¿y qué más conveniente renegociación a sus ojos que cerrar la cifra a 37 mil millones redondos?
Y alguien podría decir que la situación es de emergencia económica, pero el argumento este cae por su propio peso, porque ya dijimos que Coahuila fue el estado que más se endeudó, pero de las 32 entidades federativas, el nuestro y otros trece se deschongaron para seguirse ahogando en deuda pese a las restricciones de la nueva legislación.
Pero los otros 18 estados se las ingeniaron para reducir sus compromisos financieros, y mire que entre la lista de los que se ganaron la estrellita en la frente está el D. F., con una deuda monumental, Jalisco que no canta mal las rancheras, y Chiapas, uno de los más pobres del país.
Coahuila con todas sus disque ventajas y excelente administración… es el que más se enloda, sin que nadie podamos hacer nada.
Pero si usted cree que las cosas van a cambiar en lo que resta del sexenio, olvídelo, el actual gobierno llegó a saquear lo que todavía quedaba, y a falta de algo que rascar en las arcas… pues a pedir prestado, que al fin los javieres y los torres López ya les habían enseñado el caminito, no por nada siguen tan campantes disfrutando de lo robado.
De aquí al fin del sexenio la deuda se va a disparar, y no precisamente en la sien… ¿y adivine quienes vamos a ser los paganos?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: