La democracia es fuente inagotable… ¡de ingresos para los políticos!

Noticias de la Aldea.-

Escribe: Fidencio Treviño Maldonado.-

“Todos los males de la democracia pueden curarse con más democracia…”

Emanuel Smith

marcha

La mentira, el engaño, la falacia, el embuste y la falta de confianza, nos siguió, nos alcanzó, llegó y se quedó como estigma de una utopía ortodoxa (Proyecto muy bueno, pero irrealizable, es decir, un sueño onírico, Gibado).

La justicia y sus leyes son en este país letras muertas y muy acorde la frase de “Todo el peso de….” no de la ley, sino del influyente, su capital político y desde luego el peso de dinero. La costumbre de ver tanta corrupción nos ha convertido en un pueblo sin esperanza alguna para muchos, sin remedio para otra gran mayoría y, resignación, creyendo que así debe de ser, porque ya son varias generaciones que no han conocido otro sistema de gobierno más que el actual, considerados unos primigenios los que construyen esta nación y que  democratizaron hasta la institucionalidad, con una política que no remedia ni previene nada, que no construye ni restituye nuevas formas, sólo arcaicas maneras burocráticas, alternancia simulada, corrupción y la impunidad, todos estos rasgos aceptados, y hasta considerados que democratizan en opinión de quien los lleva a cabo.

Es inaceptable por la población eso de que, quien fue elegido en forma “Democrática” por las masas del país, diga o declare que la “Corrupción en México es cultural” como fue el caso del presidente de la república al hacer referencia a este nefasto rasgo tatuado en el 99.0099 de nuestra Clase Política.

Es decir nuestros políticos inventan más de lo que entienden, convirtiéndose en unos simples y oscuros exhibidores de indolencias y al inmiscuir al pueblo también democratizan su opinión. Un país envuelto en la burocracia como el nuestro, es un país estancado, el triunfo de la retórica y el fracaso del triunfalismo, una nación en donde la credibilidad de los ciudadanos está en muy baja estima por los que mandan, por los que fueron un día electos en la supuesta democracia que impera y que su confianza hacia los subordinados no existe, por el hecho de que para cualquier trámite, sobre todo en la gente de bajos recursos que es la gran mayoría, las copias de esto, de aquello, de recontracopias, y fajos de carpetas y notas, firmadas, selladas y papeles en cada vez que se arregla un asunto, sea judicial, agrario, de propiedades, de vehículos, escolares y ya no se diga en los juzgados del orden judicial , aun con la cantaleta de los juicios orales que a muchos años de su operatividad aún no se pueden llevar a cabo en el país; sólo en películas o telenovelas, es decir la burocracia institucionalizada y  democratizada llego a los recintos judiciales y su ostracismo sigue latente. Tal vez los penales de baja o alta categoría, como están clasificados, sean los únicos en donde la democratización está establecida por un régimen dictatorial, la dictadura del Estado, encarnada en la ley de la selva, en donde los semihombres establecen y marcan sus círculos de poder, entendiendo de que un penal, es otro Estado, con permiso del Estado.

“Ser un Estado o país democrático es vivir en el caos”, declaró una vez el Premio Nobel de Literatura y gran estadista W. Churchil y Napoleón agregaba “La democracia es poner simples reglas en la anarquía, porque ahora Francia será una nación con la anarquía Democratizada”, y en nuestro país hasta las reformas y cambios a la constitución, las leyes y reglamentos, primero nuestros “representantes ” los hacen republicanos y después los democratizan e institucionalizan extendiendo sus ideas al pueblo, nunca nacionalistas y pensando que el populismo es democracia se lanzan en franca procacidad, valiéndoles un cacahuate  podrido el pueblo….

En el caso de nuestra nación la democracia es un sofisma, es una fuente inagotable de ingresos para unos cuantos y un rosario o cascada de penurias para el pueblo. La democratización en todos los rublos se ha convertido en este país en un viacrucis y a la vez en una dictadura, a más de dos siglos de la Independencia, seguimos siendo más dependientes de otros países que en esa época, al terminar con una tiranía de hace 100 años, para la democratización del país, entramos a una simulación de todos los tipos de gobiernos, menos al que la clase gobernante le teme, a la verdadera democracia, en México, desconocida y completamente extraviada.

Sugerencias y comentarios; kinotre@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s