fbpx

HISTORIAS DEL COCHINERO ¿CUÁNTO MÁS HABRÁ DE ESO?

BAILE Y COCHINO.-

Por Horacio Cárdenas.-

luisfenrando

A no pocos observadores del proceso electoral que está en marcha en el estado de Coahuila sorprendió la jugada que hicieron varios de los partidos políticos en contienda, de aprovechar una de las incontables lagunas de la legislación, para ganarle un mes a las actividades de campaña, sin que esto implique o tenga la más remota intención de favorecer el juego democrático, para el cual se supone que se había incorporado esa posibilidad.

En efecto, si de lo que se trataba era de que, habiendo más de un aspirante a la nominación de candidato a gobernador por parte de un partido equis, se abriera un espacio de cuatro semanas de precampaña durante las cuales las bases, ahora sí que las bases, no las convenciones de delegados, las encuestas u otras faramallosas maniobras puestas en marcha para sacarse de la manga al “bueno”, decidieran entre aquellos que se sentían con merecimientos o simplemente con ganas de probar su popularidad, a ver si por esta sola característica salían ungidos candidatos, pues a dejarlo correr… pero no, porque sean de centro, de derechas o de izquierdas, en una democracia tan dictatorial como es la mexicana y su sucursal la coahuileña, ¿Cómo abrirle la puerta a que los simpatizantes elijan a otro que no es el que la jerarquía ya señaló con generoso dedo?

Digo yo, si andaban de la greña Luis Fernando Salazar y Guillermo Anaya por la nominación del Partido Acción Nacional, ¿Por qué no permitir que durante esos treinta días se dieran hasta con la cubeta llena de piedras, y que el sobreviviente, golpeado y todo, se trepara sobre el cadáver del perdedor?, ah no, salen con su vacilada, aséptica eso sí, de que sería lo que las encuestas dijeran y plegándose a lo que monseñor presidente del Comité Nacional dijera. Toda la estamina de Salazar que demostró que tenía en tweets y facebookazos, habría dado para una excelente precampaña, pero dijeron en el PAN ¿y que tal si gana?

En el PRI no bailan tampoco nada mal las colombianas, ¿qué argumentos no habrán utilizado quienes tienen esa capacidad de ser escuchados y obedecidos por personajes que por lo general no le hacen caso ni a su mamá ni al médico o al confesor, para que gentilmente decidieran abdicar a sus ambiciones Jericó Abramo, Tereso Medina, y otra media docena de grillos que se sentía que nomás con decir “si quiero” el electorado los aclamaría?, ¿Por qué no hacer uso de lo que les permite la ley electoral y se presentaban como aspirantes para jugársela en una precampaña y que el mejor se llevara la nominación?, porque eso es democracia y de eso no quieren saber nada ni partidos, ni autoridades electorales ni ciudadanos ni nadie. El caso más patético es el de Hilda Flores, que pidió licencia en la cámara de senadores, arriesgándose a que le hicieran de chivo los tamales no pagándole una quincena entera, si ya había hecho el show de la licencia, con la que quería presionar al partido ¿Por qué no se inscribió, qué le dijeron para que se arranara y recorriera el vergonzoso caminito de regreso para decir que siempre no, que quiere seguir cobrando como senadora hasta el fin del sexenio o el dedo elector decida otro destino para ella?

El hecho de que en el PAN haya una precampaña con un precandidato patiño de Memo Anaya que no asoma la cabeza porque no vaya a robarle un 0.005 de los votos de los simpatizantes, no es nada diferente a que Jesús Berino Granados la haga de sparring de Miguel Ángel Riquelme en el PRI, o un no se quien le sirva de punching bag a Armando Guadiana para exactamente lo mismo: hacer uso y abuso de la ley, cuando que el asunto está más que arreglado en sus partidos, que no quieren ceder ninguna oportunidad de placearse dizque para convencer al electorado que solo visitan cuando se les antoja cosechar sus votos.

Para el caso de las violaciones y sacarle la vuelta a la ley electoral, ¿Cuántos de los que ahora están en precampaña o que se lanzaron al vacío como independientes, no incurrieron en actos anticipados de campaña?, todos ¿y quién de ellos fue sancionado por ello?, ninguno.

Era para que por lo menos un parecito de los que ahorita andan como sonajas haciendo ruido por todo el territorio coahuilense no pudieran ni inscribirse por haber aparecido su carota en espectaculares en los que presumían sus virtudes, sus hechos pasados y sus promesas para el futuro, y nada. Si los políticos priístas, panistas y demasistas corren riesgos calculados que consisten básicamente en que tienen calculado que no hay ningún riesgo, y allí está la prueba por si hiciera falta.

Pero además de la cuestión de actos y la cuestión de tiempos, está la no menos importante de los dineros, pero si no estaban en campaña ni en precampaña ¿Quién supervisa que se gasten tanto más cuanto dinero en acciones que no pueden tener otro objetivo que el de atraer el voto, de las multitudes (es un decir) o de quienes tienen en su mano las decisiones partidistas de nominaciones y otras cosillas igual de importantes?, nadie otra vez.

Lo único que nos queda claro es que la legislación electoral, esa que cada vez que acaba un proceso se abre para “perfeccionarla” en vez de mejorar con los cambios, termina por permitir más y más burdas maneras de brincársela, por lo pronto lo mínimo que podría pedir uno, a ver si así se les quita, es que así como Tin Tan no podía salir sin Marcelo su carnal, así como Capulina no era nada sin Viruta, así como Chilinsky no era nadie sin Manolín, ni el Washanwear sin el Mostachón, vamos exigiendo que durante todo el mes de precampaña los ungidos anden esposados con sus patiños (¿se imagina a Riquelme durmiendo un mes entero con Berino?, hasta la toalla tiraba), porque luego no los van a volver ni a querer saludar en la calle o en las asambleas del partido.

Sabemos que no sirve para nada, pero en descargo, para que de perdida les duela un poco burlarse de la ley y del pueblo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: