fbpx

Los zetas llegaron a Coahuila de la mano de Guillermo Anaya

*** No puede negar los vínculos con su cuñado Sergio Villarreal «El Grande».-

*** Felipe Calderón dio órdenes de no apoyar a Coahuila en la lucha contra el narcotráfico.-

charles2

Saltillo, Coah., 28 de marzo.- El ex fiscal Jesús Torres Charles reconoció que en Coahuila sí vivían grandes capos del narcotráfico, que llegaron a habitar a Torreón desde el 2013 donde se paseaban libremente por esta ciudad porque estaban emparentados con el entonces alcalde Guillermo Anaya Llamas.

Recalcó que el panista nunca podrá negar sus vínculos de amistad y parentesco con los principales capos de la droga. “Todos sabemos que el hermano de Sergio Villarreal “El Grande” estaba casado con la hermana de Guillermo, Elsa María Anaya, y sí había otros capos que vivían en Coahuila, efectivamente que se paseaban por aquí. Él nunca fue investigado, tampoco las declaraciones de Sergio Villarreal contra Guillermo Anaya fueron investigadas, al contrario fueron sustraídas del expediente.”

Torres Charles señaló que el compadre del actual candidato del PAN al gobierno del estado, Felipe Calderón se negó a apoyar al gobierno del estado en la lucha contra los zetas y se mostró extrañado de las declaraciones que vertió en su reciente visita a Saltillo: “El ex presidente tiene la lengua muy larga, pero la moral muy corta. El perfectamente sabe cómo se dio el fenómeno del narcotráfico aquí en Coahuila y en todo el país, efectivamente había grandes capos que vivían en el estado, vivían desde el 2013 en Torreón, se paseaban libremente por esa ciudad y estaban emparentados con el alcalde que en ese entonces era Guillermo Anaya.

Referente a que el Presidente conocía lo que acontecía en la entidad, explicó “si el presidente Calderón lo sabe es porque yo se lo dije, yo le proporcioné miles de páginas con fotografías, mapas aéreos, redes de vínculos y entonces se me dijo a través del señor Ramón Pequeño, jefe antinarcóticos de la Policía Federal me dijo “tú no te metas, tú no tienes la capacidad, nosotros vamos por ellos ¿cuándo vinieron? Jamás”.

“Se tuvo que largar Calderón de la Presidencia de la República para que pudieran agarrar a los jefes de los zetas y ahora él quiere decir otra cosa, pero a los hermanos Treviño Morales no los agarró Felipe Calderón, se tuvo que ir él para que los pudieran agarrar igual que se tuvo que ir él para que pudieran agarrar a su socio Joaquín “El Chapo” Guzmán”.

Hizo hincapié en que el expresidente vino a a reactivar viejas rencillas con el exgobernador Humberto Moreira porque no dejó que ganara su hermana la gubernatura en Michoacán.

Torres Charles recordó que desde que era procurador en Coahuila, a partir del 2007 empezó a recabar información, elaboraron un mapa del estado con las rutas del trasiego, con las rutas del tránsito. “El señor gobernador en aquel entonces se entrevistó con el presidente y personalmente le entregó ese mapa, le pidió el auxilio del ejército y de La Marina para que coparan esos puntos por donde se movían los narcos, se les pidió apoyo y no es cierto que no hayamos querido trabajar con el Ejército y La Marina cuando nosotros les comprábamos las camionetas, el gobernador les daba la gasolina para que el Ejército pudieran funcionar aquí, cuando vino La Marina se les ofreció construirles una base naval en la presa de la amistad.”

Cuando estuvimos trabajando como fiscales todavía con el Procurador Charles Chávez, acordamos la creación de un área conjunta de trabajo, Durango, Coahuila y la Federación. En La Laguna, la Universidad Autónoma de Coahuila iba a donar un edificio para poner ahí la base de operaciones y el Presidente la vetó. Estábamos solos en la lucha contra el narcotráfico y lo que hacíamos con el ejército es porque nosotros los apoyábamos.

Es una visión engañosa decir que en Coahuila ya pasaban esas cosas, Felipe Calderón entregó un México incendiado, porque el problema se dio en todos los estados del país y había estados muy graves como Jalisco y Guanajuato gobernados por el PAN y ahí si se callaba, ahí decían que no pasaba nada.

Hubo graves omisiones del Presidente, yo estoy seguro de que él daba órdenes de que no nos ayudaran, específicamente él tenía el interés de que aquí fallara la lucha contra el narco. Y es muy grave que un jefe de estado gobierno contra quienes no piensen como él, que era la mayoría de México y que utilice un tema tan delicado, como la seguridad pública y como la justicia para solventar sus rencillas personales y sus propios complejos.

En el caso de Allende no hicieron absolutamente nada, se iniciaron las investigaciones se hizo un desglose, se hizo una copia certificada de averiguación previa, se entregó en las oficinas de la SIEDO, se les dijo aquí hay un tema muy grave de delincuencia organizada, que corresponde investigarla porque está comprobada la intervención del grupo criminal y jamás emitieron una respuesta.

Y en las mesas de coordinación donde nos reuníamos autoridades estatales y federales, el tema se trató abiertamente y se pidió el apoyo de las autoridades federales para que intervinieran en esa región.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: