fbpx

La PGR anda rondando a RCG y sus «relaciones peligrosas»

baile y cochino.-

CON PUBLICISTAS COMO ESOS…

Por: Horacio Cárdenas.-

casimiro

Cuentan que su papá, Casimiro el viejo, le decía a su hijo Roberto, que jamás se deshiciera de los negocios de medios de comunicación como él se los había dejado, el de la televisión por cable, porque era, en sus propias palabras, una “maquinita de hacer dinero” que mes con mes le reportaría la estabilidad económica para soportar cualquier aventura, y que además de eso jamás se deshiciera del canal y las estaciones de radio porque con ellas podía ejercer la presión necesaria a los políticos para obtener los favores que se llegaran a necesitar, haría amigos entre la gente poderosa, y en un descuido hasta arañaría el poder mismo, tanto en lo económico como en lo político.

Pues bueno, el destino no siempre es amable con los que se portan bien ni gacho con los que se portan mal, y a veces hasta a los más encumbrados se les olvida que por muy sacalepunta que se sientan, no dejan de ser meros engranajes de una maquinaria que en cualquier momento puede chisparlos para poner a otro que sirva todavía mejor para que el aparato siga funcionando.

La vida le ha deparado reveses y hasta sustos a Roberto Casimiro González, sin embargo todavía no se ha llegado el momento de que el sistema lo considere desechable por haber agotado su utilidad, pero no ha de estar ya demasiado lejos. Recordemos que Grupo RCG tuvo uno de sus primeros grandes momentos durante su asociación con el tristemente célebre Juan Chapa Garza y Grupo Aztlán, con el que concretó importantes negocios en los primeros años de la década de los noventa. Todo iba viento en popa… hasta que a la Procuraduría General de la República le llenaron el hígado de piedritas, y teniendo la ventaja de que el “ing. José Luis García Treviño” era ciudadano norteamericano, sin tocar baranda lo puso de patitas en la frontera, para que enfrentara la justicia de los Estados Unidos. Oh sorpresa que en el momento de la detención, que ocurrió el 28 de octubre de 1994 en La Paz Baja California sur, Chapa viajaba a bordo de un avión que era propiedad de Roberto Casimiro González, y para pronto que le ponen los sellos de aseguramiento, comenzando el viacrucis para que se lo devolvieran en calidad de chatarra años después.

Pero esa no fue la principal complicación, de demostrar que sí eran socios… pero en nada que ameritara romper lanzas con uno de los fieles vasallos del sistema, que además así lo tenían agradecido y pescado de blanda sea la parte. Lo verdaderamente vergonzoso de la relación de negocios entre Chapa y González fue el regaño que le mereció de Ernesto Zedillo a Eliseo Mendoza Berrueto, por haberlo llevado a un local estilo “art nacó” por el periférico Luis Echeverría, durante su campaña presidencial, que luego resultó ser lavadero de dinero.

Todo fue que se les quitara el susto, para que volvieran a las andadas, como si les hiciera falta el dinero, de entre todos los prominentes coahuilenses que han sido señalados como socios, cómplices, tapaderas de Juan Manuel Muñoz Luévano, conocido cariñosamente en el mundo del hampa como “El Mono Muñoz”, figura de nueva cuenta Roberto Casimiro González, quien según datos de la SEIDO recogidos por la Revista Proceso “invertía el dinero de Juan Manuel Muñoz en distintos paraísos fiscales a través de distintas compañías y un banco en San Antonio, Texas y Holanda” (http://www.proceso.com.mx/467656/casimiro-gonzalez-empresario-medios-al-servicio-mono-munoz) configurándose el delito de lavado de dinero, lo que dio lugar a que por allá a finales de diciembre de 2016, el Ministerio Público Federal auxiliado por personal de Infantería de Marina de la Armada de México, se apersonaran con la delicadeza que lo caracteriza a realizar un cateo en la fastuosa vivienda, esta estilo “Early Ñero”, que Casimiro tiene en la capital de Coahuila, siendo la comidilla de la buenas conciencias que el propietario de medios más buscado, se hallaba oculto en su cuarto de seguridad, que no lograron localizar los marinos… o que tenían órdenes de no hurgar con demasiado entusiasmo, porque ya sabe cómo son tiernos estos cuates, y si no que lo digan las fotos del cadáver de Arturo Beltrán Leyva, con los pantalones bajados y los calzones Calvin Klein llenos de dólares.

Entre la mala memoria de los mexicanos y las pocas ganas de rendir cuentas de las autoridades, nadie ha exigido y nadie ha ofrecido resultados de lo hallado en aquel famoso cateo a la casa de Casimiro. Y sí, nadie puede decir que esté acusado de nada… como tampoco nadie, ni él mismo, puede decir que esté exonerado y “que se trató de un error”, más bien se nos ocurre que la PGR tiene pescados más grandes que freír que un cacique pueblerino.

Pero una cosa es que no lo traigan a salto de mata o que no lo hallan embotellado de origen, y otra que el personaje no represente riesgos de asociación delictuosa. Sobre todo en estos tiempos que corren de campañas electorales, los políticos son capaces de hacer alianzas con el mismísimo demonio con tal de hacerse de los votos que los arrimen al ansiado triunfo, y es allí donde RCG ha desarrollado un afilado colmillo al paso de los sexenios.

Con los candidatos que pierdan, ni modo es dinero apostado a la ruleta y que se fue por el caño, pero con el que salga ganador… no vaya a ser que el susodicho personaje los tenga tan acogotados como en otras latitudes tienen a los intermediarios en las donaciones a Andrés Manuel López Obrador. Estos casos se ventilan más y mejor que lo del cateo.

Todavía recordamos a un colega periodiquero que llegó con la noticia de que el gobierno había revisado el convenio de RCG al comienzo del sexenio, le iban a dar un millón mensuales…. Lo mismo que el anterior, pero en vez de pesos iba a ser de dólares… ahora tendrán que ser dos o tres, pero cuidado, que la PGR y su brazo armado la Infantería de Marina anda rondando.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: