fbpx

Terror por el camino de Santiago Matamoros

Escribe: Alfredo Reyes Ramos.-

terrorismo.jpg

La “guerra santa” del Estado Islámico es una ofensiva de fanatismo irracional, como la hemos visto en atentados recientes que buscan aniquilar a los “infieles” al integrismo de su credo confesional aunque, nosotros, sin estar conscientes de ello, también somos fanáticos religiosos y ofendemos al Islam.

Es lamentable que el terror islámico contra España haya impactado a Cataluña pues, para empezar, hay que decir que el pueblo Catalán no se siente español y, asimismo, no hay que olvidar que fue Cataluña una de las comunidades más castigadas por el terrorismo de otro Estado fanático religioso como fue el del Nacional Catolicismo implantado por el dictador Francisco Franco, tras el golpe que derrocó a la Segunda República Española.

Un golpe militar consumado por un Estado católico integrista conformado por curas y militares con profundas raíces en la Inquisición y la Contrarreforma, mismos que desataron la sangrienta cacería contra todos los republicanos, especialmente de vascos y catalanes vencidos en la Guerra Civil.

Por eso resulta aberrante que los catalanes sean hoy el blanco del Islam acusándolos de ser los responsables de la masacre de moros por la Inquisición española. Ofensiva de fanatismo religioso que no es más que un viejo almanaque de la estética fascista implantada por la Falange española formada por un ejército de hombres mitad curas y mitad soldados, una reminiscencia atroz de Santiago Matamoros, Tomás de Torquemada y de Iñigo de Loyola.

Y es que su equivalente yihaidista ataca ahora a Cataluña como hace ochenta años lo hizo Franco con su espada asesina, la misma que fue bendecida por Eugenio Pacelli, el Papa Pío XII, el pontífice acusado de solapar el Holocausto y de haber permitido que el clero español siempre estuviera junto a Franco, bajo palio, recibiendo las treinta monedas con la efigie del dictador y la leyenda inscrita: “Francisco Franco caudillo de España por la gracia de Dios”.

Cierto es que los terroristas fallaron en su ataque a la catedral de la Sagrada Familia en Barcelona, un intento inaceptable en cuanto a que dicho templo nada tiene que ver con la Contrarreforma, ni con la Inquisición y, mucho menos, con el santo más venerado de España, Santiago Matamoros.

Y aquí topamos con el fanatismo católico similar al del Islam; la veneración al apóstol Santiago, también llamado el “Matamoros”, mismo que aparece en todas las iglesias católicas blandiendo una espada y matando musulmanes, algo inaceptable si se busca la paz y la hermandad entre religiones. Y para que vea usted la dimensión de dicho culto, basta decir que aquí en Coahuila, el “Matamoros” tiene un municipio con su nombre (aunque se refiera a un apellido), y que es el santo patrón de Saltillo, Monclova y Viesca.

Seguramente el Vaticano va a impedir que las imágenes del apóstol Santiago sean cambiadas por otras menos agresivas, como también ha impedido que los musulmanes entren a orar a la Mezquita de Córdoba, misma que ellos construyeron y que ahora es una catedral católica.

Y conste que el Estado Islámico puede llegar con su terror a muchas partes del mundo por el camino de Santiago, nomás deje que los de la Yihad se percaten de la existencia de cientos de templos dedicadas al “Matamoros”, desde Tijuana hasta Santiago de Chile y en muchas ciudades de España y del mundo, gracias a nuestro fanatismo católico religioso que, igual que la Yihad, también es reprobable.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: