fbpx

Asesino de la maestra Aracely se entrega; enterró el cuerpo bajo su propia cama

*** El corazón seguía latiendo y su sobrino Pepe Chuy no soportó más.-

aracely4

Saltillo, Coah., 28 de septiembre.- Terminó la búsqueda de la maestra Aracely Espinoza. Las autoridades encontraron su cuerpo enterrado bajo su propia cama. Fue su sobrino Pepe Chuy quien, cansado de malos tratos y con el efecto de las drogas, decidió arrancarle la existencia.

Hasta el momento se desconoce el sitio y la forma en que la maestra, de 48 años de edad, fue asesinada porque, de acuerdo con las investigaciones e información de familiares, salió de su domicilio el pasado 12 de septiembre en la mañana y desde entonces no se supo nada más de ella.

El ahora presunto asesino fue criado por la mentora luego de que la hermana de ésta, Diana, lo abandonó. En la calle Nicolás Bravo, los vecinos conocían a Pepe Chuy. Todos sabían del maltrato que le daba la maestra. “Aracely lo golpeaba a diario. Los gritos podían escucharse por todas partes. El refugió sus penas y desgracias en drogas y en el alcohol que consumía en la cantina “El Estudio”.

En varias ocasiones fue detenido por la policía municipal debido a que junto con otros drogadictos cometían asaltos por la calle de Bravo. “Todos le tenían miedo”, dice uno de los vecinos.

Las golpizas que le prodigó la maestra Aracely a Pepe Chuy no resolvieron el conflicto que vivían. Ella intentaba sacarlo de las drogas y él decidió acabar con su verdugo.

Después de asesinarla, sin importarle nada, decidió enterrarla bajo su propia cama. Ahí estaba con sus 1.74 metros de estatura, su robustez, su tez blanca, sus ojos cafés y su cabello rubio.

Ahí estaba, debajo de la cama, vestida con su blusa azul marino, su pantalón de mezclilla y sus botines rosas.

En esa cama dormía Pepe Chuy. Y desde su pequeña altura vigilaba que el “monstruo” no saliera más a golpearlo. Era un centinela.

Pero las drogas hacían cada vez más efectos sobre su cerebro y, muy al estilo del cuento “El Corazón Delator” de Edgar Allan Poe, Pepe Chuy empezó a escuchar los latidos de su corazón, el bum bum del “monstruo” no lo dejaba descansar, no podía dormir.

Por eso, después de 16 días de mantenerla “prisionera”, ayer ya no soportó más los latidos de ese corazón y decidió denunciar sus acciones.

Fue así como la policía logró detener a Pepe Chuy, el presunto asesino de la profesora Aracely.

2 comentarios sobre “Asesino de la maestra Aracely se entrega; enterró el cuerpo bajo su propia cama

Agrega el tuyo

  1. Realmente escriben pura mierda, saben que todo es mentira pero solo quieren lucrar con eso, MENTIRAS!
    Ojalá y se pudran en el infierno malditos bartardos lacras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: