fbpx

AMLO ¿Agente ruso? Suena ridículo pero está sucediendo

La ultraderecha del “PRIAN»

Escribe: Alfredo Reyes Ramos

morena4

No está por demás recordar a la derecha política dentro de nuestro espectro ideológico, perfil muy bien definido por algunos militantes del nuevo y creciente “PRIAN”, una facción de contrarrevolucionarios, adversos a la igualdad, conservadores, fanáticos religioso, contrarios a la justicia social, al laicismo, a las ideas progresistas y con cierta afinidad a tendencias monárquicas e imperiales. Más aún, la ultraderecha combate el aborto, el uso de preservativos, los matrimonios gay, la libertad de conciencia, de expresión, de manifestación y de asociación, casi el fascismo, por no decir más.

Y de ese tipo de militantes es de los que se ha nutrido últimamente tanto el PRI como el PAN, lo vemos con personajes como Rafael Moreno Valle y Miguel Ángel Yunes Linares desertando del PRI al PAN y con el inefable Javier Lozano Alarcón, que renegó del PRI para irse al PAN, partido que ahora traiciona para regresar al PRI, todo un clásico del “PRIAN”.

De Rafael Moreno Valle Rosas se puede decir que es herencia poblana de pura cepa diazordacista, la derecha fascista del antiguo PRI, pues su abuelo, el militar Rafael Moreno Valle fue gobernador de Puebla en el sexenio de Gustavo Díaz Ordaz, enemigo jurado de la izquierda desde su origen ligado al cacique poblano Maximino Ávila Camacho, asesinos de estudiantes, obreros y campesinos. Del militar Rafael Moreno Valle se recuerda la matanza de dieciocho campesinos en Huehuetlán y la masacre de otros cuarenta en el Monte de Chila. Díaz Ordaz lo mantuvo en el poder estatal pero, al llegar Luis Echeverría a Los Pinos, lo defenestró. El actual Rafael Moreno Valle Rosas, nieto del general represor, es militante del PRI-PAN, aliado de Elba Esther Gordillo, tiene voluntad de imperio –característica de la ultraderecha- pues pretende imponer a su esposa como sucesora del poder estatal. También es acusado de ser un represor, su testaferro es Ardelio Vargas Fosado, oriundo de Xicotepec y familiar de aquellos ganaderos que instigaron la matanza de campesinos en el Monte de Chila es, actualmente, director del Instituto Nacional de Migración y activo miembro del “PRIAN”.

De Miguel Ángel Yunes Linares hay poco que decir excepto que, “de la madera torcida de la humanidad no se ha hecho jamás nada recto”, como seguramente ratificarían don Immanuel y Berlín de haberlo conocido y, aunque usted no lo crea, es de los que aman las ruedas de molino y sueñan con una de ellas atada a su cuello añorando el fondo del mar, por algo ha sido acusado reiteradamente de pederasta. Converso panista desde los tiempos de Fox, es también un protegido de la maestra Gordillo. Sus aspiraciones monárquicas se manifiestan cuando pretende heredar a su hijo el gobierno de Veracruz.

Javier Lozano Alarcón, ofidio de recovecos traicioneros, hizo leña del árbol caído del PRI cuando lo abandonó para irse con Felipe Calderón. Ahora regresa al PRI a una posición a donde nunca han podido llegar priístas fieles de toda la vida. Un clásico de la derecha poblana, Javier Lozano es enemigo de sindicatos y de la izquierda política. Como en su momento Maximino, Díaz Ordaz y Gabriel Alarcón, fueron feroces anticomunistas e infundían temor con la amenaza soviética, ahora Lozano amenaza con un supuesto López Obrador apoyado por la Rusia capitalista. Autor de la frase perentoria “Coopelas o cuello”, satanizó a Fox por pedir el voto a favor de Peña Nieto. Bien dice la frase “Perro, perico y poblano…”.

La derecha asesina, por temor al marxismo, mató durante la Guerra Fría a cientos de miles de seres humanos. Operación Galdio (en Europa) y Operación Cóndor (Latinoamérica) son ejemplos puntuales. Ambos planes de exterminio sirvieron para eliminar a todos los sospechosos de izquierda. El genocidio fue consumado por los gorilatos impuestos por los EE UU en América Latina. Los dictadores Somoza, Trujillo, Stroessner, Banzer, Duvalier, Castillo Armas, Rojas Pinilla, Batista, Pinochet, Videla, etc., mataron a cientos de miles por ser sospechosos de comunismo o ser pro rusos. Hoy tenemos a Javier Lozano Alarcón acusando a AMLO de ser “agente” de Moscú, lo que nos recuerda a su abuelo, Gabriel Alarcón, famoso anticomunista poblano, acusado del homicidio del líder sindical Alfonso Mascarúa, por el hecho de ser de izquierda ¿Usted le cree a Lozano Alarcón que AMLO es “agente” de Moscú?…. Suena ridículo y anacrónico y sin embargo, está sucediendo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: