fbpx

La fábula de La Coneja y la Fiscalía

BAILE Y COCHINO.-

Por:_ Horacio Cárdenas.-

coneja5
La expresión de Alejandro Gutiérrez parece decirlo todo. (Foto de El Diario de Chihuahua)

Había una vez, hace muchos, muchos días, antes de navidad del año 2017, en un estado muy muy lejano al que propios y extraños llamaban Chihuahua, un rey que era muy malo, y que tenía muchos ayudantes tanto o más malos que él, porque como querían congraciarse con su amo y señor, ideaban las torturas más crueles para con la gente, a la que tenían aterrorizada.

Pues sucedió una ocasión, que la víctima de gente tan mala y fea fue una tierna y primorosa conejita, a la que unos agentes de la fiscalía general del estado de Chihuahua fueron a detener en su cómoda, ostentosa y por lo demás, elegantemente decorada madriguera, contando con el apoyo de otros agentes federales igualmente malos, que no metieron la mano ni la metralleta para defender a uno de los suyos, porque como es sabido de todos, los cuentos de hadas están llenos de traiciones, envidias, luchas intestinas y de poder, y según se dice la tierna conejita se convirtió en borrego de sacrificio en el pleito que se traían el favorito para suceder al rey de aquella comarca, y otro chino que se sentía con derechos superiores para ser el nuevo soberano, y que al no verse favorecido decidió destruir todo lo que había contribuido a crear y mantener.

Podríamos dedicar páginas y páginas a narrar con pelos y señales las torturas física, morales y sicológicas, el daño emocional que sufrió aquella pobre conejita, que llevaba por apelativo Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, y quien era de las mejores familias del vecino reino de Coahuila. Tanto era su terror de ser puesto en comunidad con el resto de los reos de aquella cárcel modelo de la capital de Chihuahua, que acusó al gobernador del estado Javier Corral Jurado, de haberlo torturado, hablada tan grave, que no solo alcanzaba los sacrosantos derechos humanos, retórica favorita de una de las naciones más cruentas del mundo, sino que alcanzó a tocar las más sensibles fibras del alma del candidato a la presidencia José Antonio Meade, quien se hizo eco de los dichos de la coneja, enderezando sus ataques contra una autoridad electa democráticamente, llegando a amenazar con quitarlo por torturador, nomás sea electo él presidente.

fepade3

Y mientras eso ocurría, en la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, la nunca bien ponderada y motivo de continuos escándalos FEPADE, decidieron que esto no podía seguir así, ejerciendo el supremo poder que le otorga la ley y conscientes del momento histórico y político que vive el país,  así que para pronto comunicaron a los cuatro vientos la atracción de la investigación sobre el desvío de fondos públicos del gobierno del Estado de Chihuahua durante el gobierno de César Duarte, a la campaña de gobernador del Partido Revolucionario Institucional, asunto en el que metió las orejas y las cuatro patas de coneja de la suerte, Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, quien en su calidad de secretario general adjunto del CEN del PRI, habría armado el tinglado para la triangulación de los recursos, embarrando de pasada a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, su titular pasado Luis Videgaray y su sucesor José Antonio Meade, y que por sus buenos oficios se habría llevado una nada despreciable comisión tasada también en millones de pesos.

Con todo y que las cosas estaban revueltas para la coneja y su obligada estancia de dieciocho meses, hasta ahorita, como huésped de la autoridad judicial chihuahuense, digamos que el panorama era razonablemente claro: el Partido Acción Nacional, el gobernador de Chihuahua emanado de ese partido, la fiscalía del estado, todos están interesados en demostrar la existencia de chanchullo, y sacarle el máximo provecho aventándole tierra y otras cochinadas al candidato del PRI a la presidencia, en un asunto que si fuera bien llevado, podría hacer tambalearse su pretensión de suceder a Enrique Peña Nieto como presidente. Ah pero cuando la FEPADE mete su cuchara, la trama de la fábula se tiende a complicar hasta lo incomprensible.

De entrada se podría pensar que siendo la Fiscalía especializada una dependencia orgánica de la Procuraduría General de la República, y esta parte del sistema, las decisiones que tome pasarán antes que nada por el tamiz de las conveniencias del grupo en el poder, y ya lo que haya logrado pasar, eso sí analizarlo con la ley en la mano y aplicarle todo el peso de la misma, que en materia electoral, como sabemos, no es precisamente mucho que digamos.

Donde surgen dudas de lo que pueda pasar, es que este es el primer caso gordo… dejémoslo en el primer caso a secas que le cae en las manos a Héctor Díaz Santana, flamante titular de la FEPADE, quien llegó al cargo luego de que por desinterés de la presidencia, por conveniencia del sistema, o por lo que usted guste, permaneciera acéfala, luego del fulminante cese de su anterior encargado Santiago Nieto Castillo, quien le acabó colmando el plato al presidente de la República, quien poco menos que lo calificó de traidor, al divulgar información que pudiera que fuera confidencial, pero eso es irrelevante, lo que sí es que no les convenía que anduviera circulando, y eso fue lo que provocó la ira presidencial.

La FEPADE durante el tiempo en que fue su mandamás Santiago el primo incómodo, no siempre actuó al gusto de sus patrones, de hecho quizá fueron más las veces en que los incomodó que las que los dejó contentos. ¿Pero qué es lo que se puede esperar de su actuación ahora que ha atraído el espeluznante caso de la conejita chanchullera?, ese es el problema, en este instante, la telenovela tiene tres finales posibles: uno, que se plegue la FEPADE a las órdenes de arriba, a saber, mantener limpio o en su caso limpiar el buen nombre de los embarrados Manlio Fabio Beltrones, Luis Videgaray y José Antonio Meade, cueste lo que cueste, y si para eso la Coneja Alejandro Gutiérrez tiene que pasar varios o muchos años en el bote, pues que así sea; otra es jugar a favor de la causa del gobernador de Chihuahua y del PAN, operando en contra del PRI y de los ya mencionados, con lo que podría perjudicar de leve a gravemente a los ya mencionados, pero otra vez llevándose de encuentro al que la justicia ya tiene puesto a buen recaudo, el ya citado Alejandro, la tercera opción sería dejar que la ley siga su curso, lo cual puede ser bueno o malo, dependiendo de donde tope, pero mientras, la incertidumbre no le hará un servicio a nadie en particular y al contrario, la credibilidad del sistema decaería todavía más de lo bajo que anda ahorita. Esta posición no agradaría a los partidos en contienda, que anhelan, acomodando los datos a su conveniencia, usarlo como estrategia.

Tan padre que estaba el argumento de la telenovela, con la conejita a punto de ser echada a los lobos del área general del penal de Chihuahua, y de repente el fiscal de la FEPADE, queriendo atraer los reflectores hacia su persona, dice aquí estoy y el tierno reo es mío… ¿Qué pasará?, no hay que perderse el siguiente capítulo, sobre el cual… nadie quiere darnos un adelanto.

Un comentario sobre “La fábula de La Coneja y la Fiscalía

Agrega el tuyo

  1. Alejandro fue el chivo expiatorio del PRI !!! Porque sabían que Alejandro Gutierrez tiene manera de comprobar sus bienes que fue el esfuerzo y trabajo limpio y honesto de » MAMA PACHA Y PAPA LUIS» Alejandro jamas se robaría un cinco «Quizá el solo recibio ordenes» Pero lo que si les aseguro «Alejandro Gutierrez es un ser humano maravilloso» DTB mi Alejandro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: