Es excesiva la producción de autos en México

autos

Noticias Diversas.-

Escribe: Héctor Barragán.-

VERDADERA REVOLUCIÓN.-

La esencia humanista de la lucha revolucionaria de 1910 fue plasmada en la Constitución General de la República que debió regir al país a partir de 1917. Sin embargo, tal carácter se le ha ido minando o atenuando, en lugar de hacer efectivos sus elevados propósitos, como el de proteger los intereses de los trabajadores, el patriotismo físico de la nación y la eliminación dogmas en la educación infantil.

Un verdadero creyente en la revolución y sus principios, fue Don Adolfo de la Huerta, Presidente de la República, con carácter interino el año 1920, su testamento político, todavía vigente, se podrá deducir de las palabras dichas a sus colaboradores inmediatos, Secretarios.

Dijo haberlos designado por su vocación de servicio al país; su lealtad a las instituciones, sus convicciones políticas, su acrisolado amor a los caros valores nacionales. Ya no más colgados, ni fusilados, ni perseguidos, no más destrucción, saqueos, asaltos, violaciones, no más hambre, ni más pánico, no más endeudamientos públicos ni parálisis económica, ni desempleo rural o urbano. Ordenaba llevar a la práctica las disposiciones de la Carta Magna.

Por supuesto que no caben más comentarios, sino recalcar los requisitos que deben cubrir los seleccionados a compartir la responsabilidad de gobernar, la obligación de preservar la paz, el orden y el respeto a la propiedad de cada quien, propiciar la bienestar físico de los habitantes, su alimentación, la honradez en el manejo de los recursos públicos y su austero manejo fomentar la actividad económica y la ocupación. Especialmente cumplir los términos de la Constitución General, esto es procurar su cumplimiento y no ajustarla a intereses particulares o de grupo ni ajeos al país.

CONSEJOS SABIOS.

Cuando la tarea agobia, vale procurar un breve intermedio, descanso o se es lectura, buscar otro libro. Presumir tu obra antes de concluirla no la engrandece, pero tampoco la hace posteriormente, déjala que muestre su mérito por sí misma y te será reconocida.

Parece legítimo procurar hacer fortuna, pero alquilar tus bienes para conseguirla es un mero espejismo y podría resultar contraproducente.

Pagar menos por un bien o un servicio no es menos que un robo y hará más daño moral que beneficio material.

Trabajar una parcela te dará más satisfacciones y frutos que darla a otro que la labore.

Si escarbas en tu terreno los diamantes, u otras riquezas no serán ajenos, solamente tuyos.

Si solamente posees el agua, no la des a repartir, hazlo tu para que la gratitud se te entregue y los posibles beneficios.

Cuando requieras trabajadores, no contrates demasiados y no les pagues de menos de lo que vale su tarea, para que tus resultados sean mayores, tú beneficio mayor y no te sea gravosa la contratación.

Nunca permitas que lleguen a tu pueblo tantos empresarios ni de tanta capacidad  técnica o económica, que al compartir con los tuyos les arruines el negocio, los corrompa, los suplante o los empobrezca.

PROBLEMAS DE AUTOS.

Se puede comenzar con el mercado, los automóviles producidos en México son demasiados, muchísimos más de los que consume el país, de modo que los productores o ensambladores tienen que encontrar mercado en otros países, lo que resulta caro, difícil por tanta competencia y altamente dependiente en lo técnico y económico de este tipo de negocio.

Por si fuera todo, hay una corriente permanente de compra de autos extranjeros y autos usados, que dificultan las operaciones internas.

La industria automotriz en México, por consiguiente, es considerablemente mayor del tamaño adecuado a las necesidades del mercado interno, pero no está sujeta a las normas de los países de su origen demasiado rigurosas y seguramente menos eficientes que en ellos, por lo que su calidad resultará inferior y correlativa a su menos costo de fabricación. Es probablemente también que su coeficiente contaminante resulte un tanto superior que en los países industrializados.

Desde otro ángulo de consideración, debido a su moderna comercialización, los automóviles se han incrementado en exceso en el país, mayormente de servicio particular, haciendo que sean los automotores, con mucho, como 80% los responsables de la contaminación especialmente del aire, motivando gastos elevados a los gobiernos. Por más que tengan un mantenimiento adecuado, su participación en el fenómeno nocivo del envenenamiento ambiental es considerable.

Probablemente los autos particulares, sean arriba de un 90% y su utilización promedio es de 1.5 personas por cada uno, a lo cual se debe la saturación de calles, estacionamientos  insuficientes, inversiones masivas para vialidad y consumo demasiado de combustible, lubricantes, llantas, mantenimiento del parque, que distorsionan en gran medida el gasto personal y los gubernamentales, al tiempo que limitan las posibilidades de inversión más convenientes y redituables.

Los medios de transporte masivos, la pequeña fracción del inventario vehicular y cubre una pequeña porción de las necesidades de transportación, en general no disponen de unidades de diversos tamaños para cubrir rutas de acceso difícil que alimente a troncales, los taxis son insuficientes como alimentadores y demasiado onerosos.

En todo caso la inversión en autos de baja utilización son una inversión demasiado elevada para el país y conducen al consumo de combustible que Pemex no consigue fabricar y en todo esto hay una fuga de divisas absurdamente alta y en crecimiento constante.

Los autos usados son para algunos, pero negativos para los fabricantes y armadoras, perjudiciales para el ambiente y complican la administración pública por el ambiente sano y la vialidad difícil en extremo.

Cuestión de leyes dirán la mayoría, pero existen las leyes necesarias para que haya orden y seguridad, lo mismo que para impedir la entrada de autos “chocolate” y sin embargo se siguen importando y circulan sin documentos suficientes ni indispensables a la seguridad y por supuesto que sus operadores no pagan impuestos y derechos suficientes para cooperar y mejorar la vialidad, no tienen que respetar los reglamentos de tránsito y relacionados con la seguridad.

De modo entonces que en esta materia ocurre algo semejante al manejo de los recursos petrolíferos, que no se aprovechan más que en mínima parte del potencial económico, a diferencia de lo acontecido en otros países.

Sin llegar a especulaciones como la petroquímica que se iniciara hace algunas décadas y muy pronto abandonaron en manos extrañas, es preciso tener presente la posibilidad de industrializar el gas natural, que hace siglos se quema en lugar de beneficiarlo para uso industrial y comercial, en sustitución del que se compra ya utilizable a los Estados Unidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s