Sataniza MORENA a diputada por votar en contra de iniciativa

COMENTARIOS AL LÍMITE.-

Escribe: Carlos E. Robledo.-

“Si la gente sólo hablara cuando tuviera algo que decir, el ser humano perderla muy pronto el uso del lenguaje.”

William Somerset Maugham.-

sataniza

Hace algunos días nos dimos cuenta de un hecho sin precedentes en la historia política, no solo de Coahuila, sino del país entero y todo por una decisión tomada por una diputada local que en su quehacer político, hizo uso de sus atribuciones y votó una iniciativa que para muchos era acertada, pero para otros no tanto.

El hecho es que se trataba de invitar al Congreso del Estado de Coahuila al titular de la Dirección de Pensiones de los Trabajadores del Estado (DIPETRE) a comparecer ante el pleno por el presunto desfalco a las finanzas de esa dependencia, pero la negativa de la mayoría de los legisladores en la comisión permanente, se opuso a que sucediera tal cosa.

Lo que a continuación me ocupa, es que a la diputada Elisa Villalobos del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), la satanizaron al interior de su partido, por haber votado en contra de esa iniciativa, pero estaba en su derecho, por ser una integrante más del parlamento, y además por considerar inapropiado precipitarse al hecho antes de entablar un dialogo con los maestros jubilados, que son los que tienen la afectación directa.

Sin embargo, al interior de su partido, un grupo minoritario de militantes y pertenecientes al grupo del cual ella resultó nominada al cargo de elección popular, se encargó de hacer un juicio premeditado de esa situación, con la plena intención de expulsar del partido a la legisladora, por haber cometido el “error” de no validar el voto de la mayoría opositora al tricolor partido y quedar como una militante rebelde al interior de MORENA.

Es evidente que quien propuso la expulsión de la diputada Elisa Catalina Villalobos Hernández, es un novato en política, pues desconoce el cómo se logran acuerdos parlamentarios y no es solamente porque MORENA sea la primera vez que tenga diputados o porque este partido sea nuevo en su formación, sino porque quienes integran el partido, creen que se pueden hacer lo que ellos quieren, sin tomar en cuenta a la base militante.

A ese tipo de actitudes se le llama soberbia política y solamente lleva a los partidos y a los militantes que las practican, al fracaso, toda vez que tenemos en puerta un proceso electoral muy importante, pero eso según parece, algo insignificante para los miembros de MORENA, sin importar si influye o no en el resultado de la elección, sea cual fuere el cargo que esté en juego.

Lo que explicó la legisladora a los medios en una entrevista, es que ella es institucional y se debe a la dirigencia de su partido, cosa que es verdad, y aunque un grupo la haya escogido para ocupar el puesto de elección, es evidente que está en hacer lo correcto en lo que a su trabajo respecta sea cual fuere el resultado.

No se puede menospreciar la participación de la legisladora al interior del Congreso del Estado, se debe reconocer que está ahí y que está haciendo su trabajo, mismo que debe ser reconocido, valorado y respaldado por la militancia de su partido y lejos de pedir una expulsión, se deben cerrar filas para evitar que existan presiones al interior que frenen el crecimiento del partido en el estado.

Esto no parece ser plasmado en la plataforma de principios o en los estatutos del partido en mención, más parece ser letra muerta para quienes de alguna manera han mantenido el control interno de éste.

Con este comentario no se está denigrando el trabajo de MORENA en Coahuila, sino las actitudes de algunos militantes que han querido menospreciar el trabajo político de una de sus compañeras y que deber digno recocer su esfuerzo por poner el nombre del partido dentro de los registros históricos del poder legislativo coahuilense.

No cabe duda que algunas veces las personas que tienen el don de la palabra, pierden el control de la misma y no miden las consecuencias de sus dichos y perjudican en todo momento las actividades de quien se supone, debe defender ante cualquier instancia y lejos de ello vulnera su vestidura política.

Debe servir esta reflexión como una muestra de que la política está plagada de personas sin conciencia, que además de perjudicar con sus palabras a otros, deja entrever, que no tiene oficio por hacer algo digno dentro de la política, sino que ensucia no solamente la imagen de su partido, sino que además hace daño a otros y quebranta sus ideales.

Tales prácticas deben quedar de lado y enfocarse a hacer de este partido y de sus representantes ante las instancias en las que se encuentren, sean Congreso del estado o presidencia municipal, una fortaleza política y dignificar el trabajo de ellos, sin importar cuál sea la decisión que tomen al momento de votar una iniciativa o un reglamento, pues para eso están presentes dentro del servicio público y no se debe coartar su libertad sea de pensamiento, expresión o de acción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s