¿Quién miente, señor Hernández Vélez; quien roba su salario a los trabajadores?

rector5

Salvador Hernández Vélez con parte de su equipo de colaboradores.

Espejo Cóncavo.-

Escribe: Roberto Adrián Morales.-

El rector de la Universidad Autónoma de Coahuila, Salvador Hernández Vélez, en forma por demás sospechosa está protegiendo a su tesorero Jorge Alanís Canales quien, en menos que canta un gallo, “desapareció” el dinero que la Secretaría de Educación Pública etiquetó para el pago de incrementos salariales de los trabajadores de confianza.

Decir que “es falso” lo publicado por El Demócrata, a raíz de una denuncia hecha llegar a la redacción por un grupo de personas perjudicadas con la medida arbitraria e ilegal de quien maneja las finanzas de la otrora máxima casa de estudios del estado, es tanto como querer tapar el sol con un dedo.

Esto es un claro indicativo de que o Hernández Vélez no gobierna en la Universidad y el tesorero está bajo las órdenes de personas ajenas a la institución o, de plano, rector y tesorero están de acuerdo para “agandallar” el incremento salarial de los pobres empleados.

Personalmente tenía en otro concepto a Hernández Vélez, hombre prófugo del comunismo lagunero, de lo que dieron en llamar “la línea de masas”; entonces defensor de los derechos de los campesinos y de la clase obrera. “Este puño sí se ve”, era el grito juvenil de quien hoy, por azares del destino, fue impuesto como la máxima autoridad de la UAdeC.

Hecho al molde de los priístas, de cuya mano se ha enriquecido, el otrora luchador social se ha vuelto contra la gente que un día quiso defender: los trabajadores.

Pero no solo se ha vuelto contra ellos, además ordena y se solaza del robo descarado que hace, a través de su Tesorería General, de los ya de por sí raquíticos salarios que entrega a los empleados de confianza.

No señor rector, no se dé a sorprendido ni señalar con la palabra “falsedad” y con índice de fuego el asalto a los salarios de quienes día con día laboran en la Universidad para llevar el pan y la sal a sus casas.

Y esto más cuando en el pasado inmediato fungió en un cargo, el de Secretario General, desde donde se percató de los abusos que se cometen desde la Tesorería y que han llevado inclusive a pagar la hora laborada de un maestro en apenas 30 pesos o menos.

Porque usted, señor rector, sabe que el año pasado también se desviaron los recursos destinados a incrementar los sueldos de los trabajadores de confianza, que son más de 2mil en números redondos y esa “innovadora” medida, que no es otra cosa más que el robo del dinero de los empleados, está siendo aplicada por su tesorero y lo peor, aprobada por usted.

Que lamentable, en verdad, que en menos de un mes de haber asumido la rectoría de la Universidad Autónoma de Coahuila demuestre su voracidad despiadada y trasquile los salarios de quienes sirven a una institución tan noble.

Y no hablamos de las deudas, también millonarias que tiene con proveedores, ni la asignación ilegal de obras, ni la protección económica hacia varios exrectores que siguen medrando con el presupuesto universitario, eso es parte de la corrupción que hay en la casa de estudios y es muy grande por cierto.

Pero repito, no hablamos ahora de eso, ya habrá tiempo y espacio para hacerlo, hoy solo baste decir que la nueva Universidad, con Hernández Vélez a la cabeza, es un símbolo de pillaje descarado.

¿Si no, quién puede robarle entre 200 y 300 pesos mensuales a un pobre trabajador? Solo el rector y Alanís Canales lo hacen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s