Urge ley para dar castigo a quienes incendian los bosques

NOTICIAS DIVERSAS…

Por: Héctor Barragán.-

zapa1

Temporada de incendios. Algunos de ellos intencionales, otros accidentales y algunos más espontáneos, que inducen a revisar las prácticas preventivas, a efectos de evitarlos o combatirlos oportuna y eficientemente.

Pero los intencionales o provocados por elemental negligencias o descuido deben motivar a las autoridades conducentes a revisar la legislación y la conducta de quienes participan en la calificación y los castigos, para ser conscientes y justos.

Porque los daños ocasionados generan perjuicios considerables y obligan a incurrir en gastos e inversiones sumamente elevadas, que por lo regular no se aplican a la compensación de esas erogaciones.

Es usual que liberen con facilidad a los “responsables” que en realidad son todo lo contrario, mediante una cómoda multa, que ni por asomo equivale a los daños y perjuicios y por consiguiente no se tomará como una medida correctiva que limite las conductas criminales o irresponsables.

Fuera de los incendios, se aprecian irregularidades o violaciones a las disposiciones legales y administrativas, para que las multas se condonen, las sanciones se dejen de aplicar, volviendo a que la impunidad facilite la repetición de esas conductas ajenas a la ley.

Por ejemplo, siendo temporada grande de elecciones, se encontró que para la elegibilidad de personas para puestos públicos fuer de los partidos, era necesario reunir datos y copias de documentos de lectores.

Y como es costumbre en otros menesteres, hubo falsificación de datos, de documentos, presentación de papeles de personas sin derechos políticos vigentes y aún de finados.

Faltas tan graves como que defraudan al posible electorado y merecedoras de sanciones drásticas, tanto como que se le s debe suprimir a los responsables (candidatos) el derecho a contender en elecciones. Y como se trata de aspirantes a puestos de servicio público, sería importante impedirles el acceso al cargo público, desde el momento en que temprano muestra su falta de honradez, de probidad, Será entonces una manera de empezar a depurar el padrón de empleados y servidores del pueblo.

Igual criterio debería adoptarse respecto a otras infracciones, como el rebasar los topes de gastos e inversiones en campañas, precampañas y similares, que se han sancionado con multas que luego reducen o que finalmente no se lleguen a pagar.

Es decir que temprano comienza la corrupción, que quizá sea todavía tiempo de empezar a combatirla. ¿Lo cree posible?.

ANTECEDENTES.

Es muy posible que anteriormente, por ejemplo hace 40 años, se hiciera trampas, chunchullos para las elecciones, en los tiempos en que no había institutos ni fiscalías encargadas de vigilar la limpieza de las elecciones, ni siquiera padrones y mucho menos con fotografía.

Tiempos en que la calificación la hacían los integrantes de la Cámara de Diputados, es decir con rapidez y sin necesidad de gastar en partidos, sumas millonarias cada mes y multimillonarias en temporada de elecciones, miles de empleados, toneladas de documentos y de papel, con resultados francamente semejantes.

La diferencia con la actualidad parece que solamente de unos cuantos pesos y miles de millones de los mismos pesos, pero considerablemente devaluados.

Y molestias para renovar una credencial de elector, que sin base legal suficiente, se toma como identificación oficial, molestias para cuidarla y cargarla, no obstante las dificultades para sustituirla en caso de robo o extravío.

DUELO DE GIGANTES.

Motivo para ocupar amplios espacios en noticieros y sesudos comentaristas, que la controversia suscitada entre el INE instituto de acción electoral nacional y del supremo tribunal de la misma materia, personal pagado con generosidad que ni en sus mejores sueños ocupan el descenso de un obrero.

El instituto encontró documentación irregular en los presentados por la totalidad de los candidatos independientes, documentos que por cierto, siendo validos, contravienen o limitan el derecho constitucional a aspirar a un cargo público.

Irregularidades antes enunciadas, que son cada de una de ellas, suficientes para invalidar la validez legal de su aspiración al cargo público al que aspiran y esto, por los razonamientos igualmente mencionados.

De manera que, la contabilidad de los documentos presentados, competencia del instituto INE resultaba innecesaria y simplemente sería turnada al tribunal, con el comentario de que, deducida la cantidad ilegal, el resultado de cada candidato quedaba a la consideración del tribunal.

Por su parte, el tribunal, tiene a su cargo la calificación de la precedencia o no de autorizar al aspirante como candidato e incluirlo en las boletas. La calificación de la legalidad del procedimiento, de manera alguna puede o debe influir en la calificación de la infracción; en todo caso, deberá dar su opinión de restituir o completar el procedimiento equivocado o deficiente.

Pero la cuestión de fondo, la importante la esencia es que se infringieron las normas y estas fueron suficientemente graves como para invalidar la aspiración. ¿O no es así de simple?.

BALANCE

Estando de moda la fórmula del costo beneficio, extraída de la comparación de los gastos con las utilidades que hacen los particulares antes de comenzar sus negocios y durante todas las operaciones que requieren esos negocios para serlo, es de recordar que esas cuantas no corresponden a las actividades políticas.

En el servicio público, la cuenta por hacerse de continuo es la inversión y gastos, la suma de los costos, contra el beneficio social que de la actividad se deriva.

Que en el caso de las elecciones el beneficio o resultado debe ser que los triunfadores sean los que el pueblo elija; los mejores para el momento que la comunidad está viviendo, los más aptos para enfrentar la problemática social, material, pero no necesariamente los que mayor publicidad se hayan hecho.

Y las inversiones y gastos de la maquinaria electoral, que vale repetir, cuesta miles de millones de pesos mensuales, sea neutral, que no contravenga la visión popular que recibe cada elector de cada aspirante, que esa visión sea verídica y completa, si es posible no solamente de la personalidad del individuo, sino de su potencial laboral y político, de su probidad y experiencia.

De no ser como debiera, sería preferible volver al modo precedente, al sistema simple y barato de antes, conservando solamente lo indispensable y positivo y liberando cuanto sea posible de la elevada carga económica que significa la pesada burocracia para impulsar el desarrollo económico de la población marginada, que representa un pesado lastre al proceso de producción.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s