Un poco de seriedad, candidato

BAILE Y COCHINO.-

Por Horacio Cárdenas.-

mohamar

Dicen que sucedió por allá en el norte del estado, más allá de Sabinas, andaba un candidato en campaña para gobernador, diputado u algún otro hueso que roer y nómina que asaltar, quien habiendo dejado atrás esta población en la Carbonífera, en su discurso en otro polvoriento pueblo les prometió: Y aquí construiremos un puente, a lo que los asombrados y no poco divertidos habitantes le contestaron ¿pero para qué, si no tenemos río?, a lo cual el candidato, digno ejemplo del político mexicano que si no se las sabe todas, sí sabe salir de cualquier atolladero, respondió todavía más orondo y seguro de sí mismo: pues antes del puente les construiremos un río.

Vaya usted a saber si la anécdota es cierta, pero con tanto grillo en campaña no nos extrañaría que sí lo fuera, tampoco vamos a arrogarnos que como el pavoroso caso de Rosita Alvirez pasó en este y no otro barrio de Saltillo, pasó en Juárez, Jiménez, Sacramento, o que poblacho del seco norte coahuilense, lo mismo pudo haber pasado en cualquier otro punto de la geografía nacional, donde los políticos que andan en campaña no pierden la oportunidad de demostrar su ignorancia de los problemas de la población, problemas que ellos prometen resolverles, si es que les conceden el voto.

En la contienda por la presidencia municipal de Saltillo anda un personajillo que por sí mismo, por su calidad moral, su inteligencia, su solidez ideológica, no merecería el gasto en tinta electrónica, y más valdría sepultarlo como a tantos otros en el basurero de la risa histérica, pero bueno, se aventó un chascarrillo digno de figurar en la enciclopedia de la torpeza política mexicana, esa compilación de burradas de los gobernantes, y de los políticos que aspiran a serlo, que por su tamaño, compite en número de entradas con Wikipedia. Nos estamos refiriendo a Óscar Mohamar, quien luego de haber recorrido todo el espectro cromático político sin haber logrado hacer mella en el electorado, ahora pretende ser alcalde bajo los colores de la coalición “Juntos Haremos Historia”.

Para quien no lo conozca, Mohamar era originalmente panista, pero como en el PAN no supieron valorar su supuesta dedicación, su pretendido entusiasmo, su misión existencial de dirigir los destinos de quien se deje, al rato paró la nariz y se fue a cobijar en quien le tirara un lazo, desde que salió del PAN ha coqueteado con el PRI, con la izquierda, y ahora por Morena, partido, perdón movimiento, perdón lo que sea, dispuesto a cachar resentidos con un cierto grado de posicionamiento social o económico, y es así que lo que no logró por otros partidos más acordes con lo que dice que es su ideología, ahora anda de Moreno, un tanto PRIeto, un poco PANduro.

Bueno, pues el buenazo de Óscar decidió incluir en eso que llama su programa de gobierno, una propuesta muy parecida a la del puente y la del río, y como le decimos, tontos no son los candidatos, para nadie escapa que el tráfico en Saltillo se ha convertido en el curso de dos décadas en una auténtica pesadilla, aunque ninguno de ellos reconoce que esto es en buena medida culpa de los propios gobernantes que han autorizado demasiados fraccionamientos y demasiadas áreas comerciales con muy pocos espacios de estacionamiento, sombre vialidades que al año o a los dos años de abiertas no se dan abasto. ¿qué es lo que propone Óscar Mohamar para darle solución a este problema que no hace más que hacerse cada vez más lento, haciendo más tardado y más costoso el traslado de los saltillenses a cualesquiera que sean sus actividades?, ah, pues una brillante: la construcción de un tren elevado…

Bueno, sí mire, ya hay la idea, bastante manoseada, de crear, que no necesariamente construir, un tren interurbano que conecte las capitales de Coahuila y Nuevo León, proyecto especialmente atractivo para mucha gente que vive en Saltillo y trabaja o estudia en Monterrey, o viceversa, y en general para quienes se mueven entre ambos puntos con gran frecuencia, y que como no hay de otra, utiliza las peligrosas carreteras de cuota o libre. Hay otro proyecto, este más reciente por varias décadas que el otro, un tren suburbano que conecte las zonas industriales de Ramos Arizpe, Saltillo y Derramadero. Este proyecto no es tan sólido como el otro, pues ¿para qué conectar las empresas?, lo que hay que ofrecer es un transporte para los trabajadores que viven donde viven pero trabajan en estos centros fabriles.

La idea para ambos planteamientos, y en la que se trepa Mohamar, es en la utilización de la infraestructura existente, las vías que ya están tendidas. De acuerdo, pero lo que nadie se para a pensar es que esas vías ahora son de la Kansas City Southern, ya no son propiedad de la nación, y cada vez que alguien se ha acercado a la empresa con la idea, sus directivos fruncen la nariz, tan sencillo como que nadie llega preguntando en qué horarios corren sus trenes y cuales otros estarían libres para meter las corridas para el pasaje, al parecer tampoco nadie ha llegado con la propuesta de ¿y porque la Kansas City Southern no lo hace como negocio, lo de los ferrocarriles interurbano y suburbano?, como dicen los clásicos, de lengua me como un taco, pero nadie es para ponerse a hacer números en negro sobre blanco para ver costos y beneficios para todos los involucrados.

Ah, pero Mohamar no solo promete un tren cualquiera, lo que él ofrece a los saltillenses en el instante mismo en que voten por él para presidente municipal, es hacer un tren elevado, para el cual los diputados federales y senadores de Morena liberarían de inmediato los recursos para hacer realidad este proyecto sancionado por el mismísimo Andrés Manuel López Obrador en su Proyecto de Nación, que en Oscar ha encontrado su retoño en su Proyecto de Ciudad. Y es aquí donde nos sentimos obligados a preguntar ¿Cuál infraestructura existe en Saltillo que pudiera soportar un tren elevado?, nos imaginamos que estará pensando en columnas, rieles, estaciones, conexiones con otros medios de transporte, y nomás no vemos nada, pero nada de nada, porque el paisaje de la capital de Saltillo es plano como pocos: la chimenea de Zincamex, un par de edificios por el periférico Echeverría, el Cristo de las Galeras y párele, si hasta podríamos aventurar que los saltilleros padecen de vértigo, porque todo lo construyen plano.

Como lo del puente y el río, Oscar Mohamar y sus ingenieros de Morena tendrían primero que construir la infraestructura, para ahora sí poder hablar de utilizar la infraestructura existente. Si a esas vamos, todavía está a tiempo de cambiar su discurso de campaña y ofrecer mejor un tren subterráneo… ya ve que hay, bueno dicen que hay un montón de túneles secretos que recorren las calles del centro de la ciudad, solo habría que ponerles rieles y prolongarlos a donde hiciera falta, además podrían usar el drenaje de Presidente Cárdenas, y ya tiene medio ramal, apestoso, pero eso es lo de menos a la hora de prometer tarugadas. Allí tiene la brillante propuesta de Oscarín Mohamar, en caso de que llegue a ganar la elección para presidente municipal, apiádese de él, ya no tiene demasiados partidos a los cuales poder brincar después de Morena.

Y ya que de anécdotas y vaciladas estamos hartos, hay una que registró el periodista Carlos Ramírez como colofón de su columna diaria Indicador Político, bajo el subtítulo de La política era así: cuentan que a un pueblo cualquiera llegó un candidato, en lo poco que duraron los discursos y las reuniones con los sectores del partido, la gente supo que era de lo más antipático, a la mayoría le había caído tan mal, que habían decidido sufragar… pero en su contra. Con todo lo hígado que era el candidato este, tampoco era tonto o desconocedor de las cosas de la política a la mexicana, al momento de despedirse, les dijo a sus oyentes: sí me eligen diputado, les prometo no regresar jamás a este distrito, ¿y qué creen?, que con esa sola promesa ganó. ¿No habrá más de esos candidatos para los puestos que se rifan ahora en julio?, si por promesas fuera de lugar vamos, la llevan ganada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s