Carl Yastrsemski, el Hombre Récord…

carl

Aquellos Tiempos.-

Por Miguel Ángel Genis Guzmán.-

Cuando el talentoso Carl Yastrzemski se retiró de los diamantes beisboleros en 1983, después de jugar 23 temporadas con los medias rojas de Boston cubriendo el jardín izquierdo, dejó detrás de si ocho récords para el equipo que difícilmente serán superados todos juntos por algún otro jugador algún día.

Hasta esas fechas, fue el “Patirrojo” con más juegos jugados (3,038), en la historia del popular equipo de la liga americana. También, el tuvo el mayor número de veces al bat que ninguno otro de todos los tiempos (11.988). Dejó récord como el más grande productor de carreras con 1,844 y conectó el mayor número de imparables con 3.419.

Fue al bateador que alcanzó más bases con sus tablazos que ningún otro (4,576), la mayor cantidad de dobletes (646), tiene el más alto número de carreras con 1,816 y la mayor cantidad de extravases que cualquier otro (1,157). Todos números muy impresionantes para un jugador de cualquier equipo.

Y siempre jugó con gran intensidad y su bateo explosivo de ninguna manera opaca su coraje y profesionalismo cubriendo el jardín izquierdo de los medias rojas. Es uno de los jugadores más queridos y recordados en la ciudad con fama de gran cultura y no hay que olvidar que en otro tiempo ahí mismo jugó el grandioso Ted Williams entre otros talentosos jugadores.

Carl quería jugar todos los días y solo por algo muy especial estaba fuera de la alineación, le hacía falta al equipo y para él, el campo de juego tenía un imán que lo jalaba todos los días.

De hecho, los 3 mil 308 juegos en los que participó lo convirtieron en el jugador que ocupa en primer lugar en ese renglón no sólo dentro de los medias rojas sino de todos los equipos de la liga americana desde que ésta se fundó hace un siglo. También es el único pelotero del joven, circuito que ha rebasado los 3 mil imparables y a la vez ha conectado más de 400 cuadrangulares. No cabe duda que es el hombre récord.

En tres temporadas ganó el título de bateo de su liga y en 1967 llevó a Boston a la serie mundial con uno de sus años más valiosos. Ese año ganó la triple corona, campeón bateador, con 326 puntos: conectó el máximo número de cuadrangulares en la liga (44) y fue líder en el renglón de carreras producidas con un total de 121.

Y bateando y fildeo y el monticulista Jim Lomborg quien ese año alcanzó 22 victorias (diez más que cualquier otro pitcher de su equipo en la temporada), a cambio de 10 derrotas y que lo convertían en la mejor carta en el cuerpo de lanzadores de los medias rojas ese año fueron los principales factores para que los patirrojos estuvieran en el clásico de otoño.

Para fortuna de los fanáticos, esa fue una de la series mundiales más emocionantes de la década de los sesenta, solo que los medias rojas tuvieron que enfrentar a los siempre aguerridos Cardenales de San Luis que tenían entonces al mejor lanzador del beisbol en la persona de Bob Gibson.

Gibson parecía invencible y lo demostró en la serie de cuatro juegos contra los campeones de la liga americana. Ganó tres partidos en los que solo pudieron anotarle tres carreras en 27 entradas, ponchó a 26 patirrojos en total y derrotó a Lomborg 7 a 2 en el séptimo y último partido celebrado en Boston el 12 de octubre.

En el segundo juego, como lo hicieron durante todo el año, explotó el bat de Yas  con dos cuadrangulares y Lomborg lanzó magisterialmente juego de sólo un imparable para emparejar la serie a un triunfo por equipo, cinco carreras a cero, ya que Gibson y los cardenales ganaron el primero.

Nuevamente volvió a explotar el bat de Carl en el sexto juego: a esas alturas los cardenales se mantenían arriba en la pizarra dos carreras a una, cuando Yas envió la pelota a las gradas y el juego se empató, luego le siguieron el novato Reggie Smith con otro palo de vuelta entera y Rico Petrocelli los imitó con un tablazo a las tribunas.

Tres cuadrangulares en una misma entrada de juego de serie mundial, para imponer nuevo récord. Los medias rojas, que perdieron dos juegos en San Luis, pensaron que podrían recuperarse jugando en su propia casa, pero luego vino el dramático final que hizo llorar a muchos fanáticos y llenó de tristeza a toda la ciudad, mientras en San Luis se preparaban a recibir a sus héroes con gran fiesta. Carl Yastrzemski nació en Southampton, Nueva York el 22 de agosto de 1938 al retirarse dejó un porcentaje de bateo de 285 puntos de por vida e ingresó al salón de la fama de Cooperstown en 1989.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s