Diciembre me gustó pa que se vayan

HEREJÍA POLÍTICA.-

Escribe: Luis Enríquez.-

profesratas

Los maestros rondan enfermos y temerosos por las aulas. Amenazados y sin medicinas, les han infundado un temor de muerte, de desaparecido, de culpa por haber “defraudado a sus líderes”. Porque los maestros temen a la secta Moreira.

Nadie habla del asunto, no vaya a ser que el diablo se aparezca; la palabra “boda” está estrictamente prohibida en todas las instituciones pertenecientes a la sección 38. Mejor pretender que nada ha pasado. ¡Y cómo no le van a temer a esos rufianes, ladrones, escorias del magisterio! Amenazas por doquier, cállate la boca por aquí, desprestigios por allá, cero medicinas, y una rabia de perro carcome a los expuestos, pues señores, los enfermos y la prensa asestaron un buen golpe a la mafia. Y dicen que la información es falsa, que los 10 millones se gastaron en una “reconstrucción” que lleva ahí más de cuatro años, más unas embarradas de pintura y ¡fum! se acabó el dinero.

Lacayos se encargan de callar a los maestros. Personas como Francisco Ávila Torres, Secretario de asuntos jurídicos, mandan mensajes de amenaza a través de redes sociales a los maestros que han decidido alzar la voz, como la alzó en su momento el ahora difunto profesor Hervey Rodríguez, el pasado 30 de Octubre del 2017, cuando presentó una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción por el desvío de 2,600 millones de pesos.

Mientras tanto, Xico y Carlitos están tristes. Hace meses que ya no los invitan a las juntas nacionales del SNTE, que disque andan regañados. Humildemente se han declarado víctimas de “ataques políticos”. Están tan tristes por la “difamación” que hasta podrían necesitar antidepresivos. Y en dicho caso el dinero que se robaron, todos esos miles de millones pesos, se usaría irónicamente, por vez primera, para comprar medicamentos. Pobrecitos.

Y allá en la nacional Poncho Cepeda tiembla temeroso de que lo confundan de apellido y embarren en su corrupción su nueva clínica, la que está enfrente de la UANE. Y eso sin contar el pavor a la transición. Los que traicionaron a Humberto y Elba Esther irán directo al olvido. Andan que no hallan donde esconderse, y tienen razón en preocuparse. Porque, señores, es bastante seguro que a fin de año Moctezuma Barragán se dé una vuelta por el SNTE nacional entonando una canción:

“Diciembre me gustó pa que se vayan”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s