#TODOSSOMOSPEATONES, hasta en Saltillo

BAILE Y COCHINO.-

Por: Horacio Cárdenas.-

ruta

Para que vea que no es uno solamente un “coach potato”, como dicen los gringos, una “papa de sillón”, permanentemente tumbados frente a la televisión, o lo que es mil veces peor, frente a la computadora tecleando barbaridades, el otro día, domingo para más señas, nos fuimos a pasear nuestras carnes a la famosísima “ruta”, o como se llama ahora, el Paseo Saltillo, y si le seguimos diciendo ruta recreativa, es porque desde que la inició al principio de su administración Jericó Abramo, la gente se acostumbró, nos acostumbramos, a llamarla cariñosamente así, la ruta.

Bueno, el caso es que para ser domingo en la mañana, allí andábamos dando la vuelta, diferente de los cientos o miles de paisanos que sí estaban haciendo ejercicio, cuando de repente un “joven con pinta de pandillero”, como suelen decir los colegas de las páginas policiacas de los periódicos, se nos vino encima tripulando una peligrosa patineta, solo que en vez de tratar de darnos y darle a la gente el consabido susto cuando se los topa uno en colonias catalogadas en el mapa de riesgo como tierra de nadie, este no, muy amablemente, si bien a toda velocidad, nos entregó un volante que decía como el título de esta columna. #TODOSSOMOSPEATONES, y tenía como objeto recordarnos a los que lo supieran, e informarnos a los que ni idea teníamos, que el 17 de agosto, se celebra el Día internacional del Peatón”, ¿y qué mejor manera de difundirlo que dándolo a conocer entre los asistentes a la ruta, perdón al Paseo Saltillo, quienes en su calidad de participantes en las varias carreras pedestres que cada domingo se celebran aprovechando el cierre de calles, paseantes, atletas de fin de semana, familias, se reúnen, si no con la misma intención, sí compartiendo el inmenso objetivo de recuperar esa parte del paisaje urbano para los ciudadanos de a pie, el resto de la semana supeditados a lo que permite el Dios Automóvil.

Lo del día del peatón podría quedar en una mera ocurrencia de alguna dependencia de la administración municipal, solo para interactuar aunque sea un poco y de esa manera un tanto lineal, con la población, pero al menos la impresión que nos dio, es que se busca crear otro tipo de conciencia entre los saltillenses, que definitivamente alguna ya tienen, si se toman las molestiotas de calzarse los tenis, sacar a Fido con una correa o desempolvar la bici, en busca de salud, entretenimiento, convivencia, encontrarse algunas amistades, lo que sea. Y es que dedicándole la mitad del folleto, por lo demás impreso a todo color y no como si fuera menú de taquería, se enumeran los que son, serían o deberían ser, los derechos de los peatones, todos ellos importantes, interesantes y hasta sorprendentes, pues a más de uno que recibió y leyó el folleto, habrá pensado que jamás se le habría ocurrido que como viandante tuviera tantos derechos.

El que se menciona como primer derecho del peatón, es el de cruzar la calle con calma y seguridad, algo que suena justo y hasta indispensable, pero nomás intente cruzar esa vía, la de la ruta, Boulevard Venustiano Carranza en día que no esté cerrada por el Paseo Saltillo, de que lo logra lo logra, al menos hay una alta probabilidad estadística que logre esquivar carros, camionetas, camiones urbanos y motocicletas, pero de que lo haga con calma y seguridad… de eso nada, debe ser su intento una operación planeada o coordinada, so pena de que puedan hasta matarlo.

El segundo derecho se topa en la mismísima capital de Coahuila con pared… o siendo más realistas, con un baldío, o con nada. Resulta que el segundo derecho del peatón es el de disponer de banquetas amplias, y ese es uno de los más antiguos problemas de Saltillo, y a los que se presta menor atención. Hay amplias zonas, aun en el centro, donde las banquetas pueden calificarse de lo que sea, menos de amplias, son si acaso un par de metros, y en algunos sitios menos de uno, en donde el valeroso peatón tiene que sortear, si lo logra, con los anclajes de los postes de luz y teléfono, con los mismos postes, con las bajadas de puentes peatonales, con los registros del agua, con bolsas de basura, con el concreto o el resbaloso mosaico roto, si lo que quiere usted es una actividad deportiva, las banquetas de Saltillo no le ofrecen una experiencia aeróbica continua, equivale más bien a una pista de obstáculos, un tanto peligrosa.

Y bueno, ya los otros derechos hablan de bellezas idealistas como un mobiliario urbano adecuado… por Saltillo no hay bancas más que algunas en los parques, y lo decimos porque en el folleto está esa imagen; centros urbanos organizados… de los cuales hay bastante pocos, aquellos callejones que arregló Humberto, uno que otro parque lineal, y poco más… Convivir en el espacio público, una ciudad hecha a la medida de los ciudadanos, transporte público adecuado, todo un catálogo de lo deseable para cualquier ciudad “cuantimás” para una que pregona estar entre las tres mejores del país.

Esto que le platicamos podría no ser más que una más de las simplonas actividades que emprende el gobierno y la sociedad en función de lo que dice el calendario, del que como sabemos, cada día hay cinco o más cosas que festejar. La diferencia es que allí donde se adornan en la publicación, aparece además del escudo de armas de Saltillo, el del IMPLAN, a saber Instituto Municipal de Planeación, de la ciudad capital, lo que nos hace pensar, al menos desear, que ya hay un principio de conciencia sobre la distancia que existe entre lo que hay, y lo que debería haber, al grado que se lo están dando a conocer a los ciudadanos, ¿Qué sentido tendría si no?,

Pero una cosa es planear y otra distinta hacer, lo que queremos de entrada los saltillenses, mire que conformistas que nos hemos vuelto, es que nos cumplan los dos primeros derechos, recordamos, el de cruzar la calle con calma y seguridad, y banquetas amplias, si nos aprieta mucho, nos quedamos con solo el primero. Y ahora sí preguntamos ¿y qué está haciendo el municipio, a través del instituto de planeación, para dotar a los saltilleros de eso, que cruzar una calle no sea asunto de vida o muerte, que no necesite uno un bastón de ciego para encontrar el paso entre tanto obstáculo en el paso?, no queremos pensar que no estén haciendo nada, pero salvo el folletito, nada es exactamente lo que hemos visto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s