Oriana Fallaci, esa mujer

Escribe: Alfredo Reyes Ramos.-

oriana

Ayer se cumplieron doce años de la muerte de la periodista Oriana Fallaci, por lo cual, esta columna va dedicada a Gabriela de León Farías, consejera presidente del IEC, con el fin de que conozca una de lecciones de la florentina a los periodistas pero que, asimismo, aplica a los árbitros electorales tan cuestionados a nivel nacional: “Siempre hay que colocarse frente al poder, jamás a su lado”, dijo la Fallaci.

Y vaya que la mujer era desafiante, una genio de la provocación y la primera corresponsal de guerra del periodismo mundial. Basta verla en la línea de fuego de Vietnam o en una cama de hospital con dos impactos de bala que recibió en la represión estudiantil del 68 en México.

Y en ese aspecto Oriana fue una mujer temeraria, pues a los 14 años ya era partisana contra los nazis de la Italia ocupada. Tiempo después fue corresponsal de guerra, desde Pakistán al Líbano, de Budapest a Bagdad, de Saigón a Teherán y de los campamentos fedayines a la Plaza de Tlatelolco.

Y conste que ninguno de los líderes del 68 fue baleado el 2 de octubre, pero más que las heridas, lo que más le indignó a Oriana fue la complicidad de la prensa con Díaz Ordaz: “Me asombran las noticias en la prensa mexicana. ¡Qué complicidad de sus periódicos, qué timoratos, qué poca capacidad de indignación!”.

Hay que decir que Oriana entrevistó a las grandes personalidades de su tiempo y las cuestionó de una manera brutal: “Sacar la verdad es como una cirugía y las cirugías duelen”. Así entrevistó a Henry Kissinger, Golda Meier, Yasser Arafat, Indira Gandhi, Muamar Gadafi, al Sha de Irán, al Ayatola Jomeini, a Mohamed Alí y a Haile Salassie, entre otros.

“Este hombre al que llaman Supermán, que fomenta las guerras, hombre absurdo que tiene al mundo en vilo”, apuntó Oriana al entrevistar a Henry Kissinger. Y el Nobel poderosísimo, al verse expuesto, siempre lamentó la entrevista: “Fue la experiencia más desastrosa que he tenido en la vida con la presa”. Lección número uno para Gabriela: No volverse a inclinar ante espíritus tan pequeños como el de Rubén Moreira, que nunca fue, ni jamás será, un estadista.

Asimismo, en el palacio imperial de Addis Abeba, la Fallaci enfrentó al “Rey de Reyes de Etiopía”, a Haile Selassie, descendiente directo del Rey Salomón y la Reina de Saba. Y asombra ver como esta pasionaria del periodismo saca de quicio al “León de Judá” al espetarle el apotegma romano; “memento mori” o sea, “recuerda que eres mortal”. Segunda lección para Gaby de León: No volverse a someter, de manera tan indigna, ante David Aguillón, el minino de Rubén.

Oriana también cuestionó al ayatola Jomeini respecto a la mujer en el Islam y luego lo desafió al despojarse del velo que le obligaron a usar ante el imán. A Gadafi lo ridiculizó al describirlo “de cómico tirano”. Al boxeador Mohamed Alí lo culpó de la muerte de Malcom X, éste amenazó con romperle la nariz y ella le lanzó la grabadora por la cabeza. Tercera lección para Gabriela: no volver a sentir respeto por testaferros tan grotescos como Víctor Zamora, imán lambiscón de los Moreira.

Y lo mismo va para el suscrito, que mucho tiene que aprender de la Fallaci.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s