Dan 35 años de cárcel a Rosa Nelly; pese a dudas, jueces son implacables

rosa4.png

Monclova, Coah., 09 de noviembre 2018.- 35 años de prisión fue la sentencia. Rosa Nelly Luna Cisneros pagará los errores de los investigadores de la Fiscalía que apartaron pruebas que hubieran llevado a su libertad. El abogado, enojado por la decisión de los jueces afirma que irá a tribunales internacionales para exigir la revisión de un caso en el que no queda nada claro.

Basados en supuestos, los jueces otorgaron la sentencia condenatoria. Fue una historia semejante a la novela El Extranjero, de Albert Camus. Rosa Nelly fue sentenciada no por haber sido encontrada culpable del asesinato de su marido, el notario el notario Raúl Alton, no. Su caso fue más allá por considerarse que era una persona inteligente, con varios títulos universitarios, con facilidad para entablar conversaciones en varios idiomas, por ser una mujer culta e inteligente.

Por eso la sentenciaron los jueces, los que no encontraron más pruebas que las que arrancaron después de privar de la libertad a Rosa Nelly; más pruebas que las palabras de los testigos de la Fiscalía que la señalaron con índice de fuego para afirmar que era una mujer irracional y celosa que bien pudo cometer el crimen con la frialdad con que supuestamente se cometió.

Hoy Nelly recibió su sentencia: 35 años de prisión como castigo a su inteligencia; no a una culpabilidad. Su abogado defensor ya lo dijo con todas sus letras, los jueces dieron gusto a quienes reclamaban una sentencia acusatoria, con todo y que exista la duda razonable en este caso.

No queda pues, mas que aplaudir esa acción de la justicia que castiga con severidad a una mujer que planeó, paso a paso, la forma de ultimar al marido. La viuda negra primero le dio medicamentos en la comida, después tomó un martillo y le asestó cuantos golpes pudo hasta arrancarle la vida y después, con todas las fuerzas sacadas de su figura diminuta, cargó el cadáver, abrió una zanja en el jardín de la casa y semi enterró a su marido.

Y más allá, los jueces, omnipotentes, hablaron y escribieron “su verdad” consideraron que la sentenciada tuvo durante dos días vivo y drogado a su esposo, y que inclusive se arrepintió de matarlo durante ese tiempo, pero llevó a cabo, de todos modos, el plan.

Cometida esta acción, salió de su casa, tomó el auto del marido ya difunto y lo dejó a unas cuantas cuadras de la casa.

Todas estas acciones no embonan con la inteligencia de Nelly quien, seguramente, de haber cometido el crimen lo hubiera hecho de tal forma que no fuera culpada de nada por nadie.

La inteligencia y frialdad no forman parte de este crimen.

Pero eso no lo quisieron entender los integrantes del juzgado, no lo supo plasmar su abogado defensor para estrujar las conciencias de quienes señalaban a Rosa Nelly con índice acusatorio.

La historia, trágica, lamentable, plagada de claroscuros terminó. La viuda es culpable y tendrá que permanecer presa hasta el 21 de enero del año 2051.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s