JAVIER Y EL CHAPO

BAILE Y COCHINO.-

Por: Horacio Cárdenas Zardoni.-

javiercito2

¿Es más importante Javier Villarreal que el Chapo? Las diferencias abismales en sus juicios.

Esa es una verdad de Perogrullo, hay casos y hay casos. Hay casos políticos, policíacos, mediáticos, de trascendencia internacional, otros con repercusiones regionales y estatales, y por supuesto, hay casos que no le importan a nadie. de todo hay en la viña del señor de la justicia, suponiendo que en algún obscuro rincón de la mitología del derecho romano, existiera un personaje así.

De los casos mediáticos que se han suscitado en los últimos tiempos, está en el de un ciudadano hondureño que resultó baleado y muerto mientras él y un par de miles de integrantes de la caravana de sus connacionales que intentaban ingresar ilegalmente a México por la frontera sur, se enfrentaron a la Policía Federal, que como suele ocurrir en estos eventos, los mandan a la guerra sin fusil: allí contengan la avalancha humana, pero no abran fuego, no los gaseen, no vaya a resultar que alguno de esos pobrecillos migrantes ilegales resulte alérgico, no les den de toletazos, y si no hacen caso, pues a ver qué hacen, pero en la Ciudad de México no queremos ver ni a uno de ellos.

Otro par de casos, críticos en lo de la afectación a las relaciones internacionales y del respeto a los derechos humanos, es el de dos niños guatemaltecos que murieron mientras estaban bajo la custodia de las autoridades migratorias norteamericanas, quienes se defienden diciendo que hicieron todo lo posible por atenderlos, que no fue realmente mucho, pues ya venían enfermos, el asunto se complicó todavía más con la confesión del padre de uno de ellos, quien dijo que pensaban usar al hijo “como llave”, para quedarse en los Estados Unidos, ni que decir que en el castigo llevan la penitencia.

Está también el incidente internacional, ya con ese membrete, de que México puso una nota diplomática ante los vecinos, porque supuestamente agentes de la Border Patrol dispararon gases lacrimógenos de este lado de la frontera, para disuadir a los migrantes de su intención de saltarse la valla. Mencionamos estos casos, todos ellos importantes de por sí, pero de los que le podemos asegurar que no va a pasar nada con ellos: del que ocurrió en Chiapas ya ni quien se acuerde, del de los niños, a los padres los van a repatriar si es que no lo han hecho ya, y del del gas, van a decir que fue el aire el que se trajo el químico para este lado, y tan tan.

Pero por estos días se está ventilando en una corte del Distrito Judicial de Nueva York, el que podría calificarse del  juicio del siglo, el que se le sigue a Joaquín Guzmán Loera, el célebre Chapo Guzmán, de quien se ha dicho era el peor delincuente del planeta, por no decir de todos los tiempos, y a quien le cargan un buen porcentaje de los crímenes no resueltos de este y del otro lado de la frontera, desde tráfico de droga, asesinato, corrupción de autoridades, envenenar a niños, jóvenes y adultos, escaparse de la prisión, poner en ridículo al gobierno, entre otros muchos.

Ni que decir que el juicio del Chapo se ha convertido en un circo mediático en el que han salido a relucir nombres, muchos nombres de gente muy prominente en el ámbito de la política a lo largo de varios sexenios, pero no solo los de los presidentes Vicente Fox, Felipe Calderón o Ernesto Zedillo para inculparlos o exonerarlos, sino los de gente cercana a ellos, particularmente los de generales del Estado Mayor y funcionarios de la presidencia, cuyos nombres solo conocía gente de muy adentro, no de los que se encontrara uno en un directorio de gobierno, y menos habiendo pasado tantos años, lo que da cierto margen de credibilidad a las versiones, interesantes, por más que poco tengan que ver en concreto con el proceso que se le sigue al Chapo.

El circo ha incluido cuestiones misteriosas, como la aparición de la imagen de Malverde en la sala, la fidelidad de Emma Coronel, esposa del Chapo, que pone en alto los valores familiares de los cárteles mexicanos, no muy diferentes de la Cosa Nostra y la Mafia siciliana, que hayan hecho desfilar como testigos, exactamente no queda claro de qué, a antiguos socios, compadres, competidores, en una melcocha de información y eventos poco pertinentes para el juicio, pero bastante útiles para mantener el interés del respetable en un espectáculo que tiene lo suyo de deleznable.

Pero entre casos chiquitos y casos grandes, nos encontramos con uno muy particular, de interés para los coahuilenses por el daño económico que nos ocasionó a la generación actual y mínimo, las dos que le siguen. Nos referimos al caso de Javier Villarreal Hernández, ex secretario de Finanzas del gobierno de Coahuila, señalado como responsable del desfalco de más de treinta y seis mil millones de pesos de las arcas gubernamentales, y quien está detenido desde hace como cuatro años en los Estados Unidos, pendiente de… nadie sabe pendiente de qué, si de sentencia, de nuevas pruebas, de audiencia de desahogo, de designación de jurados, o cualquiera de otros “n” pasos de un proceso judicial que se ha complicado en los tribunales norteamericanos, como si estuviera siendo juzgado acá, donde sabemos que las cosas son bastante, pero bastante lentas.

¿Cómo interpretar que mientras que El Chapo fue extraditado hace dos años este mes de enero y ya está en pleno juicio, a Javier Villarreal desde el 2014 lo traen entre que sí y no?, ¿nos van a decir que Javier es más importante que El Chapo, o que su caso es más complicado, o que el interés por tenerlo en calidad de pendiente es mayor que el del narcotraficante número uno, o que las implicaciones políticas, económicas, y de relaciones de poder, son superiores a las de aquel? Tampoco es un caso como los que mencionamos al principio, de esos que a nadie le importan, porque sí importa, es mucho dinero el que anda por allí bailando, dinero de los coahuilenses, pues somos nosotros los que tendremos que cubrir capital e intereses de la megadeuda, y quienes por estar pagando estos, vivimos condenados a obras de tercera y cuarta clase. ¿Será que Javier sigue soltando sopa, y que gracias a eso ha evadido ser sentenciado?, todo son dudas, y no es que tengamos esperanza de que lo sentencien y que el daño se restituya, pero sí se nos hace sospechoso el tratamiento que el caso está recibiendo. Algo hay, algo que nos importa, pero no nos dicen qué.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s