Salomónico el Abundio

BAILE Y COCHINO.-

Por: Horacio Cárdenas Zardoni.-

abundio

La ignominia antes que la renuncia, dicen que decía Cesar el Tlacuache Garizurieta, y sí, esta es una regla de hierro bajo la cual funcionan si no todos , la mayoría de los políticos en nuestro país. ¿Qué importa que le saquen a uno sus trapitos puercos al sol? Si el patrón al que le deben todo, o por lo menos la permanencia en el puesto no les dice nada, mal harían ellos en andar de aprontados renunciando para no interferir con las investigaciones.

Mal comienza un sexenio en el que a la austera secretaria de gobernación le sacan a relucir un penthouse en Houston con valor de 11 millones de pesos, en poco se diferencia la ministra jubilada de Alejandra Barrales, o de la mismísima Gaviota, emblema de la corrupción del sexenio pasado, si lo único que las distingue es que estas prefieren sus depas en Miami y no en Houston.

Pero bueno, eso es hablando de quienes viven del presupuesto, y no se amilanan de que su nombre sirva para trapear la bazofia del suelo de la grilla nacional, ellos no son de esos mexicanos que quieren ante todo dejar a sus hijos un apellido limpio, mejor la casa con alberca y cancha de frontón. Otros hay que son capaces de empuercar lo que sea, con tal de ser ellos los que se trepen al poder político, y ahora si desde allá arriba dar cátedra de corrupción, y mire que en este país eso es decir algo.

Ahí los tiene, nada mas el otro día , dos viejos personajes de la política coahuileña se lanzaron al ruedo con ganas de levantar polvareda, y mientras todos están distraídos, desviar por enésima ocasión el agua para llevarla a su molino. Estamos hablando de los inefables Abundio Ramírez Vázquez y Samuel Acevedo Flores, hoy por hoy desempleados ellos, que sin embargo viven y bastante bien de lo que durante años y más años han logrado esquilmar al sistema político coahuilense. Estos cuates se lanzaron a criticar al Instituto Electoral de Coahuila, que porque los integrantes de su Consejo Ciudadano ganan mucho dinero, demasiado dinero, lo cual no corresponde con las políticas de austeridad republicana promovidas por el presidente Andrés Manuel López Obrador y aterrizadas como grilletes en la Ley de Remuneraciones de los servidores públicos.

Dicen estos fulanos de tan dudosa reputación y todavía menor calidad moral, que tan sólo la consejera presidenta Gabriela De León Farías, tiene un ingreso base y un sobresueldo que la pone muy por encima de lo que gana el presidente, esta funcionaria estaría percibiendo un salario del doble tranquilamente que López Obrador. Pero no es ese su pleito, su bronca es porque según, es Gabriela la que está obstaculizando el trámite para que cada uno por su lado, alcance el registro del nuevo partido político que están promoviendo, igual que los anteriores que han tenido, como negocio familiar o ni siquiera eso, como franquicia personal.

Aquí hay varias cosas. Para empezar hay una falla de origen en el sistema electoral estatal, debería haber una cláusula que quien o quienes hayan tenido un partido político y perdieron el registro por falta de votos en una elección, no deberían permitir que formar otro partido. Ojo, no hablamos que se les impida votar pero sí volver a recibir prebendas y dinero público para una, para otra organización política que tampoco va a obtener simpatizantes, por el simple hecho que estos cuates no a abanderan causas sociales, solo económicas, las suyas.

Pero bueno, le han servido al sistema y por eso los ha sostenido en tiempos, pero al perder su utilidad los ha desechado, eso es lo que se niegan a entender y a aceptar.

Ahora lo otro, desde luego que está mal que Gabriela De León y sus cuadernos ganen el dineral que se ingresan mensualmente más sus bonos y compensaciones, claro que deberían bajárselos incluso hasta cero pesos con cero centavos, y que el consejo electoral fuera estrictamente honorario, pero eso es pedir demasiado, pero en boca de Abundio y de Acevedo, la aspiración democrática termina siendo una porquería, en su enfebrecida y ambiciosa mente lo que sueñan es ser ellos los que se lleven esos ingresos que ahorita tienen los consejeros deI IEC.

Ya han disfrutado de las mieles presupuestarias, pues quieren más de eso y sin tener que hacer como que hacen política de a pie. Pero bueno saquémosle lo bueno a esto. Sí que le tumben sus sueldazos a Gaby y compañía pero que a cambio o además se prohíba que Abundios y Samueles vuelvan a asomar las narices por algo que tenga que ver con lo electoral. Salomónico pues para que entiendan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s