Diputados que nacen con ruedas

BAILE Y COCHINO.-

Por: Horacio Cárdenas Zardoni.-

edgar8

Dicen los químicos, al fin científicos, que si no eres parte de la solución, eres parte del precipitado.  A lo mejor a los legos nos cuesta un poco encontrarle la profundidad al concepto, la manera sencilla de traspolarlo a nuestra vida cotidiana es asumir que cuando uno no es parte de la solución de los problemas, es causa de los mismos, u obstáculo para resolverlo, lo cual está perfectamente claro, pero regresando a las cosas de la química y al principio de referencia, si no eres parte de lo que está flotando, eres parte de lo que se convierte en lodo al irse a alojar al fondo del recipiente, lo cual no deja de tener una venita filosófica que nos debería invitar a reflexionar.

Este pensamiento tan elemental, y un tanto jocoso si le queremos encontrar el lado simpático, tiene su aplicación en cualquier ámbito de la vida de los individuos y de las sociedades, así hay personas que viven su vida buscando y encontrándole la parte positiva a cualquier situación o eventualidad, y por supuesto están los otros, los que a todo le ponen peros, a los que todo se les atora aunque no se lo coman, y que se dedican a estorbar cualquier cosa que la demás gente quiera hacer para mejorar. Que esto le pase a un cuate o cuata, pues allá su mala suerte, y pobres de quienes lo tienen que soportar, pero cuando quien tiene esta actitud se ubica en un sitio de responsabilidad social, los que sufren de su mala actitud son quienes tenían derecho a esperar el apoyo, cuando no la orientación y la dirección.

Algo así es lo que está pasando con Edgar Sánchez Garza, quien nadie sabe porque malas artes de la política estatal, es diputado local al Congreso del Estado, por el Cuarto Distrito Electoral, ese que tiene cabecera en San Pedro de las Colonias, habiendo llegado bajo las siglas de la Unidad Democrática de Coahuila, franquicia de Evaristo Lenin Pérez, que como buen politicastro que es, le largó tremendo patín en blanda sea la parte, para venderse hoy al mejor postor… el Partido Revolucionario Institucional, y esto no porque ya trepado en la curul sanpetrina haya visto la luz de la ideología priísta, sino porque vio la luz de los cheques, pero no vaya a creer que los de su dieta de diputadete, nada tan miserable como eso, sino los que le logra exprimir a la Secretaría de Finanzas del Gobierno del Estado por la contratación de la constructora familiar, Industrial de Asfaltos y Pavimentos S.A. de C.V. ¿Quién puede ilusionarse con cien o ciento cincuenta mil pesos al mes, cuando el verdadero negocio le reportó ingresos por encima de los 133 millones de pesos al negocio de la familia, eso en solo cuatro contratos con la administración estatal?, si el General Álvaro Obregón hablaba de cañonazos de 50 mil pesos para doblegar la voluntad del enemigo más plantado… ¿se imagina lo que lograría con morteros de 130 millones?

Pero eso son cochinadas de las que debería entenderse el Sistema Estatal Anticorrupción, a nosotros lo que nos importa es el perjuicio que causa el diputado Edgar Sánchez en su calidad de coordinador de la Comisión de Desarrollo Urbano, Infraestructura y Transporte del Congreso del Estado, espacio en el que deberían analizarse los problemas de cada uno de esos grandes rubros, las tendencias nacionales e internacionales, así como pavimentar el camino para que el desarrollo de las ciudades coahuilenses se diera de la mejor manera, quitándole los obstáculos legislativos, legales y de todo tipo, pero no.

La nota apareció el lunes en los medios de comunicación, una nota de relleno, pero de gran trascendencia por sus implicaciones presentes y futuras en nuestro estado. Con la mano en la cartera, el diputado Garza declaraba como solo un udecista disfrazado de priísta independiente declaraba que Coahuila no está preparado para la implementación del uso de patines eléctricos, los conocidos como scooters, como medio generalizado de transporte, toda vez que no existe infraestructura en los municipios coahuilenses para que puedan circular. Y aquí es donde comienza a desbarrar gacho el diputado, al ponerse a comparar la Ciudad de México con poblaciones como, la que usted guste, Saltillo, Torreón, Viesca, Nadadores, Sacramento, según Sánchez primero habría que adecuar la infraestructura vial para luego dar permiso a que circulen los scooters, pues allá en México, ciudad donde la población de Coahuila cabe cuatro o cinco veces, y que tiene un parque vehicular diez o doce veces más grande, están convirtiéndose en problema, al circular por las banquetas, al estacionarse sobre las mismas, etc.

Lo que es ser riquillo de ciudad, los municipios de Coahuila, las cabeceras municipales, son de llamar la atención por la cantidad de bicicletas, motocicletas, cuatrimotos, que circulan por sus calles y pocas avenidas. Claro, con lo caro que son los carros y el costo de la gasolina que consumen, la gente opta por medios de transporte baratos para recorrer pocos kilómetros, muchos de esos vehículos chuecos, sin placas ni registro, sin factura, pero utilísimos para que las personas se muevan. Vaya a Parras o a General Cepeda, se sorprenderá de la cantidad de motos per cápita, y si no hay más scooters, es porque no han llegado todavía. Pero ya llegarán.

Y llegarán pese a la oposición del diputado Edgar Sánchez, quien a la hora de hablar está pensando no como representante popular, sino como empresario dedicado a tender asfalto y pavimento, por donde circulen carros, trocas y camiones, mientras más, y más grandes mejor, así más gordos los contratos que pueda establecer con fraccionadores, con ayuntamientos y con el gobierno estatal, para abrir más calles, caminos y carreteras.

Que sí, deberían los diputados en ir pensando en legislar sobre el nuevo diseño para las calles coahuilenses, por donde pudieran circular en primera instancia transporte público, automóviles, pero también motocicletas, bicicletas, scooters, segways, hasta patinetas, con la indispensable seguridad, pero su ingenio y visión, mucho menos sus estudios, dan para tanto.

Mientras tanto, la realidad, como siempre, se sobrepone: los pueblos bicicleteros de Coahuila evolucionarán a pueblos de moto y de scooter, la ley seguirá siendo letra muerta, pero por lo pronto habría que pensar en quitar a este diputado Sánchez Garza tres veces traidor y dos veces transa de allí, donde más daño y fortuna personal puede hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s