COAHUILA: DE LOLITA A DOLORES

BAILE Y COCHINO.-

Por: Horacio Cárdenas Zardoni.-

MAGICOS

México es el país de las tolerancias, bueno, eso en cuestiones que a pocos les importan, porque en otros sentidos que son señalados por una línea que no se debe cruzar, allí sí que no hay tolerancia ninguna. La verdad que no hemos vivido en otro país como para haber experimentado de primera mano lo de la tolerancia con el tiempo, pero nos imaginamos que como México no hay dos, por lo que queremos dar a entender que lo que pasa aquí no es fácil que suceda en otras naciones, sobre todo en aquellas en las que se guían por aquel principio de hierro de que “time is money”, el tiempo es dinero.

Oiga, si una clase comienza a las 8:00 de la mañana, ¿Cómo es que el maestro permite que todavía a las ocho y cinco, a las ocho y diez, hasta las ocho y cuarto sigan entrando los muchachos con la piyama puesta debajo de la ropa, o peor, solo con la piyama, con los ojos lagañosos de que ni siquiera un poco de agua se echaron para despertar?, las ocho y cuarto de una clase de cincuenta minutos, se acerca mucho a perder una tercera parte del tiempo efectivo de enseñanza y aprendizaje, pero eso, a nadie le importa. Pero ponga, eso es en las escuelas, públicas y privadas donde la tolerancia está, ya con ganas de parecer ser más duro de lo que de verdad son, en el reglamento, con lo que nadie puede siquiera alegar, exigir si es que alguien se saliera a tal grado de la normalidad, que quiere sus clases completas, hasta el último segundo. Pero lo mismo pasa en los empleos, allí también, por “logro sindical”, se tiene establecida, en algunas empresas que no en todas, la tolerancia de igual, quince minutos, respecto de la hora de entrada, la cual en general rara vez se compensa quedándose el tiempo que llegaron tarde o un sonrojado poquito más, de la hora de salida, eso jamás.

En otras culturas laborales, no la nuestra definitivamente, cuando se establece el horario de apertura o de inicio de trabajo, quiere decir que a esa hora comienza a funcionar la línea de producción, está abierta la caja, están todos los equipos y personal listos para funcionar, no es el caso en México, donde entendemos las 8:00 como la hora de entrada, más la referida tolerancia, más el tiempo en la que la cajera reciba el dinero de la bóveda, lo cuente, ¿Por qué a quien se le ocurre que abra la caja sin antes protegerse a sí misma de que recibió el dinero completo?, saque el sello, platique con las compañeras, y lo demás; en la burocracia es peor, la hora de entrada más la tolerancia, todavía hay que ordenar las gorditas, preparar el café, porque ¿Cómo va un burócrata a comenzar a chambear sin su combustible de elección?, ¿qué importa que en ambos casos haya fila para recibir un servicio?, que se hagan al caldo o se vayan a…

Si esto de los tiempos lo trasladamos a otros ámbitos, nos puede servir para explicar el por qué y el cómo funcionan las cosas como lo hacen en este país, o más bien, como o por qué no lo hacen. Hace poquitos días se dio una declaración sin precedentes en la historia reciente de Coahuila, y para el caso, de muchas entidades y del propio México. El gobernador del estado Miguel Ángel Riquelme Solís anunció que su administración va a dar comienzo, en cualquier momento, con operativos para detener a todo vehículo cuyo conductor no compruebe el pago de derechos vehiculares y que no porte las placas nuevas. Esto no puede ser entendido de otra manera que como la pérdida de la paciencia de alguien que no puede hacer su trabajo porque otros son morosos en el cumplimiento de lo que les toca.

Mire, lo dijimos en su momento, por allá de mediados del mes de diciembre del 2018 y un par de veces ya comenzado el año, jamás en la vida se había ofrecido un descuento en el pago de derechos y replaqueo por pronto pago, del 30% del valor del trámite. Por las condiciones económicas de las finanzas estatales, más la complicada relación con el gobierno federal también respecto al espinoso tema de los dineros, el gobierno estatal, hasta las pestañas de compromisos financieros para cerrar el año y comenzar el siguiente, decidió tomar la drástica medida de sacrificar una parte sustancial de sus ingresos potenciales, a cambio de disponer de algo de liquidez, de la que estaba urgido en el momento. Ni que decir que aquellos ciudadanos con un poquito, hasta eso no demanda demasiada, cultura financiera, desde luego que aceptaron el ofrecimiento, ¿y cómo no?, 30% de descuento no es cualquier cosa para despreciar. Una medida desesperada del gobierno sirvió para beneficiar a la parte del pueblo que cuida sus centavos.

Vino y se fue el mes de diciembre, y comenzó lo que siempre ha sido el plazo regular para el pago de derechos, los meses de enero, febrero y marzo, con un descuento diferencial para cada uno. Igual, cada quien va pagando de acuerdo a su disponibilidad de dinero y a su deseo de ahorrarse algo respecto del costo real del trámite, y bueno, el primero de abril los derechos ya no cuestan solo lo que nominalmente son, ahora hay que cargarles una cantidad en calidad de penalización por no apegarse a los calendarios. Visto así con el calendario en la mano, diciembre es el mes de regalos navideños, enero, febrero y marzo los de tolerancia y de abril en adelante… los de la paciencia agotada, y tanto, que ya no solo van por el cobro de lo que se debe, sino sobre el carro y su propietario, llevando el mensaje de: si por las buenas no cumples, por las malas cumples porque cumples.

¿Qué el gobernados Riquelme y a su gobierno se le agotó la paciencia, que hacía mucho que no se veía tal grado de intolerancia y hasta de medidas policíacas recaudatorias?, la verdad es que esta administración no solo tuvo sus noventa días “de reglamento” para cobrar los derechos vehiculares sin recargos, sino quince o más días adicionales, los de diciembre, en que el descuento fue todavía más atractivo para el contribuyente. Pero así como se portó manito los primeros meses, la paciencia se acabó, y ahora sí sabrán lo que es andar a salto de mata, sacándole la vuelta a los retenes, que todavía estamos por ver qué tan filosos tienen la dentadura, si es nada más para “invitar” a cumplir las obligaciones, o es para llevar la recaudación a niveles record, bajo la premisa de que: el que tiene derecho (pagado) que circule, y el que no… pues no.

Dicen que no estuvo nada mal la recaudación, al momento del anuncio llevaban el 52%, pero tampoco se andan con chiquitas, el gober dice que quiere el 100%, cosa que estaría para record Guinness, sobre todo en este país y en este estado de morosos. Allí lo tienen, en vivo y a todo color, Lolita a la que le colman la paciencia, y se convierte en Dolores, usted sabe si se anima a querer caerle en gracia, andando por la calle sin sus placas nuevas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s