fbpx

Javier Guerrero traicionó a los monclovenses ¿Así quiere ser gobernador de Coahuila?

Muchos de ellos, por complacer a tiranos, por un puñado de monedas, o por cohecho o soborno están traicionando y derramando la sangre de sus hermanos.

Emiliano Zapata

HEREJÍA POLÍTICA.-

Por: Luis Enríquez.-

El peor Seguro Social en décadas, tal vez de todos los tiempos, repercute hoy sobre las familias de los médicos y enfermeras monclovenses, que se enfrentan, sin otra arma más que la fe, a la invisible monstruosidad del coronavirus.

Tal vez, en esta ocasión habrán de perderlo todo; sin embargo, siguen ahí, en la línea de batalla. Alzaron las manos al cielo como si en éste hubiera algo más allá del hombre, algo o alguien que lo vigila y lo protege. Porque los médicos y enfermeras monclovenses no poseen otra protección más que la de Dios. Un Dios moderno, un Dios solo, un Dios sin representantes en la tierra.

Unieron sus manos, quebraron alcancías y arrojaron las plegarias. Compraron su propio equipo de protección, se arroparon con bolsas de basura e inservibles cubrebocas caseros. Y aún así, están ahí, de pie, esperando detener, por lo menos un instante, el colapso.

El gobierno federal, a través de sus innumerables dependencias ha demostrado su ineptitud, incapacidad e ineficacia en estos tiempos de crisis. Y el Seguro Social no es la excepción, hace agua por todas partes, como un barco viejo que está a punto de hundirse con toda su tripulación. A pesar de que dicha institución tiene por Secretario General a un coahuilense, a éste poco le importó ver cómo la hecatombe del Coronavirus convierte la ciudad de Monclova, y en especial la Clínica 7, en un pandemónium.

Ahora, médicos y enfermos que residen en “el Wuhan de México” imploran a la institución a la que pertenecen que los apoye, que les otorgue herramientas para enfrentar la catástrofe. Pero el Secretario General, pone oídos sordos y, otra vez, vuelve a darle la espalda a los suyos. Y esto parece que es costumbre en el sampetrino: Javier Guerrero es un personaje que se ha caracterizado siempre por traicionar.

Traicionó al PRI, quien lo hiciera alcalde de San Pedro, para coronar sus ambiciones personales y lanzarse como candidato independiente en 2017. En medio de esa campaña dejó “colgados” a sus seguidores para unirse a intereses panistas, de la mano de Guillermo Anaya, en el movimiento de “Coahuila Digno”.

Traicionó a Rosario Robles, quien fuera su jefa en Desarrollo Social en tiempos de Enrique Peña Nieto; es tan vil que llegó al grado de comparecer contra ella el pasado febrero, contribuyendo a las pérfidas venganzas de quien encabeza la llamada Cuarta Transformación.

Por último, hoy decidió traicionar a los médicos y trabajadores del IMSS en Coahuila, dejándolos a su suerte cuando en sus manos estaba la decisión de proporcionarles los insumos, los materiales y el equipo necesarios para salvar sus vidas y estar preparados para atender las demandas de salud de la población. Así, el Seguro Social, de la mano de Guerrero García, se resistió a colaborar por la salud de los monclovenses, a darles las herramientas necesarias para combatir la pandemia.

Las compras chuecas y centralizadas del Seguro, junto con los despidos, recortes y ocultación de información sobre el coronavirus en su infame transición por la clínica 7 del IMSS, ha repercutido en estos momentos en la salud de un pueblo entero, pues tan sólo en ese hospital se contabilizan 49 infectados y 2 médicos muertos.

¿Y cuántos más surgirán de este brote? No lo sabemos, pero no serán pocos.

Ahora salió a dar la poca cara que le queda el Director General del IMSS, Zoé Robledo, emitiendo un torpe mensaje y minimizando la tragedia que aún se vive en Coahuila.

¿Y por qué no da la cara Javier Guerrero?

Mientras el ex-priísta traidor sigue pensando en hacer campaña por la gubernatura con el dinero proveniente de las arcas centrales del IMSS, los trabajadores de la clínica 7 se han armado de trajes hechos con bolsas de plástico y, como modernos quijotes que irán a la llanura a combatir a los gigantes del virus, han orado, mirando al cielo, invocando el amparo de Dios. Porque ya sólo eso les queda.

Un comentario sobre “Javier Guerrero traicionó a los monclovenses ¿Así quiere ser gobernador de Coahuila?

Agrega el tuyo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: