fbpx

LA 38: ¿PROTESTA POLITIZADA?

BAILE Y COCHINO…

Por Horacio Cárdenas.-

Xicoténcatl de la Cruz, demandas «politizadas» de los maestros. (Foto Ignacio Cepeda/El Demócrata)

Alguien de muy arriba en el palacio de gobierno le ha de haber jalado las orejas a Xicoténcatl de la Cruz García, si fuera por él, seguiría olímpicamente ignorando todo lo relacionado con la protesta de los profesores que tienen tomada la plaza de armas de Saltillo, como medio de presión para ser recibidos por las autoridades.

Íbamos a decir que lo que quieres es ser recibidos para exponer su situación, entregar un pliego de peticiones o de exigencias, pero el movimiento de los jubilados y pensionados, de los extrabajadores y también de activos afiliados a los diversos programas o servicios de la Sección 38 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación está más allá de eso: gobierno, sociedad, sindicato, todos están más que enterados de una situación que no solo dura ya varios años, sino que va empeorando con cada día que pasa.

De veras, yo no sÉ en que pasa su tiempo un sediciente líder sindical, si no es examinando el conjunto de la relación laboral entre su gremio y la parte patronal con la que se tiene establecida una relación laboral, y cómo después de eso le ha de sobrar mucho, pero mucho tiempo, podría perfectamente destinarlo a examinar caso por caso en el que se presenten conflictos ya no colectivos, sino individuales entre los profesores o trabajadores de la educación, y la autoridad educativa estatal.

Vamos, ni siquiera sería pedir demasiado que el líder conociera de nombre a cada uno de los agremiados a su sección, ni que fueran tantos, pero déjese el nombre, dónde está cada quien laborando, cuál es la especialidad de cada quien, qué problemas personales tiene, qué afecciones de salud, estamos hablando de gente que se conoce, se supone que se conoce desde hace décadas, que han mantenido una relación de votar y ser votados, de representar al gremio.

Bueno, eso el líder, pero como suele acontecer en las relaciones laborales en nuestro país, el dirigente se hace acompañar de un comité, que más bien hace la función de corte por un lado y de parapeto por la otra, de tal manera que el mandamás quede lo más aislado posible del trato con sus supuestos representados. Si no es entonces el líder, pues que sus achichincles, alelotes, chalanes, alfombras y tapetes se enteren de lo que acontece con cada uno de los centros de trabajo, y al interior de ellos, con cada uno de sus trabajadores, para que de cada quien exista una tarjetita, una ficha, un reporte.

Pero claro, estamos hablando de un tipo de relación humana más que de compañeros o laboral, a la que los dirigentes sindicales no se prestan, no están dispuestos, porque uffff, ¿Quién se quiere juntar con la pelusa?, nadie de entre ellos, y mientras más ascienden en la estructura sindical, menos se ocupan de las bases, que lo suyo pasa a ser de lo sindical a lo político, y allí es donde definitivamente los perdemos, para no recuperarlos más.

Todo esto viene a cuento porque caray, era para que allí en la plaza de armas de Saltillo, en una sillita plegable, incómoda como suelen ser estas después de horas y más horas de estar allí sentado, estuviera el líder de la Sección 38, Xicoténcatl de la Cruz, acompañado de su plana mayor, de su comité, de su corte pasando calores abajo del toldo azul cuando hace calor, y fríos en la noche y cuando llueve, haciendo presencia, y más que eso, dejando en claro delante de quien pudiera y quisiera verlo, que el movimiento de los profesores que protestan por el pésimo estado del servicio médico, del seguro del maestro, del fondo de vivienda y demás, es de ellos también.

Allí podrían estar los líderes que se sirven con la cuchara grande de las cuotas sindicales, además de sus salarios fuera de toda regla, además de sus sueldos como profesores, que no devengan, acompañados de los funcionarios de la Sección, esos que cobran por mal administrar áreas que carecen de recursos para prestar servicios, pero de las que ninguna pena les da sangrar con percepciones excesivas. Esos que perciben ingresos por arriba de los cien mil pesos pero no pagan siete mil pesos de seguro del maestro, o entregan medicamentos por quinientos pesos, allí deberían estar presentes, a ver si viéndolos, alguien decide poner orden definitivamente a un problema que ya, no pueden contener.

Pero no, es demasiado pedir. La semana pasada y esta Xicoténcatl ha abandonado la comodidad de su burbuja para hacer declaraciones que se perciben nerviosas, ¿y cómo no?, de ese tamaño ha de haber sido el jalón de orejas, como anticipación de que los siguientes estarán todavía peores. ¿Qué, no puedes controlar a tu gente?

A lo que Xicoténcatl ha de haber pensado, no dicho y menos confesado ¿mi gente?, esa no es, nunca ha sido ni será mi gente. Pero bueno, el sentimiento es mutuo, porque en sus desesperadas declaraciones, el seudo líder ha perdido el poco respeto que hubieran podido tenerle los profesores y trabajadores que protestan.

La última que se aventó Xicoténcatl es de antología: no se debe politizar el tema de las pensiones, tampoco el del servicio médico. Según dijo, cada elección se suelen hacer presentes los inconformes con el servicio médico, algo que es innegable… ¿por qué? Por el simple hecho de que entre el último proceso electoral y el actual las cosas no han mejorado nada, nada en absoluto, al contrario, el deterioro es patente.

Pero si a esas vamos ¿qué es política?, pues muy fácil y poniéndonos pedagógicos para ver si así la pescan, política es la reunión de un grupo de personas para lograr en conjunto un objetivo común, que de manera individual no podrían obtener. El sindicato de maestros, cada sección, en un primer momento cumplió o pretendió cumplir esa función, fungir como interlocutor ante las autoridades educativas y el gobierno para defender los intereses del gran grupo de los maestros, ¿en qué momento dejaron de serlo?, eso sería anecdótico e importa poco, lo que sí importa es que ahora los profesores de a pie, los individuos que tienen una relación laboral y derivados de esta, derecho a prestaciones, no solo tienen que presionar al gobierno, sino también al sindicato, que ha pasado a ser una línea de defensa de este, una particularmente dura para con lo que es, aunque no lo reconozcan, su propia gente.

¿Qué detectaron gente de fuera?, como si no tuvieran los profesores derecho a pedir el apoyo a colegas de otras secciones y otros estados donde están o pueden pasar por las mismas o peores, eso es política. ¿Qué algunos cobran mucho dinero como pensión y allí están manipulando al movimiento que lucha por sus derechos?, ¿Quién sabe, no será que están jugando el mismo juego suyo de quítate tú para ponerme yo?

¿Qué sospecha Xicoténcatl que la protesta se está partidizando?, esté… ¿cómo decírselo para que lo entienda?, si un partido lo toma como bandera ¿usted cree que el movimiento no se alinearía política y electoralmente con tal partido?, por supuesto que sí, pero hasta de esa gracia han carecido los partidos en contienda. Pero si a esas vamos, que diga Xicoténcatl con qué partido anda, para que los profesores voten en contra, así de grave es la situación y el distanciamiento entre la base de trabajadores de la educación y los que alguna vez fueron sus líderes, representantes o dirigentes, y ahora son la primera línea a aplastar para llegar con quien pueda tomar decisiones que ellos, definitivamente no.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: