fbpx

La no violencia contra la delincuencia, loable en lo moral pero un fracaso en la realidad

NOTICIAS DIVERSAS…

Por: Héctor Barragán.-

GRANDES INCOGNITAS.

Si el cubrebocas-nariz resulta útil para evitar el contagio con el mortal coronavirus, el lavado de manos, guardar una distancia razonable con otras personas, evitar las aglomeraciones, todo junto debe ser obligatorio, sin excepciones y contravenir ser sancionado tanto como ostentar arma de fuego o de índole igual de dañina.

Sin excepción, vale reiterar: igualmente la publicidad y declaraciones de personas con voz pública para opinar en contrario, por propiciar el contagio al expresar dudas sobre la conveniencia de tomar las medidas, las pocas medidas que se consideran verdaderamente convenientes.

De manera semejante, tanto las declaraciones de los dirigentes de pueblos como sus acciones, deben ser preventivas o mejor aún correctivas de los daños al medio ambiente, a la contaminación, al generar materiales o desperdicios que contaminen el aire, las aguas, el suelo.

Por el contrario, la responsabilidad de esas voces, habrá de ser la purificación del aire, disminuir la generación de gases que aumentan la producción de ozono y otros componentes nocivos a la salud, limitar la utilización de productos que resulten contaminantes de los suelos y de las aguas.

El fomento de la investigación para restringir el poder venenoso de los combustibles, los envases no degradables, los químicos desechados sin beneficio en los procesos industriales (Fuente potencial seguramente ilimitada de empleos y de producción de mercancías indispensables para la vida humana y el consumo feliz)

Otra interrogante significativa consiste en la insistencia publicitaria mexicana en promover la inversión extranjera que desplaza a la mexicana, en la oposición de dar preferencia a las empresas de mexicanos que puedan ofrecer mercancías que actualmente se compran a los extranjeros, siendo que aquellas significarán un incremento considerable de la ocupación de mexicanos, que a la fecha carecen de empleos o desempeñan actividades muy por debajo de sus aptitudes y consecuentemente de su capacidad de generar riqueza y mejores emolumentos.

Actividades como el transporte, la generación de energía eléctrica (a este respecto, no es sensato oponerse a la instalación de paneles solares ni hélices para utilizar la fuerza del – viento, pero los empresarios mexicanos deberían unirse y montar empresas productoras de los paneles solares, las baterías, todo lo necesario para aprovechar la luz solar; al tiempo de producir lo mismo las hélices y los generadores eólicos y demás materiales y equipo necesario por el otro, sin olvidar que hay otros medios de generar energía con recursos renovables o de oferta ilimitada)

Una campaña de inversión de amplitud social, coadyuvará al aumento de ingresos que requiere un mercado sólido, una economía fuerte, independiente del mercado exterior, que produce frecuentemente vaivenes en la economía nacional sumamente dañinos y deformadores de la estructura económica interna y que sustenta a la mayor parte de los habitantes del país. (Los quebrantos, por ejemplo de la industria automotriz resultan sumamente dolorosos y perjudiciales a la economía nacional entera.

Por otra parte, los delitos en México, se incrementan constantemente, sin que se vislumbre la normalización, el equilibrio social, la paz.

El planteamiento de la no violencia contra la delincuencia es algo loable en el plano espiritual, moral, pero socialmente no ha rendido frutos. 1 se controlan los asesinatos, el comercio de estupefacientes, los robos a particulares o al propio gobierno, ni hay trazas de que ocurran

Y aunque se menosprecien los castigos a los infractores, el problema es tan grande que, la criminalidad realmente incluye a la baja de las actividades productivas. La venta de protección a los negocios por el hampa, viejo negocio altamente productivo para la mafia y de gran vigencia en México, el derecho de piso, viene a encarecer el costo del comercio, en perjuicio de los comerciantes pero sin duda del consumidor; esa protección se extiende a los negocios pequeños, los micros, pero también afecta a los medianos, a los emergentes-que pretenden suplir a los que fueron cerrados por las exigencias de seguridad por la pandemia del coronavirus, pero que en algunos casos llega a afectar a negocios consolidados, que no alcanzan a financiar sus guardias de seguridad.

Y por supuesto que el costo adicional de la seguridad viene a elevar los costos de producción empresarial, como que el pago de piso o de protección se suma a los costos que ya tienen los negocios ante el gobierno. Y el aumento de costo significa una reducción de la demanda y consecuentemente una baja en la producción por baja de la capacidad de compra

Como contrapartida natural se tiene que la policía, todo el enorme cuerpo encargado de impartir la seguridad y la justicia, que significa un gasto muy considerable, ante los resultados insignificantes que ofrece, viene a ser una especie de defraudación, una corrupción del término y del cuerpo respectivo entero.

Probablemente se tenga en la memoria el dato de la cantidad de delitos que se presentan, los que se registran, los que entran a trámite y los que se resuelvan, que son un ridículo porcentaje de la totalidad de infracciones a la paz pública y a los derechos de cada uno de los integrantes de la colectividad.

En las palabras del Señor Presidente de la República, el balance del Poder Judicial es negativo, por añadidura o en resumen es un caso completo y gigantesca de corrupción. ¿?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: